Cuando Nioh salió a la venta allá por 2007, muchos vaticinaban que se trataba de uno más que intentaba copiar las premisas de la franquicia Souls de From Software en todas sus variantes a la hora de ofrecernos un título que no aportaba nada distintivo al género más allá de situarlo en una época atractiva como es el Japón feudal en una historia llena de acción, misterio y muertes, muchas muertes.

Sin embargo, Team Ninja se sacó de la manga un juego que si bien no alcanzaba los niveles de la marca Souls sí que podía disfrutarse en toda su extensión, si disfrutar es el verbo correcto en estos términos, y cuyo mayor activo se basaba en un combate exigente, profundo aunque divertido por toda su complejidad a la hora de darnos una aventura totalmente recomendable si tenemos la fortaleza mental necesaria.

Antes y después

Al igual que ocurriera con el brillantísimo Red Dead Redemption 2, este Nioh 2 comparte el mismo esquema que el título de Rockstar y es que, pese a ser enumerado como la segunda entrega, se trata de un juego anterior hablando desde el punto de vista cronológico y es que no lo es por un breve período de tiempo sino más bien décadas previas a las aventuras de William en el estreno de la franquicia.

Nos situamos en el período Sengoku del Japón feudal del siglo XVI y es que la desarrolladora ha apostado claramente una visión alternativa de ese tramo histórico en el que los habitantes de la isla se hayan en plena refriega con una raza demoniaca llamada Yokai, que forma parte del folclore clásico del país nipón.

Por este motivo, manejaremos a un personaje totalmente nuevo y en absoluto predefinido como el protagonista del primer juego y aquí figura uno de los enormes aciertos que ha conseguido Nioh 2 puesto que nos facilita un editor muy concienzudo en el que todo, absolutamente todo podrá ser gestionado para recrear el personaje que queramos con todas las peculiaridades que se nos puedan venir a la cabeza entre una infinidad de alternativas. Para más inri, el resultado definitivo puede llegar a ser modificado si no nos termina de cuadrar con lo que nos evitaremos el mal trago de volver a empezar, que no creo que queramos volver a pasar por ese suplicio en un título como el presente.

De esta manera, nuestra creación se verá inmerso en una historia algo más trabajada que lo que resultó ser el primer Nioh durante decenas de horas y se verá acompañado de un pintoresco aunque entrañable grupo de compañeros que incluyen a Toyo el Herrero, Mumya la cazadora de Yokai y Tokichiro, el mercader de la Piedra Espiritual, junto a un abanico de personajes propios de la historia del país, que están muy bien recogidos en un extenso códice que enriquece la narrativa.

La piedra angular

Sin embargo y pese a que esa trama ha mejorado, la parte crucial de la franquicia es su combate y Team Ninja se ha sacado de la manga un as que nos ofrece un resultado tremendamente satisfactorio puesto que nuestro personaje es un Cambiante, no es sólo un consumado guerrero humano sino que también es medio Yokai y tiene acceso a esos espectaculares poderes demoniacos que nos han encantado durante nuestra experiencia.

En este último caso, nos encontraremos con que en la transformación podremos decantarnos entre Bárbaro, Feral y Fantasma con unas espectaculares escenas cinemáticas que nos dejarán ensimismados las primeras veces que las veamos y llevan asociados los cruciales contraataques que son fundamentales si queremos seguir vivos la mayor parte del tiempo y cuya aplicación es determinante cuando el aura roja de nuestros enemigos nos indique que es el momento de utilizarlo para dejarles a nuestra merced.

Por otro lado, nos encontramos con un árbol de habilidades muy extenso y que no podrá ser aprovechado hasta sus últimas consecuencias hasta el final del juego o más bien en la opción New Game Plus. Tendremos a nuestra disposición la Magia Onmyo, las capacidades como samurái y shinobi sin olvidarnos de la vertiente como Cambiante Yokai, que se verán influenciadas por las nueve armas distintas que están presentes, con la llegada de hachuelas, tonfas y guja alternada, que es una especie de guadaña, a las ya habituales y que complementan las armas en forma Yokai, que podrán ser mejoradas por medio de almas y núcleos de alma de los enemigos según progresamos.

