El Mirandés afrontará contra la Real Sociedad el que será el partido más trascendente en sus 92 años su historia. Si remonta el 2-1 de Anoeta jugará la final de Copa. A su favor juega, además de la magia de Anduva, la experiencia. Hace ocho años, el equipo se cruzó con el Athletic en semifinales y lo vivido entonces podría tener influencia ahora. En A LA CONTRA hemos contactado con Ramiro Revuelta, César Caneda y Gaizka Toquero. Un directivo y dos futbolistas, tres testigos de aquella proeza que hoy podría quedarse pequeña.

Hace ocho años, el Mirandés militaba en Segunda B, pero en la Copa demostró que su categoría era otra: eliminó a tres equipos de Primera, Villarreal, Racing y Espanyol. Así lo recuerda César Caneda, integrante de la plantilla y autor del agónico triunfo frente al Espanyol en cuartos de final: “Estábamos disfrutando sin pensar en todo lo que generábamos a nuestro alrededor. Nos enfrentamos a equipos de mucho calibre, viajamos a estadios de Primera, compartimos campo con jugadores de talla… Eso fue algo ilusionante para nosotros. Salió casi todo redondo”.

Ramiro Revuelta, presidente del Mirandés en aquel momento, recuerda que “el objetivo fundamental era el ascenso a Segunda División”. “Ese era el premio, pero lo de la Copa fue el gordo”.

El Villarreal, equipo que disputó la Champions y bajó a Segunda aquel año, fue la primera víctima del conjunto burgalés. “El partido de vuelta en Vila-real fue muy bueno en todos los aspectos. Hubo jugadas elaboradas; tuvo mérito hacerlas frente a un rival nivel Champions”, explica Caneda.

Después de aquella victoria, el equipo tuvo preferencias en el sorteo. Así lo relata Caneda: “Cuando entrábamos de nuevo en el sorteo, aspirábamos a lo máximo: Madrid o Barcelona. Un partido así podía darnos una buena taquilla, crecimiento para el club… Hubiera sido un partido que todos recordaríamos”.  

No fueron ni el Madrid ni el Barcelona, sino el Racing, que descendió a Segunda aquella temporada, el rival en octavos de final. El Mirandés también eliminó a los santanderinos y se clasificó para cuartos. Sin embargo, “la Copa nunca fue una prioridad”, afirma Revuelta. “Por encima de todo estaba el ascenso a Segunda. La Copa fue bastante sorpresa para nosotros mismos. Jugamos bien, pero nunca pensamos en llegar tan lejos. Teníamos verdaderas ilusiones por ascender, porque el año anterior no pudimos conseguirlo”.

“No priorizamos la Copa. Una de las cosas bonitas que nos ofreció la Copa fueron las oportunidades. El míster dio minutos a todos. Fueron bastantes las semanas en las que jugábamos domingo y miércoles. La gestión del vestuario fue increíble”, expone Caneda.

El sorteo deparó luego el enfrentamiento entre Mirandés y Espanyol. El equipo burgalés disputó la ida en Barcelona. Iba ganando 0-2 a cinco minutos del final, pero varios errores le costaron la derrota por 3-2. Anduva decidiría de nuevo.

«Me llamaron a las 10 de la mañana y me dijeron que querían mejorar sus condiciones económicas»

La mañana del partido de vuelta frente a los barceloneses, los capitanes llamaron al presidente. Revuelta recuerda que “hubo una polémica porque en sus contratos tenían primas”. “Me llamaron a las 10 de la mañana y me dijeron que no estaban conformes con lo que habían firmado; querían mejorar las condiciones económicas. Me preguntaron: ‘¿Qué nos da si eliminamos al Espanyol?’. Les dije que no tenía nada que darles porque ya estaba todo firmado. Sin embargo, negociamos. Si eliminábamos al Espanyol, nos tocaría el Athletic de Bilbao, que nos daría una buena taquilla. En consecuencia, les dimos una prima extraordinaria importante tras eliminar al Espanyol”.

Un gol de Caneda en el minuto 91 certificó la clasificación a semifinales del Mirandés tras vencer 2-1 al Espanyol. Así lo recuerda el protagonista: “Recuerdo que después de aquel partido teníamos reservado un restaurante de Miranda. Por suerte, pudimos celebrarlo a lo grande. Fue algo que recordaremos siempre. Ni me acuerdo si hubo entrenamiento al día siguiente. Me imagino que no. La fiesta fue larga. Para algunos más que otros”.

El presidente sufrió las consecuencias de la celebración en el vestuario. “Los jugadores me cogieron a hombros. Yo estaba vestido con traje y me metieron debajo de la ducha. Les dije que no lo hicieran porque no tenía otra ropa. Tuve que llamar al personal para que me trajesen otra ropa”, explica Revuelta.

