El Real Madrid (22-6) cerró la penúltima semana de doble jornada de Euroliga con dos victorias, la última de ellas ante el ASVEL Villeurbanne (10-18) por 87-78. Los pupilos de Pablo Laso volvieron a sobreponerse a las bajas de varios hombres importantes y se llevaron el partido tras dinamitar el choque en la recta final. Este triunfo mantiene a los madridistas en la segunda posición de la tabla, a la vez que aleja aún más al equipo presidido por Tony Parker del octavo puesto.

Al igual que sucediera en Milán el pasado martes, el conjunto merengue contemporizó sus energías durante gran parte del choque. Esta vez puso el pie sobre el acelerador al final del tercer cuarto y no lo levantó hasta que la victoria estuvo asegurada. Tavares (9 puntos, 3 tapones) y Rudy Fernández volvieron a ser claves a la hora de mantener el Madrid con vida cuando estuvo en la cuerda floja y rematar al rival cuando hubo oportunidad. Jaycee Carroll se sobrepuso de su mal partido en Italia colocándose como máximo anotador del partido con 19 puntos.

Lo más llamativo del arranque del choque fue la presencia de tres adolescentes entre los 10 titulares. Pablo Laso apostó por Nakic (2001) y Garuba (2002). El más joven firmó 10 puntos y 5 rebotes, pero estos números no reflejan la energía y seguridad defensiva que transmitió al equipo. Zvezdan Mitrovic colocó a Strazel (2002) como titular y a Theo Maledon (2001) como el suplente con más minutos del equipo. Ambos respondieron a la confianza combinándose para anotar 23 puntos. Las bajas con las que contaban ambos equipos hacen posible la presencia de jugadores tan jóvenes, pero cabe destacar la valentía de ambos entrenadores para probarlos en momentos de tensión que ayudan a su desarrollo mucho más que todos los minutos de la basura.

Tras un buen inicio ofensivo del conjunto blanco comandado por Carroll los franceses colocaron un 0-12 de parcial sustentado en un gran acierto en el tiro y en una intensa defensa al hombre adelantada. A los blancos les faltó algo de agresividad para aprovechar la pronta entrada en bonus de su rival. Por ello, no sacaron rédito de una gran desconexión ofensiva de los visitantes, que estuvieron cerca de 5 minutos sin anotar, pero cerraron el primer cuarto con una pequeña ventaja (14-20).

ASVEL amenazó con abrir brecha, pero fue perdiendo fuelle al mismo tiempo que sus porcentajes desde el 6’75 bajaban y el Madrid se hacía con el control absoluto del rebote defensivo. Con la entrada de Rudy y Thompkins por la pareja adolescente formada por Nakic y Garuba, titulares ambos, la veteranía de ambos se hizo notar ante la joven plantilla del equipo francés. Los de Mitrovic volvieron a acertar desde el perímetro, mientras el conjunto merengue echó en falta un mejor y mayor uso de las faltas personales para frenar el ritmo ofensivo de su rival. Un triple tardío de Causeur colocó a su equipo con una mínima renta de cara a la segunda parte (39-38).

El Madrid continuó sumando pérdidas (8 al descanso y 4 en el arranque del tercer cuarto), y una de ellas supuso la tercera falta de Campazzo. Los blancos convirtieron la rabia que les generó la actuación del trío arbitral en la energía necesaria para subir el listón defensivo y ocasionar una rápida pero breve reacción. El conjunto francés hizo gala de la fortaleza mental que mostraron en la primera parte para responder con un 0-11. El experimentar otra situación límite activó de nuevo el botón de ‘estamina’ de los merengues. Una energía que transitó desde la lucha por el rebote defensivo hasta una mejor circulación en ataque. Con 10 minutos por delante la ventaja era de los locales (67-63).

Esta actitud se mantuvo en el último cuarto, comandada por un incansable Rudy y la lucha en el rebote a ambos lados de la cancha de Garuba y Reyes, una pareja en la que el segundo dobla en edad al primero; un Garuba que por altura y características luce como una versión más atlética y móvil de Felipe. La energía del alcarreño, sumada a la intimidación de Tavares convirtió la zona de los de Laso en un auténtico muro. Acompañar la actitud defensiva con lo anterior por puntuales destellos ofensivos de Causeur y Campazzo fue suficiente para asegurar la victoria.

87 – Real Madrid (14+25+28+20): Campazzo (2), Garuba (10), Nakic (2), Carroll (19) y Tavares (9) -cinco inicial-, Causeur (15), Rudy (9), Laprovittola (9), Reyes (4) y Thompkins (8).

78 – Asvel Villeurbanne (20+18+25+15): Kahudi (8), Berry (3), Jean-Charles (13), Yabusele (9) y Strazel (11) -cinco inicial-, Jekiri (10), Maledon (12), Lomazs (4), Noua (2), Diot, y Lighty (6).

Árbitros: Sreten Radovic (CRO), Uros Nikolic (SRB) y Clemens Fritz (ALE). Matthew Strazel fue eliminado por cinco personales (m.37).

Incidencias: Partido correspondiente a la vigésima octava jornada de la Euroliga disputado en el Palacio de Deportes (Wizink Center) de Madrid ante 7.019 espectadores.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here