Ninguna de esas películas catastrofistas de los 70 ni sus parodias habían osado llegar tan lejos: nos hemos quedado sin fútbol en Europa, sin cricket en Asia y sin ligas profesionales en Estados Unidos. Y nos vemos abocados, antes o después, al confinamiento doméstico con el riesgo, sin nada que nos entretenga, de convertirnos en Jack Nicholson en El resplandor, en persecución de nuestros familiares con cualquier objeto arrojadizo; quizá el propio mando a distancia que ya parece no servir para nada. 

Este fin de semana es como un día de julio donde la única oferta deportiva es una soporífera y larga etapa llana del Tour de Francia. Confieso tener el hábito de leer bajo mínimos durante el año, hasta que llega verano y me doy un atracón de libros. Este fin de semana tengo un par con los que ponerme al día, ambos de fútbol; pura coincidencia. 

Como que no los he leído aún no me atrevo a recomendarlos —quizá para verano o septiembre, si seguimos sin deportes—. Pero si lo que quieren es leer sobre fútbol, además de los muy conocidos Fiebre en las gradas y The Damned United, recomendaría una biografía poco conocida, la de Paul Lake, un jugador del Manchester City de los años 80. Se llama I’m not really here (No estoy aquí realmente) y desconozco si existe versión traducida. Si pueden leer en inglés, merece la pena que lo hagan. 

Prefontaine (1997), una película por descubrir.

Si quieren leer una novela de ciclismo les aconsejo The rider (El ciclista, en castellano) de Tim Krabbe. No quiero contar mucho al respecto, pero está escrita en primera persona y cuenta la historia de un corredor en varias pruebas regionales. 

Hay muchísima oferta de cine con temática deportiva, películas tan famosas como Carros de fuego o Evasión o victoria, pero por tocar otros deportes recomendaría Prefontaine (1997), un biopic de un atleta americano, o Grand Prix (1966), un retrato de una época dura de la Fórmula 1 y película estupenda aunque usted no sea aficionado a este deporte. 

Hay también muy buenos documentales. Sobre esa era de la Fórmula 1 la BBC hizo uno extraordinario llamado The killer years, que aquí pueden verlo.

Los filmes oficiales de cada Mundial editado por FIFA también son muy recomendables. Los de los años 70 al 86 ofrecen muchos resúmenes de los partidos de la competición. 

Y, por supuesto, no olviden leer A la Contra o descubrir algún texto que se les haya podido pasar. Hay mucho y bueno.

Hay que quedarse en casa. Háganlo lo más llevadero posible, pero háganlo. 

Gracias y salud. 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here