El japonés Tetsuta Nagashima (Kalex) y el español Albert Arenas (KTM) se adjudicaron la victoria en sus respectivas categorías de la carrera inaugural del campeonato del mundo de motociclismo, el Gran Premio de Catar, que se disputó en Losail, pero en el que fueron muchos los pilotos que «convencieron» por su rendimiento.

Nagashima, que no había realizado unos buenos entrenamientos y por ello se vio forzado a salir desde la decimocuarta posición, supo esperar su momento avanzando sin prisa pero sin pausa hacia las posiciones de cabeza para hacer realidad un sueño que le acompañaba desde sus inicios en el mundial, poder dedicar una victoria a su amigo fallecido Shoya Tomizawa.

Y esa oportunidad, que llegó a las primeras de cambio, en la carrera inaugural del campeonato, paradójicamente se produjo en el mismo escenario en el que en 2010, el primer año de Moto2, su amigo Tomizawa consiguió su primera y única victoria en el mundial, antes de fallecer en el grave accidente que sufrió en el circuito «Marco Simoncelli» de Misano Adriático.

Nagashima ha sido el primero de los vencedores en Moto2, pero por lo visto en Losail habrá muchos más, el primero de ellos el italiano Lorenzo Baldasarri (Kalex), que aguantó hasta el final el «tirón» del piloto japonés y, lo que es más importante, dio la impresión de haber superado el «bajón» de rendimiento  que en 2019 le llevó de ser uno de los más claros aspirantes al título a no dar «pie con bola» durante buena parte de la temporada.

El autor de la «pole position», el estadounidense Joe Roberts, que cuenta con el inestimable apoyo técnico del exmundialista de MotoGP y compatriota suyo, John Hopkins, es otro de los pilotos que ha dado un paso importante adelante de madurez, tendrá que demostrarlo en las próximas citas del campeonato pero en Losail ya dejó claro que tiene calidad como para pelear por una victoria en el mundial, que en la categoría intermedia se resiste a los pilotos estadounidenses desde la época de John Kocinski, y de eso hace mucho.

En cuanto a los españoles, Jorge Navarro fue el mejor al manillar de su Speed Up, algo que se esperaba, y la sexta plaza conseguida en Catar es un buen punto de partida que deberá mantener en las próximas citas, mientras que en el caso de Jorge Martín (Kalex) necesita dar un paso adelante en su solvencia y solidez en la distancia de carrera.

Ganó su compañero de equipo, Tetsuta Nagashima, y él estuvo delante casi hasta el ecuador de la prueba, pero poco a poco fue perdiendo paulatinamente posiciones para acabar, incluso, fuera de los puntos. Si fueron problemas técnicos los solventarán en el equipo de Aki Ajo, de los más profesionales del mundial porque calidad para estar en la pelea por el podio tiene más que de sobras Jorge Martín.

Impresionante la actuación de Arón Canet, pues en su primer gran premio en la categoría se fajó con los mejores y la octava posición con su Speed Up del equipo de Jorge Martínez «Aspar» y lo que es más significativo, la distancia respecto al ganador de menos de cinco segundos, le permiten ser muy optimista para el futuro.

Xavier Vierge (Kalex) y Augusto Fernández (Estrella Galicia 0’0 Kalex), cambiaron de equipo tras la pasada temporada y todavía no se puede decir que se hayan «aclimatado» al ciento por ciento pues el primero fue noveno y el segundo acabó por los suelos casi al final.

Aun más amplia es la relación de aspirantes a la victoria y al título en Moto3, pero en la más pequeña de las categorías el «color español» se percibe mucho más claro, primero por la victoria de Albert Arenas (KTM), pero también por la presencia en las posiciones de cabeza de pilotos con un bagaje ya muy contrastado como Jaume Masiá (Honda), o Raúl Rodríguez (KTM), pero también a jóvenes valores como Jeremy Alcoba, que consiguió una más que trabajada séptima posición, en el mismo segundo que el vencedor.

Una nota a destacar en esta categoría será a lo largo de la temporada las sanciones de última vuelta por «pisar la zona verde», pues es tal la igualdad y disputa entre todos los contendientes al título que, literalmente, el circuito se «acaba» y ahí empiezan las lamentaciones de quienes aunque sea por muy poco han excedido los límites del asfalto.

Ese fue el caso de Jaume Masiá, que se quedó sin podio en favor del japonés Ai Ogura (Honda) cuando lo estaba ya celebrando con su equipo. Como Masiá perdieron una posición en esta última vuelta el argentino de origen español Gabriel Rodrigo (Honda), su compañero de equipo Jeremy Alcoba o el también español Raúl Fernández, por lo que todos ellos y en general todos los pilotos de Moto3, deberán prestar mucha más atención en el último giro a que no les cambie el color del asfalto bajo las ruedas de sus motos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here