El COVID-19 lo ha parado todo, ligas, copas, Champions, y además lo ha hecho sin fecha de vuelta. Pensar hoy en cuando y como se reanudarán las competiciones, resulta imposible, pero para los que somos meros aficionados, esta pausa nos ha permitido tomar algo de distancia en cuanto a nuestras opiniones diarias tan marcadas por la búsqueda del resultado.

En estos días de encierro me he dedicado a ver fútbol, partidos de diferentes equipos, ligas y épocas. La intención inicial era simplemente distraerme, pero la realidad es que desde el primer momento me di cuenta que los partidos que más me entretenían eran aquellos bien jugados sea cual sea la competición, el equipo, o la época del encuentro, y volvió a surgir la eterna pregunta, ¿qué es jugar bien al fútbol?

Días antes del parón, leía las declaraciones de un entrenador con su equipo en posiciones de descenso hablar del partido que iban a jugar, “hoy no se trata de jugar bien o mal, se trata de ganar”, y todos entendíamos perfectamente esa opinión, ese prefiero “jugar mal y ganar”, aunque mi forma de entender esa idea sea más parecida a “prefiero ganar, pese a jugar mal”, porque aunque el fútbol sea un deporte tan peculiar respecto a la relación entre juego y resultado, la realidad es que nada te acerca más a la derrota que jugar mal.
Pero ¿qué es jugar bien o mal al fútbol? Para Johan Cruyff “ El fútbol siempre debe jugarse de manera ofensiva, buscando el espectáculo”, si juegas mal, según él, “es porque corres demasiado”. Para Mourinho el mejor equipo es el que juega como eso, como un equipo, y la base es la organización… “Mi equipo ideal es aquel en el que, en cualquier momento y en cualquier situación, todos los jugadores piensan de la misma manera”.

Para Benitez “es muy importante el orden y la organización” saber donde “tu equipo no se siente cómodo y dónde el rival sí lo está”. Para Menotti “jugar bien al fútbol es resolver el mayor número de acciones en el menor tiempo posible. Es controlar el tiempo y el espacio, saber jugar en corto, en largo, arrancar cuando se debe, jugar de cabeza, retroceder correctamente a la media punta, apoyar en la recuperación colectiva, ocupar otros lugares para el desmarque del compañero, distraer…”. Para Bielsa “la única manera que entiendo el fútbol es haciendo una presión constante, jugar en el campo rival y con el dominio de la pelota”. Para Klopp “jugar bien al fútbol no es un problema de posesión de balón, es de ideas, de quien tiene mejores ideas”. Claro que también los hay más pragmáticos como Luis Aragonés y su “ganar, ganar y ganar y volver a ganar”.

Si esto es lo que opinan los que saben de lo que es jugar bien, pues parece claro que no hay una única respuesta, que muchas ideas o estilos de juego que valen como ejemplos de fútbol bien jugado, y que todos ellos, bien ejecutados, te acercan relativamente a la victoria, independientemente de la opción, aunque ya sabemos que toda idea es ganadora hasta que pierde, y todas pierden, de la misma forma que ninguna te acerca más a la victoria que otra.

Para muchos, el fútbol es de los jugadores. Valdano por ejemplo cree que “el fútbol sigue estando más en los pies de los jugadores que en la cabeza de los entrenadores”, aunque el reloj ponga en jaque esa idea. ¿Por qué? Pues porqué la media de minutos jugados por partido en las grandes ligas es de unos 55 minutos, equipos como Real Madrid o Barça apenas tienen el balón en su poder en 35 de los 90 de juego, por lo que un jugador de fútbol apenas tiene la pelota tres minutos en un partido. Eso hablando de Madrid y Barça, porque si hablamos de Getafe, Alavés o Cardiff City , que apenas llegan a 20 minutos, la cosa se reduce y mucho; por lo tanto, jugar bien al fútbol puede estar más relacionado con lo que haces sin balón que lo que haces cuando lo tienes, la relación es 87 contra 3, repito, puede; por eso muchos teóricos ven a la organización y los sistemas como prioridades en el futbol, por delante de lo que un jugador sea capaz de hacer… Messi, Cristiano, Maradona, Zico o Cruyff no creo que piensen igual.

Personalmente, creo que no hay ningún dibujo, sistema táctico o idea que tenga en propiedad el buen fútbol, pero sí creo que nadie como Dante Panzeri, en su libro “Fútbol. Dinámica de lo impensado”, lo definió de mejor manera: “Correr, manejar el balón, mentalidad táctica, conocimiento del juego, buena elección de los tiempos del partido, velocidad, pausa, sorpresa, marcaje, desmarque, creación de superioridad y aprovechamiento de los espacios creados, presionar sin balón, pero sobre todo con él, paciencia para encontrar el pase de gol…

A veces ves un partido de fútbol y explicar porqué te gusta y porqué crees que un equipo o los dos están jugando bien al fútbol no es fácil, pero si lo es cuando uno de ellos o los dos juegan mal, explicar ese mal juego si es sencillo. Igual solo hay que tirar de ese hilo…

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here