El líbero o defensa libre, también llamado defensa escoba, nace de una corrección táctica de la WM. Líbero significa libre en italiano. Dicen que fue el periodista italiano Gianni Brera quien utilizó por primera vez este nombre para designar al defensor que se situaba por detrás de la línea defensiva que marcaban los dos laterales y el central.

El fútbol es un deporte que intenta crear tácticamente superioridades. Con el sistema húngaro de la WM, los tres defensas de un equipo se enfrentaban en muchísimas ocasiones a los tres delanteros del rival, lo que daba como resultado grandes goleadas y/o marcadores muy amplios. Dicen que fue Helenio Herrera quien puso de moda en los años 60 la posición del líbero, que no era más que bajar a uno de los dos medios centros de la WM y colocarlo por detrás de la defensa.

Inmediatamente hubo una notable caída en el número de goles marcados en los partidos y pasamos de decir que “la mejor defensa es un buen ataque” a entender que “el mejor ataque es una buena defensa”. De pronto se pasó del 4-2 y el 7-3 a resultados normales en los partidos, 1-0, 2-0 o 2-1 como marcadores más comunes, aunque proliferaron los empates sin goles o con un solo gol por equipo. El líbero había cambiado el fútbol.

Inicialmente la función del líbero era la de ayudar al defensor que tapaba el ataque rival, intentando crear una superioridad de 2×1 ante el contrario que tenía la pelota. Este fútbol de ayudas defensivas obligaba al hombre libre a saber escoger muy bien el momento de la jugada en la que él abandonaba su posición centrada, para balancear esas ayudas. Ademas, en caso de desborde de un defensor en una jugada rápida o contragolpe, era el encargado de salir al cruce, tapando así la espalda de toda la defensa.

Pronto muchos entrenadores, entre ellos Rinus Michels, pensaron que una vez que tu equipo recuperaba la pelota, tener a un jugador libre detrás de tu linea defensiva, no solo no te daba ninguna superioridad atacante, sino que en muchas ocasiones te lastraba, de ahí que las funciones tácticas de esta nueva posición fueron ganando con el tiempo, y su implicación tanto en la salida del balón, como en la circulación en mediocampo formaron parte de las obligaciones del libre. Eso hizo que el perfil del líbero y del mediocentro fuera muy similar, de ahí la cantidad de centrocampistas que retrasaron a lo largo de su carrera su posición.

Podriamos decir que en esta posición aparecieron dos estilos o escuelas diferentes. Por un lado, la de los libres que procedían del mediocampo, futbolistas más asociativos y con una visión  más organizativa y ofensiva del puesto. Por otro, la de los centrales que retrasaron apenas unos metros su posición, futbolistas que lo que hicieron fue dotar de un mayor rango defensivo a la estructura.

En esta lista no aparecen jugadores como Mathaus, Stielike y muchos otros, que aunque desempeñaron con calidad la función de libre, fueron mejores centrocampistas. Digamos que aquí hablo de futbolistas que donde más brillaron fue en la posición de hombre libre.

Beckenbauer: Apodado el Kaiser. Sin duda, ha sido el líbero por antonomasia. Futbolista de una elegancia incomparable, dio nombre a una forma de jugar, de entender la posición de libre, hasta el punto de ser una especie de vara de medir. El central que sale jugando con la cabeza alta, que no la rifa, que defiende con limpieza y que pasa la pelota con clase, inmediatamente se le apoda Beckenbauer. Del él todo el mundo recuerda su capacidad para dirigir el juego con técnica e inteligencia desde atrás, pero además fue un consumado defensor.

Bobby Moore: Tenía que estar, aunque de él apenas si he visto algunos vídeos. Capitán de la selección inglesa, dicen que fue el mejor defensa de la historia de Inglaterra. Dominante en el juego aéreo, ágil, de gran colocación y muy acertado en la distribución. Destacan de él su capacidad para defender sin hacer faltas.

Luiz Pereira

Luiz Pereira: El jugador de la eterna sonrisa. Le apodaban Chevrolet. El brasileño era un artista, un líbero atípico que dominaba por su buen físico, pero que desmoralizaba por su calidad técnica. Un defensa con gestos técnicos de mediapunta, capaz de tirar caños y sombreros a los delanteros a los que previamente había quitado el balón.

Krol: Como Beckenbauer, el holandés fue la elegancia personificada. Se inició como lateral izquierdo, pero sus mejores años los dio como un libre de clase y talento que se incorporaba con naturalidad al mediocampo para generar juego. Uno de los más grandes y no siempre reconocido.

Elías Figueroa: Apodado El Impasable. El chileno era un central dominador que supo adaptarse a una nueva posición que llegaba de Europa, en la cual destacó hasta el punto de ser considerado el mejor defensor de Sudamérica en su tiempo.

Chumpitaz:  Apodado El Capitán de América. Bajito para la posición, Chumpitaz era un libre rápido, listo, ágil y de una gran visión de la jugada defensiva, lo que le permitía brillar en la anticipación. Poseedor de una gran salto, fue un muy buen rematador de cabeza. Como no jugó nunca en Europa, su fama no es internacional, pero fue un fantástico defensor.

Camacho, Pirri y Benito, al rescate en partido contra el Borussia Moenchengladbach.

