Como bien sabemos todos los aficionados al pasatiempo nacional, el inicio de la temporada en la Major League Baseball se ha visto afectado por el impacto a nivel mundial del coronavirus COVID-19, posponiendo sine die su puesta de largo mientras el mundo lucha con determinación ante los estragos de esta pandemia que nos ha obligado a cambiar radicalmente nuestro estilo de vida, permitiéndonos de esta manera una oportunidad única de valorar las cosas realmente importantes que hay en la vida.

No obstante, en este complicado regreso a la normalidad que todos anhelamos y que terminará llegando más pronto que tarde, San Diego Studios acaba de publicar su nueva entrega de esta fabulosa franquicia como es The Show en su edición para 2020 con la presencia de Javier “El Mago” Báez, el shortstop de los Chicago Cubs como maestro de ceremonias y que nos viene a las mil maravillas para llenar el hueco existente en esta época de aislamiento social hasta que el olor de la hierba de los campos de béisbol regrese con más energía que nunca.

El desafío definitivo

Todos aquellos que amamos este deporte sabemos de la tremenda complejidad que conlleva y que el grado de maestría de estos grandes pitchers y bateadores eleva el concepto de desafío hasta sus máximos exponentes, demostrando que la fortaleza mental cuando vienen dadas debe ser tan importante o incluso más que el talento trabajado después de incontables horas en la caja de bateo o en sesiones desde el montículo.

Siguiendo este concepto y con la idea de que sólo los mejores podrán conectar con éxito para situarse en base tres de cada diez lanzamientos con sus respectivos efectos y localizaciones, MLB The Show introduce la premisa “perfect-perfect”, que no deja de ser el contacto ideal cuando manejamos al bateador ante la propuesta que nos ha hecho el pitcher manejado por el propio juego.

De esta manera, podremos disfrutar de mayores probabilidades de lograr alcanzar vía hit que cuando nos adelantamos (too early) o iniciamos el swing demasiado tarde (too late) para obtener la satisfacción definitiva del trabajo bien hecho mientras nos recreamos en home runs majestuosos, que ya sabemos que es “lo que le gusta a las chicas” como rezaba aquel memorable anuncio publicitario.

Al mismo tiempo y ya en la parcela defensiva, se ha introducido el concepto de “first step”, es decir, ese primer paso que da el defensor y que suele ser capital a la hora de tener muchas más opciones de atrapar la pelota mientras retrasamos nuestra posición, salimos al encuentro de esa línea descendente o tenemos que bascular lateralmente, lo que nos acerca al béisbol real.

El resto del gameplay es sublime, con una recreación del componente estratégico a la hora de tomar decisiones en el propio juego, decantarte por un pitcher diferente en un momento determinado cuando apenas le queda gasolina en el depósito o saber sacar el máximo partido a nuestras opciones de desequilibrar la balanza.

Vuelta a los clásicos

La desarrolladora ha tomado la decisión de seguir ese mantra de “si algo no está roto, no lo toques” y la parte central de los modos de juego del MLB The Show siguen presentes en la actual entrega aunque con ciertas modificaciones que denotan que el conformismo no va con San Diego Studios.

Uno de los mayores aciertos de la franquicia fue el “March to October” de la versión de 2019 y para la presente edición, se ha pretendido darle una vuelta a este concepto para incrementar nuestra satisfacción. 

Siguiendo esta línea de pensamiento, se ha añadido una mayor cantidad de situaciones desequilibrantes que suponen un mayor atractivo, pudiendo promocionar nuevos talentos y con recompensas a lo largo de la temporada, con mejoras significativas en el ritmo como son las decisiones de personal de la gerencia en fechas clave como el trading deadline para cubrir las necesidades del equipo con una mejorada versión en los procesos de traspasos y eso hace que nos podamos involucrar muchísimo más.

De hecho, la presencia de jugadores reales que militan en las categorías inferiores conocidas como Ligas Menores tanto en Triple A como en Doble A le dota de un mayor nivel de realismo y que demuestra el enorme esfuerzo que se ha invertido en esta materia.

En el Franchise Mode se han introducido pocos cambios respecto al pasado aunque se ha mejorado en el grado de personalización, que resulta algo irregular puesto que no atina a la hora de crear una vestimenta y un logo aceptable aparte del hecho de tener que escoger por fuerza un estadio real con lo que la sensación de arraigo se diluye y es que no nos vayamos a engañar, la inmensa mayoría no somos diseñadores y no conseguiremos atinar tanto como sucede en la vida real.

