Habrá quien se sorprenda por el titular porque habrá quien no conozca a Bruno Iglesias y no tenga la menor idea de qué es Common Goal. De manera que lo más conveniente será comenzar por el principio… Conmocionado por el asesinato del futbolista colombiano Andrés Escobar en 1994, el alemán Jurgen Griesbeck se propuso utilizar el poder del fútbol como una herramienta de inclusión social y ayuda a los desfavorecidos. De hecho, observó que el fútbol en Colombia, incluso durante los años más violentos, ya tenía ese efecto. En los barrios que disponían de un campo de fútbol el índice de delincuencia juvenil bajaba significativamente.

Aunque la historia es más larga, diremos que con esa intención nació Common Goal en 2017. Griesbeck, soñador obstinado, propuso a los profesionales del fútbol que donaran el 1% de sus ingresos para acciones solidarias relacionadas con el propio fútbol. El esfuerzo era mínimo y el impacto máximo. La idea tomó impulso con la ayuda y el compromiso del español Juan Mata, futbolista del Manchester United. Giorgio Chiellini, el defensa de la Juventus, también se sumó al proyecto y Jurgen Klopp ha sido la última estrella mediática en incorporarse.

Extrañamente (o no), y al margen de las figuras citadas, la iniciativa de Common Goal ha calado mejor entre lo que podríamos denominar como la segunda línea del fútbol en términos de exposición mediática e ingresos económicos. En este sentido, la reacción del fútbol femenino ha sido encomiable, desde las mejores jugadoras del mundo (Rapinoe, Alex Morgan…) a futbolistas de la liga española que han tenido que luchar hasta hace poco por su primer convenio colectivo.

¿Y qué pasa con la primera línea del fútbol? Pues además de las dificultades imaginables ocurre que algunos grandes clubes consideran que sus respectivas fundaciones tienen la exclusiva de las acciones solidarias. Y en esa tesitura se encuentran muchas de las estrellas que juegan para esos grandes clubes, que canalizan sus inquietudes personalmente o a través del cauce oficial del club.

Por eso resulta tan importante que un chaval como Bruno Iglesias, de 16 años, se haya convertido en miembro de Common Goal. No solo es el primer jugador del Real Madrid que da el paso, es también el miembro más joven del proyecto, el último en donar el 1% de su salario al Fondo de Respuesta Common Goal-Covid19 que ayudará a combatir los efectos inmediatos de la pandemia y a brindar apoyo a jóvenes de comunidades en situación de vulnerabilidad y de conflicto. “Se trata una gran oportunidad para mí. Unirme a este gran grupo de personas y aportar mi granito de arena. Los futbolistas tenemos muchas facilidades, pero no debemos dejar de pensar en todo aquello que no es material y más a mi edad; debemos preocuparnos de lo que realmente es importante y tener empatía con todos los demás. Para mí es algo que va muy ligado a la educación”.

Juan Mata, en su función de primer embajador del proyecto, ha dado la bienvenida a Bruno Iglesias: “Este momento nos confirma que los más jóvenes también quieren usar el deporte como herramienta para cambiar en mundo. Bruno nació en 2003, el año que me fui de Real Oviedo a las categorías juveniles de Real Madrid, donde él actualmente está desarrollando una carrera muy prometedora. Bruno y otros miembros jóvenes de Common Goal como Jordyn Huitema del Paris Saint-Germain o Christoffer Palm de FC Norsjaelland y la selección sub 18 de Dinamarca, ambos de 18 años, están formando un grupo muy fuerte de jóvenes líderes de este único equipo de fútbol, Common Goal”.

Que a un proyecto solidario como Common Goal esté teniendo más problemas para entrar en el fútbol rico que en el fútbol de clase media o directamente modesto invita a unas cuantas reflexiones que quizá correspondan a otro artículo. Que de los 150 miembros inscritos, 24 sean españoles es otra pista que deberíamos seguir. De momento, lo que se impone es repetir varias veces el nombre de Bruno Iglesias hasta grabarlo en la memoria. Porque ese chico no llegará lejos; ya ha llegado.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here