Pirri:  Con el capitán madridista he tenido dudas. Pirri formó en mediocampo en el Madrid campeón de Europa con los yeyés, como centrocampista box to box, pero donde hizo carrera fue dirigiendo la defensa blanca en aquella línea Sol-Benito-Pirri-Camacho. Jugador de gran calidad técnica, fortaleza física y, sobre todo, capacidad de liderazgo.

Scirea: Fue el mejor líbero de Italia y uno de los más grandes del mundo. Para mí fue mejor futbolista que Baresi. Scirea tenía el perfil elegante de los Beckenbauer y Krol, pero además sumaba la genética defensiva del jugador italiano. Uno de los más grandes sin duda.

Baresi: La suya es la historia de un futbolista absolutamente contextual. Baresi debuta con 19 años en el Milán, lo que habla de su calidad, pero su equipo, el Milán, tiene un recorrido muy pobre en esos años en la Serie A. Es más, desciende dos veces a la segunda división producto de los chanchullos del fútbol italiano. Baresi tampoco aparece ni en el Mundial 82 (el titular era Scirea) ni en el 86, donde no fue convocado. Hasta la llegada de Sacchi, ya con 27 años, Baresi no había brillado de la forma en que lo hizo desde entonces, de ahí que yo crea que el italiano ha sido más producto de un sistema que de su propia calidad. Eso sí, tuvo cinco años absolutamente dictatoriales.

Koeman: Futbolista de aspecto tosco y la sensación de estar siempre pasado de peso, sin juego aéreo, con movimientos lentos y un pobre giro sobre su eje. Nada indica que estemos hablando de uno de los grandes líberos de su generación. Como en el caso de Baresi, que Cruyff se cruzase en su camino sin duda cambió su vida y su juego. Koeman fue lo que Cruyff definió como “un líbero adelantado o un defensa de ataque”, una pieza imprescindible para ese Dream Team y su 3-4-3.

Passarella: Apodado el Kaiser argentino. Central de poca estatura pero gran salto (grandísimo cabeceador en defensa y en ataque), encontró en la posición de libre la posibilidad de ganar ventajas gracias a su rapidez y agresividad. Futbolista de mucha jerarquía, posiblemente más que fútbol. El Calcio italiano fue un lugar perfecto para que destacara.

Bossis: Conocido como El gran Max. Bossis actuaba como central o líbero en la selección francesa campeona de Europa. Jugador de impactante físico, ambidiestro, de gran clase e inteligencia, destacaba por su sentido táctico, excelente colocación y buen juego aéreo.

Tony Adams: Le llamaban Míster Arsenal, ya que pasó toda su carrera en el club gunner. Futbolista de físico impresionante (1’91), rápido, duro en el cruce y gran cabeceador, con una más que aceptable calidad técnica para ordenar una limpia salida del balón.

Frank de Boer: Fue el sustituto perfecto de Ronald Koeman en el Barça. Un libre inteligente, sin una gran presencia física, pero con visión de juego, manejo de la pelota y entendimiento del sistema. La mejor manera de definir a De Boer es decir que sabia jugar al fútbol.

Hadžibegić: El yugoslavo, que jugó dos temporadas en el Betis, donde era conocido como Pepe, fue un fino defensor con una técnica depurada, un gran físico y un entendimiento del juego superior. En su fútbol destacaba fundamentalmente una gran técnica individual, producto de la escuela yugoslava.

Fernando Hierro en puga con Yeste en 2003. CORDON PRESS

Hierro: El malagueño ha sido el mejor libre de la historia del fútbol español y está a la altura de los mejores de Europa. Jugador de planta impresionante, gran juego aéreo en defensa y ataque, zancada larga, notable calidad técnica y un desplazamiento de balón absolutamente élite, además de una enorme jerarquía. Fue uno de los defensas libres más dominantes del mundo en su década.

Sammer: Si le dieron un Balón de Oro fue por algo. El alemán pertenece a ese nutrido grupo de futbolistas, muchos de ellos alemanes —como Stielike o Matthaus—, que abandonaron su posición en mediocampo para incrustarse en la defensa y hacer más o menos la misma función detrás del central o los centrales.

Ayala: Se le podría definir como un Passarella 2.0. Fue un libre rápido, con un gran sentido de la anticipación, agresivo, de mucha visión de la jugada defensiva y un poderosísimo salto. Un futbolista que exprimía sus cualidades al 100%.

Blanc: Muy alto (1’92), delgado, futbolista de gran calidad técnica y una elegancia notable. Buen cabeceador, destacó sobre todo por su fiabilidad al sacar la pelota jugada desde atrás. El francés  fue uno de esos defensas que aparentemente tienen aspecto de jugador torpe pero que sorprenden por su forma de moverse y tratar el balón. Uno de los grandes sin duda.

En esta lista podrían aparecer más nombres, algunos surgirán en próximas entregas, ya sea como centrales o centrocampistas, porque el libre ha sido un híbrido de ambas posiciones, una demarcación que lleva años en desuso por la tiranía táctica de la defensa en línea, aunque tácticamente habría mucho que debatir sobre si las defensas de tres centrales y dos carrileros no utilizan a uno de esos centrales como líbero.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here