La imagen

Ocurrió en el minuto 78 del encuentro que enfrentaba a Mallorca y Barcelona. Arturo Vidal acaba de marcar un golazo tras regatear a cuatro contrarios y Eder Sarabia enloquece. No nos vamos a extender más en la descripción porque todos ustedes pudieron ver las imágenes. También conocen sus consecuencias: habrá que sacrificar al pavo real, devolver aquella oveja a su rebaño y, seguramente, replantar dos o tres metros cuadrados en Son Moix. El árbitro, por su parte, evoluciona favorablemente del mordisco, y ha dado negativo en la prueba del tétanos. Lo de las monjas es otro cantar, y decidirá la justicia ordinaria. Se agradece la pasión, claro, pero quizá se nos ha ido un poco de las manos.

La estrella

Martin Ødegaard (que tiene un nombre muy difícil de escribir) destacó por encima de todos en esta jornada. Un par de goles que sitúan a la Real Sociedad cerca del objetivo de la Champions League. Sobraron los gestos después del segundo, pero el chaval es joven y tiene las hormonas subidas. No pasa nada, hemos entrevistado a su madre y nos asegura que es un buen chico. Los vecinos, por su parte, cuentan que siempre saluda en el ascensor, así que nos fiamos. Pero no lo vuelvas a hacer, Martin (el apellido soy incapaz de escribirlo dos veces bien).

El récord

El Getafe estableció un nuevo récord en la Liga al lograr que solo se disputasen 77 segundos de juego efectivo en su encuentro frente al Granada. Un amigo mío, entendido él, se despellejó las manos aplaudiendo la genialidad táctica de Bordalás. En el debe quedan los seis sancionados para la siguiente jornada. También los dos que han quedado en prisión preventiva, pero eso no es asunto nuestro.

El gol

Tenía que pasar tarde o temprano, y fue este domingo. Mateu Lahoz, cansado tras un encuentro tranquilo, sin apenas faltas, en el que su figura pasaba totalmente desapercibida, remató certeramente un córner ante la pasividad de la defensa (que no quería ganarse penalti y expulsión, supongo). Gol por la escuadra, voltereta posterior del trencilla (muy a lo Hugo Sánchez) y primera vez que la expresión “golazo de la hostia” aparece en un acta arbitral.

La polémica

Derby sevillano. En el Pizjuán. Con los ánimos caldeaditos, porque en una realidad paralela no hay Semana Santa, ni Feria de Abril, ni rebujito, ni hostias. Vamos, que qué coñazo. Y eso. Bueno, y luego lo de la rivalidad histórica. Partido alucinante, qué les voy a contar a ustedes que no hayan visto a estas alturas en mil resúmenes televisados. Y luego, claro, la polémica. Minuto 92, empate a tres y posible penalti a favor de los verdiblancos. El lío. No se pita inicialmente, pero el árbitro hace esa señal tan fea con las manos, la de ir a consultar su monitor, y sale corriendo perseguido por 22 tíos en calzoncillos, un utilero, el Duque de Alba y cuatro o cinco paisanos que pasaban por allí. Agobio, intervienen las fuerzas del orden público, el de negro (que no iba de negro) puede centrarse en lo suyo. Solo que no. Los tres tipos del VAR llevan encerrados allí desde hace un par de días por no sé qué de una cuarentena en el multiverso. Vamos, que se aburren y no están a ver fútbol, sino que tienen puesta en la tele la séptima temporada de Juego de Tronos. Que nos dejes en paz, contestan. Y no nos hagas spoilers, hostias, que la rubia se está poniendo muy loca. No hay penalti. Final y reparto de puntos.

Las previsiones

La jornada apenas ha aclarado nada de cara al devenir de esta Liga tan extraña. El Barcelona parece haberse recuperado después del Clásico, por lo que cuando la pifie será más doloroso aun. El Madrid se ha refugiado en la puntería de Vinicius, y no es descartable que algún recogepelotas fallezca de un trallazo en el morro. El Atlético sigue empate a cero, pero bien, gracias. Muy posiblemente yo reciba un par de denuncias por esta sarta de chorradas. Ya ven. Lo que hace el aburrimiento. La semana que viene volvemos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here