Seguimos con nuestra lista de recomendaciones diarias. Hoy traigo sugerencias para todos los gustos: románticos y neuróticos; clásicos y feministas; y ochenteros melancólicos. Desde Manhattan al Upside Down haciendo una parada en Concord (Massachusetts).

PELÍCULA: MANHATTAN

Isaac (Woody Allen) se acaba de divorciar de Jill (Meryl Streep) que ahora vive con Connie. Isaac comienza un romance con una chica de diecisiete años, Tracy, pero luego se encuentra con la amante de su mejor amigo (Diane Keaton) y su mundo se pone patas arriba. ¿Qué esperabais? Es Woody Allen. Jugad a este Cluedo amoroso y olvidaos de lo que hay al otro lado de la ventana.

Manhattan es una de las mejores películas de la historia del cine y (creo) que la mejor de la filmografía de Allen junto a Annie Hall. Hay cierta ternura infantil, hay crítica al individualismo, hay comedia para aburrir, y de fondo, el amor por su ciudad, Nueva York. Woody es mordaz y elegante hasta para reírse de sí mismo, y me parece que hay pocos dones mejores que ese. Disfrutad de la obra de un genio sin igual. Aparcad vuestros prejuicios y vuestra mala memoria. Por cierto, la película es en blanco y negro, porque solo alguien como él puede permitirse ciertas licencias poéticas.

«No deberías de pedirme consejo. En lo que respecta a las relaciones con mujeres yo soy el ganador del Premio August Strindberg». Isaac

LIBRO: MUJERCITAS

Un clásico. Mujercitas es una novela repleta de enseñanzas. Es una historia dulce, pero realista. Es apasionante ver cómo Alcott era consciente de cómo había que hablarle a las generaciones futuras. Puro feminismo narrativo. El ritmo pausado hace que acompañemos en su propio crecimiento a Meg, Jo, Beth y Amy, y es imposible no encariñarse con ellas. Cada una tiene una personalidad, unos matices y una forma de actuar que nos enganchan.

En el libro veo como empieza a tejerse una revolución sin que lo que parezca (dado el comportamiento y el carácter ejemplar de las hermanas March). Pero cuidado, porque eso es precisamente lo que hace triunfar a las revoluciones. Pequeños pasos para las mujeres, pero grandes pasos para nuestra humanidad. Así quería que fuese Louisa May Alcott y así lo representa en esta obra imprescindible.

SERIE: STRANGER THINGS

Zambullida en la nostalgia ochentera, Stranger Things evoluciona a través de sus tres temporadas desde la inocencia hasta la edad adulta. La magia de acompañar a Eleven y a su banda de perdedores es, precisamente, poder crecer a su lado, sentir lo que sienten, sufrir y disfrutar de sus cambios y asumir que todos nos hacemos mayores. La serie está construida con referencias de aquí y allá ensambladas en una narración sumamente entretenida y con una banda sonora para la que le quitaremos el polvo a las americanas blancas, a los pantalones de pinza y los calentadores.

El homenaje ochentero, por momentos, puede pasar de ser placentero a predecible, pero Stranger Things es una joya seriéfila que combina perfectamente la fantasía, el terror y la oda al pasado. La fórmula del éxito empieza a dar sus últimos coletazos, pero terminará por todo lo alto. Los hermanos Duffer nos iluminarán con una cuarta y última temporada que estoy segura que hará las delicias de aquellos que sienten que serán jóvenes eternamente.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here