Lo dejó caer la Ministra francesa de Deportes, Roxana Maracineanu. El Tour podría correrse «a puerta cerrada», siempre y cuando, se entiende, que el Tour pueda disputarse en las fechas previstas (27 de junio-19 de julio), lo que todavía está por ver.

Según la ministra, el asunto está siendo discutido por las autoridades francesas con ASO, la empresa organizadora de Tour y Vuelta. «Lo estamos tratando, pero todavía es pronto para decidir». En opinión de Maracineanu, el Tour no plantea los problemas de otros deportes en caso de disputarse a puerta cerrada, «ya que no se basa en la venta de entradas, sino en los derechos de televisión». «El Tour es un monumento del deporte y no hay que decidir ahora, hay tiempo para todo. En estos momentos tenemos otra batalla más urgente y debemos unir nuestras fuerzas a esta dificultad antes de afrontar la siguiente». 

¿Pero qué sería un Tour a puerta cerrada? En principio, sería un Tour sin público, algo que va en contra, en gran medida, de la esencia de la carrera, que es una fiesta popular en Francia. El control de los espectadores a lo largo de los 3.470 kilómetros de recorrido resultaría otro problema añadido. ¿Cómo controlar todas las cunetas? ¿Bastaría con hacer un llamamiento al deber cívico de los aficionados? La cosa no parece sencilla y menos aún si atendemos a los datos oficiales: se calcula que 12 millones de personas se acercan a las carreteras de Francia a animar a los ciclistas (una media de 12.000 por etapa).

Otro asunto de relevancia tiene que ver con la cobertura mediática. Al Tour están acreditados medio millar de medios, lo que supone algo más de 2.000 periodistas y fotógrafos. ¿También para ellos será un Tour a puerta cerrada? ¿Sólo se permitirá al acceso a la televisión francesa?

Lo de menos son los 176 corredores participantes (más un séquito de 450 personas entre directores, médicos, masajistas…); el principal problema para la celebración de un Tour en cuarentena sería la ciudad andante que acompaña a la carrera. Aproximadamente 4.500 personas para que todo funcione a los que hay que sumar 29.000 policías a lo largo y ancho del recorrido, 500 hoteles o una caravana publicitaria que tiene su razón de ser en el público que se concentra en las cunetas… ¿De cuántas personas se podría prescindir por razones de seguridad sanitaria? ¿Alguien lo sabe?

La opción A sigue siendo la mejor: vencer al virus antes.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here