Aparte del hecho de la dificultad inherente al título, las posibilidades que tendremos a nuestro alcance serán casi infinitas tanto a nivel de gameplay como por las recompensas que obtenemos al derrotar a los adversarios ya que las decisiones que tomamos a la hora de gestionar los núcleos irán personalizando nuestra andadura así que la clave será ir viendo por uno mismo con qué estilo nos vamos sintiendo más cómodos.

Jugando en casa

Como título exclusivo de Sony Playstation, los esfuerzos de sacar el máximo partido a Nioh 2 se ven redoblados al no tener que desarrollarlo para múltiples plataformas y podemos escoger entre tres modalidades distintas: resolución (limitado a 30 frames por segundo), rendimiento (fijo a los 60 fps) o una visión mixta entre ambas opciones. Lo hemos probado en una Playstation 4 Pro y como juego de acción frenética, es más que recomendable escogerlo en modo rendimiento puesto que el sacrificio en materia gráfico merece mucho la pena.

Mención aparte merece la dirección artística de este título en el que los distintos elementos que están recogidos en esta visión alternativa del período Sengoku demuestran una tremenda riqueza visual, pasando de entornos opresivos a fortalezas o poblados desolados, donde la iluminación cobra un especial protagonismo y los cinematográficos movimientos en el combate siempre tienen un puesto de honor.

Un aspecto que no nos ha convencido es el número excesivo de misiones secundarias u opcionales más allá del hecho de poder mejorar nuestro personaje acumulando experiencia vía puntos u objetos y es que su utilidad resulta un poco cuestionable a partir de cierto punto, con la sensación de ser una especie de reciclaje de algunos aspectos de la primera parte.

Igualmente y de cara a una deseable futura tercera parte, la gestión de todo el infinito equipo que vamos acumulando durante nuestra aventura merece una interfaz más ágil y menos confusa a la hora de poder escoger un objeto superior a uno equipado antes de desecharlo, no empleando una cantidad de tiempo innecesaria.

Mejor solo que mal acompañado

Hay que mencionar que Nioh 2 también presenta un componente multijugador a la experiencia por medio de las convocaciones. Podremos recurrir a aliados controlados por la IA a través de las Tumbas Benevolentes con un distintivo color azul o combatirlas en las Tumbas Sangrientas, pero lo cierto es que no son ni ninguna ayuda significativa ni tampoco un contrincante a la altura, nunca perdiendo de vista que los enemigos serán mejorados acorde a lo que tengan enfrente con lo que tampoco es un aspecto a considerar o eso nos parece.

Igualmente, el sistema de clanes y sus recompensas tras respaldar a otros jugadores que formen parte del mismo le da un aliciente extra de cara a considerar esa posibilidad.

Sin embargo, podremos recurrir a ayuda externa de otros jugadores por medio de la Puerta Torii y unirnos a expediciones o pedirles ayuda contra los bosses más complicados desde los primeros compases del juego aunque cuenta con ciertas limitaciones según nos han hecho llegar puesto que nuestra andadura por Nioh 2 no ha sido por esta vertiente por la de la campaña en solitario en su mayor parte.

Conclusiones

Team Ninja ha sido capaz de mejorar el altísimo nivel mostrado en el primer Nioh y es que esta segunda parte captura su ausencia antes de elevarlo en una muy atractiva propuesta de ARPG que tenemos que tener claro que no es para todos los jugadores por su alto nivel de exigencia.

No obstante, si somos capaces de hacernos con su curva de aprendizaje, nos adentraremos en una historia con un combate apasionante y dinámico de muchísimas horas de duración gracias a todas sus posibilidades y en el que los poderes Yokai son una novedad más que bienvenida.

En el último año antes del estreno de la futura Playstation 5, Nioh 2 es el primero de los exclusivos que Sony tiene que ofrecer a los usuarios de la cuarta generación y nos muestra que el presente es sensacional e ilusionante, más si cabe con títulos como el que hemos disfrutado y padecido a partes iguales.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here