El milagro del Atlético en Anfield (2-3) tiene un santo al que rezarle: Marcos Llorente. Dos goles en la prórroga (97′ y 105′) del canterano del Real Madrid (con perdón), clasificaron al equipo de Simeone para los cuartos de final de la Champions y dejaron en la cuneta al vigente campeón de Europa. Nadie hubiera imaginado un desenlace parecido después de asistir al abrumador asedio del Liverpool en la segunda parte. El Atleti, acorralado en su área y boqueando como un pez en la cubierta de un barco, descontaba penosamente los minutos en busca de la prórroga. Los rojos tiraron 28 veces a portería en los primeros 90 minutos. Cuando no se estrellaron contra Oblak (el otro santo de la noche) lo hicieron contra los palos o contra un bosque de piernas.

En semejantes condiciones, la prórroga se aparecía como un triunfo para los rojiblancos. Dejó de serlo cuando Firmino marcó el segundo del Liverpool (94′). El gol sonó a sentencia. Nadie contaba con Marcos Llorente, un secundario esta temporada, que había entrado al campo por Diego Costa en el minuto 56′ para aportar oxígeno. Un error de Adrián le cambió el destino. Despejó mal el guardameta del Liverpool y Joao Félix supo al instante lo que debía hacer: conectar con su único compañero entero. Llorente oteó el horizonte y disparó junto al palo, no muy duro, pero con suficiente colocación como para hacer crujir los goznes del portero.

El gol se celebró entre los atléticos como la llegada del Séptimo de Caballería. Al Liverpool le cayó como un bofetón inesperado. No entendió nada y siguió sin entenderlo cuando el hijo de Paco Llorente hizo el segundo. Fue otro tiro desde fuera del área, más duro y mejor colocado, de nuevo un recurso maravillosamente desesperado.

El Liverpool no se repuso nunca y el Atlético no lo hubiera permitido. El partido ya era suyo y lo redondeó Morata (otro exmadridista) con un gol en el añadido de la prórroga. Así es el Atleti. Cuanto peor mejor. Cuando todo se le pone en contra todo lo siente a favor. Y entonces nada le pesa. Ni siquiera Anfield.

1 Comentario

  1. Que pena que todos los comentarios que diga este señor son (otro ex-madridista) supongo que antes que le diesen la patada del As (justisima) cuando hacia las crónicas del Real Madrid, con cada gol que metía Raúl (su dios) siempre diría (un ex Atletico), pero no así son estos virus, siempre por la espalda.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here