Por su parte, hay que mencionar “Diamond Dynasty” ha sido capaz de darle un salto cualitativo al concepto de coleccionismo de cartas, que nos puede llegar a absorber de muy mala manera, pero cuya mayor novedad para este 2020 consiste en la introducción del concepto de Showdown, que puede catalogarse como uno de los mayores aciertos de la entrega actual.

En este “juego dentro del juego” se podría resumir como un Battle Royale sin conexión online en la que los jugadores construirán el equipo de sus sueños a lo largo de diversas rondas aleatorias contra la IA por medio de momentos en los que las recompensas estarán a la altura de estos desafíos que se nos presentan, entendiéndolo como enfrentamientos a jefes o mini-jefes que toman la forma de jugadores legendarios más cercanos en el tiempo como Mariano Rivera o David “Big Papi” Ortiz o talentos emergentes como Walker Buehler.

MLB(R) The Show(TM) 20

De esta manera, podremos seguir construyendo nuestro roster en Diamond Dynasty por otra vía que no sea Conquest, entendiéndolo como una especie de Risk aunque para el MLB The Show, y todas estas mejoras conseguidas se podrán trasladar a otras modalidades, lo que supone una ventaja considerable.

El “Road to the Show” que no deja de ser el Modo Carrera que ya hemos visto en otros títulos no ha sufrido grandes cambios en su idea original y es probablemente la modalidad que menos atractiva puede interesar si jugaste a la edición del año pasado, pudiendo además importar tus progresos de hace una temporada.

Por último, destacar que no está presente el “Online Franchise”, pero sí tendremos a nuestra disposición la capacidad de crear nuestras propias ligas con los parámetros que más nos apetezcan y a las que podremos invitar a nuestros amigos a disfrutar de una competición cerrada.

A la espera del salto generacional

En materia gráfica el juego de San Diego Studios presenta una calidad asombrosa, siempre a la altura de los altos estándares de la marca y con ese realismo tan propio de la casa. Aspectos como las renderizaciones de los rostros de jugadores, la fidelidad que muestran estadios actuales o legendarios y la iluminación y texturas brillan a gran altura. Lo hemos disfrutado en una PS4 Pro y se mueve como una roca a los 1080 progresivos, luciendo espectacularmente bien en una pantalla 4K con el HDR activado como debe ser.

Sin embargo, no se puede negar que ese salto generacional que tenemos en ciernes le va a sentar genial a la hora de sacar mayor partido de un hardware que permitirá más posibilidades. Asimismo, hay que recordar que ya se anunció que la franquicia va a abrirse a otras plataformas con lo que los usuarios de Sony no serán los únicos que puedan disfrutar de ella en próximas entregas.

El trío de comentaristas de rigor sigue presente para esta edición 2020 en la persona de Matt Vasgersian como narrador y Mark DeRosa y Dan Plesac como analistas, pero se hacen algo repetitivos pasado un tiempo, siendo un área donde se puede mejorar para próximas ediciones.

Conclusiones

Como siempre que ocurre con todas las licencias con periodicidad anual, una de las claves a la hora de recomendar su compra o no consiste en evaluar los pros y contras de la versión que tengamos entre manos respecto a su entrega anterior y es cierto que este MLB The Show 2020 no supone una experiencia tan revolucionaria como fue la de 2019 en relación al de un año antes.

No obstante, esto no quiere decir que no se recomiende su adquisición sino que el salto no ha sido tan cualitativo, pero sí significativo con todos esos pequeños detalles que hacen de la entrega actual una verdadera delicia como ese mayor mimo al modo franquicia o en la variedad de la colección de cartas en Diamond Dynasty, esos duelos legendarios que nos sitúan frente a jugadores a los que hemos tenido el privilegio de poder verles en acción, el colosal esfuerzo de dotar de mayor realismo los rosters de las Ligas Menores o ese ajuste sensacional que prima a los mejores defensores de cara a tener serias dificultades a la hora de apreciar si lo que estamos viendo es un partido disputado por profesionales o un videojuego.

Como ha ocurrido en otros momentos de la Historia como fue a raíz del 11 de septiembre, el béisbol asumirá ese papel sanador que nos devolverá a una normalidad en nuestro día a día, pero mientras llega ese instante, este MLB The Show 2020 es una maravillosa alternativa, que nos hará apreciar aún más la belleza y complejidad de este deporte sin parangón.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here