Pudiese parecer que existe contradicción entre el título y lo que paso a exponer en este texto, por cuanto voy a nombrar a varios jugadores y eso, quizá, significa que abundan y no son tan diferentes. Pudiese ser. Donde no hay duda es en que estos jugadores son lo suficientemente diferentes como para no encajar fácilmente en el esquema de Southgate en la selección inglesa. 

De todos ellos, si hay alguien fundamental para su club, ese es Jack Grealish, capitán del Aston Villa e hincha desde su infancia. Es algo más que el faro que ilumina a su equipo. Jugando por detrás del delantero, es el jugador más creativo de la plantilla, que se apoya en una notable facilidad técnica. Grealish es capaz de encontrar los pases más complejos y los goles de mejor factura. 

Grealish además lidera al equipo partido tras partido. Sus números en la Premier League ya son mejores que las dos últimas temporadas completas en el Championship, quizá la evidencia definitiva de cuál es su nivel. Aunque en su momento rechazó ofertas, el Aston Villa va a necesitar mantener la categoría para no perder a su capitán. 

En los debates en los medios de comunicación aparece como posible rival para un puesto en la selección de cara a la Eurocopa James Maddison, jugador del Leicester. Mucho más experto que Grealish en la Premier, Maddison suma goles y asistencias con frecuencia. Como Grealish, su técnica y su visión de juego son depuradas, pero Maddison ha dejado dudas en su compromiso. Tras no acudir a un partido con la selección inglesa (en Praga) por lesión, a la hora del partido fue fotografiado en un casino. El partido se puede ver grabado, pero las cuestiones sobre el grado de la lesión y su interés en la convocatoria estuvieron en las redacciones de deporte por algún tiempo. 

El anterior club de Maddison, el Norwich City, ha sido capaz de encontrar un nuevo jugador diferente: Todd Cantwell. Debutante esta temporada en la Premier League, ha dejado detalles de calidad como para que se fijen en él Tottenham o Liverpool. Rubio con media melena y cinta al pelo podría parecer el último miembro de la más reciente banda superventas, pero tras ese aspecto hay un jugador de notable proyección y un presente que le hace destacar en su club. El Norwich juega bien al fútbol —Cantwell es pieza esencial— y a ello se aferran en su lucha por la permanencia. Una llamada de la selección este mismo verano parece improbable, pero Cantwell seguirá en la Premier League y creciendo con o sin el Norwich City. 

Todd Cantwell, del Norwich City, en un partido en Old Trafford. CORDON PRESS

El papel de estos jugadores en la selección inglesa está reservado para Dele Alli y Ross Barkley. El jugador del Tottenham tuvo una aparición en la élite mucho más brillante que la de los jugadores nombrados anteriormente. Se iba a comer el mundo. No fue flor de un día; Alli seguía mejorando de la mano de Pochettino en las temporadas más brillantes de aquel Tottenham… 

…hasta que dejó de progresar e inició un retroceso antes de que el proyecto de Pochettino acabase por desmoronarse. Acaso el declive de Alli, en el que juega su parte el tiempo que ha pasado apartado por lesiones, anunciaba las grietas del proyecto. La llegada de Mourinho al banquillo coincidió con una breve mejora de Alli. Si fue responsabilidad del entrenador, del jugador o de ambos no lo sabemos, pero lo cierto es que no ha durado. El Tottenham sigue irregular y Dele Alli lo paga. 

No fue menos destacada la aparición de Barkley en el Everton, con una facilidad para romper desde el centro del campo y llegar al gol digna de Steve Gerrard, solo que esta vez jugaba en el lado azul de la ciudad. Al contrario que el resto de los jugadores del texto, Barkley demostraba un poderío físico claro pese a su juventud. 

En el Chelsea ha pasado por altos y bajos. Suele repartirse los minutos de juego con Kovacic y Mason Mount, otro jugador joven interesante y en plena progresión, bien protegido por Lampard. Tuvo que ser frente al Liverpool en partido de Copa cuando Barkley hizo el tipo de gol que le hizo llamar la atención y que nos recordó que ahí hay un jugador aprovechable. Southgate también piensa así y es que quizá Barkley sea de los poquísimos jugadores que rinden mejor en la selección que en su club. 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here