Aquella Eurocopa fue la primera que recuerdo y la viví, con 12 años recién cumplidos, ya con toda la intensidad de un aficionado casi fanático del deporte. Tenía que saber todo de todos los equipos de la Liga, hacía colecciones de cromos, jugaba partidos de chapas, tuve un uniforme del Madrid con el 4 de Stielike… Un forofo, vaya. Mi padre me dijo que mi tío Javier me invitaba a ver el partido en su casa, con aperitivo incluido. ¿Quién podría negarse?

España había llegado a la final casi agónicamente. Primero hubo que derrotar a Malta (12-1) para ganar el grupo de clasificación ante Holanda. Una vez en la fase final, entonces solo de 8 selecciones, empatamos con Rumania y Portugal. Había que ganar a Alemania, que fue muy superior a España apenas 2 años antes y en el Bernabéu. Pero esta vez, bastó un gol de Maceda poco antes de finalizar el partido. Antes, España había fallado un penalti y Arconada y los postes frenaron a los alemanes. En semifinales, otro gol de Maceda nos hizo llegar a los penaltis ante Dinamarca, que a partir de entonces se convertiría en nuestra víctima favorita.

En la Final, eso sí, nos esperaba una Francia imparable, aunque los galos habían tenido que sudar tinta para deshacerse de Portugal en la prórroga. España llegó con las bajas de Gordillo, Goikoetxea y el goleador Maceda, por lo que Miguel Muñoz salió con Arconada, Urkiaga, Salva, Camacho (persiguiendo a Platini), Gallego de libre y Julio Alberto en defensa, Francisco, Señor y Víctor en el centro del campo, Carrasco entrando por ambas bandas y Santillana de 9.

La memoria que me quedaba del partido fue que Francia fue mejor y que un poco juguetearon con la selección española, pero quizá el paso del tiempo y la calidad de aquella selección francesa –para mí, ese periodo 1982-1986 es el mejor equipo francés que he visto– afectase mi recuerdo de la final. Buscando en YouTube encontré la narración de la BBC, que seria más neutral que la de TVE, y me dispuse a ver el partido.

La primera parte es equilibrada en juego. Las primeras ocasiones, por ambos bandos, son poco claras. España aguanta bien a Francia, que en este partido me pareció un equipo mucho menos atractivo que el del Mundial’82 e incluso el del Mundial’86. En esta revisión, me sorprendió el juego de Francisco, con solo 21 años, arrancando bien y combinando fácil. En el mundo de la Ley Bosman quizá hubiera sido un jugador clave en el Tottenham o la Roma, un club con aspiraciones. Sin embargo, no sale del Sevilla hasta muy tarde, un Sevilla que era equipo ascensor por aquella época. En una de esas arrancadas parece que le hacen penalti. Para alimentar teorías conspirativas, la televisión francesa no ofrece la repetición –en su defensa diremos que el juego no se detiene en un par de minutos–.

Tras otra llegada de España, Santillana cabecea un córner totalmente solo y lo saca sobre la raya un defensa. Instintivamente pide gol y la televisión da una repetición que no aclara nada, desde detrás de la portería. Honestamente, parece que el balón no entra. Hasta entonces, Platini apenas había entrado en juego, víctima de la especialidad de Camacho: marcar a la estrella rival.

Desde el punto de vista español, el partido ofrece un villano: Bruno Bellone, un delantero que no está al nivel de sus compañeros del centro del campo. En una jugada golpea a Urkiaga para salir a la contra, con la permisividad del colegiado. Gallego se toma la revancha y carga al francés para evitar que llegase solo al área de Arconada. La jugada se salda con tarjeta y Bellone retozándose en el campo – hasta el comentarista de la BBC dijo que simulaba el dolor. También ofreció una actuación similar Luis Fernández tras una falta de Carrasco, pero en aquellos días aun no era El Machote.

La segunda parte empieza parecida, pero llega el minuto 12 y la jugada clave. En la frontal del área, Bellone nota un levísimo contacto de Salva y se deja caer. Para el comentarista no es falta. Después, ya conocen la historia: Platini lanza directo y Arconada –que no tuvo que hacer paradas de mérito durante el encuentro– parece atrapar el balón, pero se le cuela entre el brazo y el costado. Pese a su categoría, la primera imagen que queda para la historia de su carrera es ese fallo, y sin embargo, fue el mejor portero de la selección hasta la aparición de Casillas.

El partido pasa a ser dominado por los nervios. Francia acaricia su primer titulo oficial y las botas parecen cargadas de plomo. Llegan al área de España pero tampoco generan ocasiones claras de gol; algún disparo que sale cerca del poste pero con Arconada bien colocado. A España le entran las prisas y cae en algunos fuera de juego y envía pases precipitados. Santillana tiene otra buena ocasión en un remate de cabeza pero sale alto. Francia pierde a uno de sus centrales, aquel día un muy tosco Le Roux, pero ya era el minuto 85. Bossis se agiganta y despeja los desesperados balones al área.

La última oportunidad de España pudo venir en el último instante del partido. Hay una falta en el centro del campo que va a sacar, creo, Urkiaga. Víctor, que en principio tiene mejor golpeo, le aparta y saca precipitadamente hacia la defensa francesa. Tigana tiene un momento de brillantez en aquel correcalles para dejar solo a Bellone delante de Arconada. 2-0.

Y tras revisar el partido estas son algunas de las conclusiones. Gallego, Señor y Francisco podían haber elaborado mucho más el juego desde el centro del campo, pero el planteamiento de Muñoz fue cauto. Defensivamente España hizo un buen trabajo pese a la baja de Maceda, el auténtico talismán durante aquel torneo, pero faltó presencia en ataque. A toro pasado es más fácil y un planteamiento más ofensivo quizá hubiese generado admiración por Miguel Muñoz a costa de un resultado peor. Ya no lo sabremos. Lo peor es que, hasta ver el partido otra vez, yo estaba feliz con el subcampeonato admitiendo la derrota como inevitable ante un equipo superior. Visto el partido de nuevo, el sabor de boca es agridulce: España pudo haber ganado a Francia perfectamente y queda una sensación amarga de ocasión perdida.

Puedes revisionar aquí el partido completo de la BBC

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here