El rival en semifinales, el Athletic de Bielsa, fue el único escollo que no pudieron superar. Gaizka Toquero, integrante de aquella plantilla del Athletic, sostiene que “ellos estaban haciendo una buena temporada, pero a doble partido éramos un equipo de superior categoría”. “Nos habían puesto en alerta tras haber eliminado a otros primeras. Nuestra plantilla era mejor. Demostramos a nivel global que éramos un equipo superior. Preferíamos al Mirandés porque Barcelona y Valencia eran más difíciles. Eso no quiere decir que pensáramos que ya estábamos en la final”.

El encuentro de ida frente a los bilbaínos se disputó en Anduva y finalizó 1-2. Ante la excesiva demanda de entradas, el club tuvo que incorporar gradas supletorias. Habla Revuelta: “Al Ayuntamiento de Miranda tuvimos que solicitarle que nos prestaran un campo municipal donde dejar las gradas”. “A través de una empresa ajena a Miranda pudimos hacer la instalación en una semana. Gracias a esa ella, el del Athletic fue el partido con más aforo de la historia del club (6.000 espectadores). Ahora viene la Real Sociedad y creo que vamos a mejorar la entrada. Entre otras cosas, porque se terminó una tribuna que no estaba en aquel momento”.

“La del Athletic fue la eliminatoria más complicada por el estado de forma en el que estaban, por cómo nos plantearon los partidos… Viendo lo que habíamos conseguido, los jugadores se dieron cuenta de que debían ir al 100%. Cuando un equipo de Primera va al 100% es difícil que pierda frente a uno de Segunda B. Ellos eran un equipazo en uno de los mejores momentos de la temporada”, recuerda Caneda.

El Mirandés fue eliminado de la Copa tras la derrota por 6-2 en San Mamés. Toquero afirma que “aquel Athletic hizo muchísimos partidos mejores, aunque no llegásemos a un 6-2”. “Sin embargo, el partido de ida fue muy duro”.

La eliminación en semifinales dejó un buen sabor de boca a los aficionados del Mirandés. Las arcas también notaron la gesta. Así lo confirma el presidente Revuelta: “La Copa le dio al club una estabilidad económica importante. Me permitió finalizar mi mandato con un superávit considerable. Teníamos un presupuesto total de dos millones de euros, de los cuales 1,1 se lo llevaban los jugadores. El resto eran gastos complementarios. Nos ayudó de una manera muy importante la Copa”.

En opinión de Caneda, “el ascenso a Segunda reporta muchísimas cosas, no sólo a nivel mediático, sino económico y de crecimiento de club”. “Fue en aquel año lo que más disfrutamos. Y lo que más pudo ayudar al club”.

Existen diferencias entre el Mirandés de 2012 y el actual. “En aquella época el equipo estaba en Segunda B, pero teníamos cuatro o cinco jugadores como Caneda o Pablo Infante… que marcaban la diferencia”, recuerda Revuelta.

«Estábamos en Segunda, éramos un grupo de amigos y aquel formato de Copa más difícil»

Estábamos en Segunda B, éramos un grupo de amigos y se jugaba con un formato de Copa más difícil. El premio de lo logrado fue para la afición. Me quedo con los 4 o 5 que venían a vernos entrenar. Eran forofos que iban a vernos casi todos los entrenamientos y eran casi parte de la plantilla. El club ha tenido un crecimiento exponencial destacable en estos años. Lo importante es que está con opciones de entrar en la final”, explica Caneda.

Gracias a este nuevo formato, los equipos pequeños han tenido un mayor protagonismo en la Copa. Toquero cree que “los clubes, sobre todo los importantes, necesitaban bajar el número de partidos». “Ahora se ven los campos llenos, pero hay cosas que mejorar: el VAR debe estar en todas las rondas”.

«No sé si los grandes estamentos de España están interesados en que el Mirandés siga adelante. ¿Quién es para ir a Arabia Saudí?»

En opinión de Revuelta, “el nuevo formato es un acierto porque premia al fútbol modesto”. “Al Mirandés le ha beneficiado el sistema. Sin embargo, los árbitros tienen otra vara de medir con los equipos pequeños. Hay penaltis que al Athletic o al Madrid le pitarían, pero al Mirandés no. Por eso digo que tiene mucho mérito para el Mirandés llegar tan lejos en la Copa. No sé si los grandes estamentos de España están interesados en que el Mirandés siga adelante. ¿Quién es el Mirandés para ir a Arabia Saudí? ¿Qué aporta? Es una pregunta que yo no puedo contestar”.

“Quizá haga que los equipos grandes presten más atención a la Copa y no se la jueguen únicamente al partido de vuelta porque se pueden llevar un susto ante rivales de menor entidad. Si quieres aspirar a llegar lo más lejos posible, no pueden reservarte el equipo titular. Para el equipo modesto, sus posibilidades de eliminar a un equipo grande son más reales”, comenta Caneda.  

Aquel Mirandés es el espejo en el que deben mirarse los hombres de Iraola si quieren clasificarse para la final de Sevilla. A pesar de no disputar la final, los Caneda, Pablo Infante, Nauzet… se ganaron la simpatía de los aficionados. Los tomaron por molinos, pero se convirtieron en gigantes.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here