Hola de nuevo, antes de continuar con esta guía informativa sobre el coronavirus, segundo capítulo, permítanme mandar un mensaje de alarma: «Por favor, manténganse en sus casas si pueden hacerlo estas dos próximas semanas. La cosa es muy seria: la gente puede morir en los hospitales por falta de recursos materiales y humanos si no respetamos las normas».

Pues bien, dicho esto, en este articulo voy a tratar de explicar por qué nuestro cuerpo es capaz de combatir la enfermedad COVID-19 sin hospitalización en el 80% de los casos (4 de cada 5 personas) y por qué un 20% (una de cada 5 personas infectadas) SÍ puede sufrir complicaciones serias y SÍ tienen que tratarse en un hospital.

Con este sencillo dibujo, explicaremos cómo evoluciona la enfermad COVID-19 en este 80% de los casos una vez que la persona ha sido infectada.

Como toda enfermedad contagiosa, existe un momento en el que te infectas, bien mediante una bacteria o un virus. Es lo que se conoce como punto de infección. O dicho de otra forma: antes de ese instante no estabas contagiado y después sí.  En el dibujo se muestra con una flecha el punto de infección.

A partir de ese punto, el coronavirus SARS-COV-2 ya está dentro del cuerpo y se está incubando. Es decir, está secuestrando células del organismo y utilizando su maquinaria genética para replicarse y aumentar así su carga viral (curva verde del dibujo). Puede apreciarse cómo desde el punto de infección la curva verde empieza a crecer: eso quiere decir que el virus está replicándose.

Según datos científicos analizados hasta la fecha, el periodo de incubación del virus puede ir de 1 a 14 días, lo que significa que una persona puede pasar hasta 14 días infectada por el virus sin presentar ningún síntoma de la enfermedad. Eso es lo que se conoce como enfermedad asintomática, pero ojo: esa persona, aun sin mostrar síntomas, SI puede estar infectada y por tanto puede infectar a los demás.

De ahí por lo que tenemos que quedarnos en casa sin salir como mínimo dos semanas, que es el tiempo que el virus puede estar incubándose en el cuerpo sin mostrar síntomas.

Ese periodo de incubación (1-14 días) se observa claramente en el dibujo con una doble flecha. En ese tiempo de incubación se ve como la curva rosa de los síntomas de la enfermedad sigue parada ya que no se presentan síntomas, mientras la curva verde del virus SÍ crece, ya que el virus está incubándose en tu cuerpo.

¿Y después del periodo de incubación, qué?

Es entonces cuando empiezan a aparecer los primeros síntomas y la curva rosa de la enfermedad sintomática comienza a crecer. El COVID-19 se manifiesta con fiebre alta en el 97.1 % de los casos, malestar en el cuerpo como si una gripe se tratase, tos seca y falta de respiración.

La fiebre es una indicación de que el cuerpo ha sido infectado por un agente externo y está luchando por vencerlo, y es por lo que empieza a subir la temperatura, indicativo de que el sistema inmune está empezando a actuar (curva naranja).

Cuando te sientes mal, la curva rosa empieza a crecer y el sistema inmune empieza a actuar, razón por la cual la curva naranja empieza a crecer también: el cuerpo está empezando a crear unas proteínas específicas encargadas de combatir el virus denominadas anticuerpos.

En ese periodo de malestar, el cuerpo sigue generando más y más anticuerpos para combatir el virus (curva naranja creciente), ya que el virus sigue replicándose (curva verde en aumento). Estos anticuerpos nuevos que se crean cada vez son más y más específicos y fuertes contra el coronavirus SARS-COV-2; recordad que el problema de este tipo de coronavirus es que es nuevo y el organismo necesita un tiempo para reconocer al invasor.

Pues bien, llega un momento que el organismo comienza a ganar la batalla (tengo que dejar claro que esto ocurre solo en el 80% de los casos sin hospitalización). Es decir que el ritmo de creación de nuevos anticuerpos es mucho más rápido que el ritmo de réplica del virus. De ahí que la curva verde de infección comience a bajar y la curva naranja de anticuerpos  siga subiendo, lo que hará que el enfermo se sienta un poco mejor (descenso de la curva rosa en el dibujo).  

La siguiente pregunta es qué pasa con esos anticuerpos que siguen creciendo.

Veamos. La curva de anticuerpos del sistema inmune continúa creciendo (curva naranja) para crear un reservorio de anticuerpos totalmente específicos y en estado de alerta contra el coronavirus SARS-COV-2.

A partir de ese momento, el sistema inmune tendrá memoria ante este coronavirus, liberando estos anticuerpos específicos para el SARS-Cov2, que actuarán de una forma más rápida y eficaz en caso de una reinfección.

Si volvemos al dibujo, observamos que pueden quedar secuelas de esa infección, y si tienes problemas respiratorios o de corazón tienes que cuidarte mucho más de este coronavirus, ya que estos órganos han podido ser atacados en una primera infección y una segunda infección podría ser letal.

Ya sabemos que los casos de muerte en una primera infección son de un 3%.

Resumiendo. Según los datos científicos analizados, si somos infectados por el coronavirus SARS-COV-2, la mayoría de las personas (en un 80%) sufriremos una fuerte gripe en la que nuestro sistema inmune vencerá. Sin embargo, el 20%, (1 de cada 5 personas) pueden sufrir complicaciones más graves, requiriendo hospitalización.

Así que, si te da un pico de fiebre de temperatura muy alta, o empiezas a sentirte mal, lo mejor es que llames al medico y te pongas en manos de los expertos.

Y con respecto al periodo de incubación del SARS-COV-2, quédate en tu casa al menos dos semanas, pues puedes ser portador incluso si piensas que no lo tienes por carecer de síntomas. Por eso mismo, porque el coronavirus es un virus asintomático, o lo que es lo mismo, un virus sin síntomas.

Continuará….

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here