En los últimos días está apareciendo el nombre de Salisu, como uno de los jugadores “deseados” por varios de los grandes de Europa, entre ellos el Real Madrid. Pero, ¿quién es Mohammed Salisu?

Se trata de un futbolista ghanés fichado en edad de juvenil (17 años) por el Real Valladolid. De inicio fue integrado en el equipo juvenil, pero muy pronto la categoría se le quedó pequeña y pasó a formar parte del filial en 2ª B. Este año la idea era que siguiese jugando en dicha categoría y que se fuese rodando en los entrenamientos con el primer equipo, con el que ya debutó el año pasado en Copa ante el Getafe. Sin embargo, las lesiones tanto de Barba como de Javi Sánchez le han abierto las puertas del primer equipo, en el que ya se ha asentado como titular indiscutible.

Salisu es un central zurdo que supera el 1,90 de estatura y que, como todos los jugadores de su edad (20 años), está aun en etapa de formación, algo que sin duda se le nota en algunos aspectos del juego.

Defensivamente destaca por su fortaleza física, con gran dominio del juego aéreo: es el tercer jugador de la Liga que más duelos gana. Es muy correcto en el cruce, expeditivo, un futbolista que tiende a encimar a los delanteros, pero que sabe tener la pausa para entrar al balón, lo cual es importante porque jugadores con esas características tan físicas tienden a ser impacientes e impulsivos. Tener esa pausa hace que no haga entradas a destiempo, de ahí que tan solo lleve una tarjeta amarilla en lo que va de curso.

Salisu es de complexión atlética, con buena zancada y gran giro sobre su eje, cualidad que le permite ganar duelos a futbolistas habilidosos y regateadores. Posicionalmente aun tiene que corregir y debe leer mejor el juego en algunos momentos, sobre todo a la hora de saltar de su posición en las ayudas tanto en banda como por dentro (recordemos que hablamos de un jugador de 20 años).

En el equipo de Sergio González, Salisu ha encajado como un guante en ese 4-4-2 con bloque medio, lo que le facilita no tener que defender con muchos metros a su espalda, uno de los grandes problemas en la mayoría de los centrales, algo que nos impide de momento valorar su desempeño defensivo en equipos eminentemente dominadores o que practiquen presiones altas.

Con el balón es pulcro, tiene un buen toque corto y un aseado juego en largo, pero no se complica; no intenta hacer cosas de riesgo que le acerquen al fallo, lo cual demuestra inteligencia. Una de sus cualidades, y que sin duda le da valor, es que es zurdo. De momento apenas si tiene peso en el inicio del juego pucelano, donde solo aparece como mero transmisor del balón casi siempre lateralizándolo, aunque si la jugada le pilla de cara, es capaz de sumar pases de calidad. En ataque su presencia de momento es testimonial; su dominio del juego aéreo se fundamenta en la defensa, ya que ofensivamente, en jugadas a balón parado, aun no ha sabido trasladar ese potencial. Volvemos a su edad y sus puntos a mejorar.

Salisu es un central interesante, y su precio, 12 millones de cláusula, le hacen ser una apuesta “barata”, más para los equipos grandes. En clave Real Madrid, donde Varane y Ramos parten como centrales titulares, ninguno de sus suplentes Militao y Nacho han dando ese paso al frente que se esperaba. El brasileño, con 22 años, aun tiene mucho que demostrar, y Nacho, pese a su gen cumplidor y su capacidad para jugar en varias posiciones, cada día baja en un escalón su rendimiento. Y un detalle: ninguno de los dos es zurdo y ese perfil, se quiera o no ver en la Casa Blanca, habrá que cubrirlo, ya que Ramos, a punto de cumplir 34 años, empieza a dar muestras evidentes de que se acerca el fin de su carrera en la élite.

Salisu me recuerda en ciertos aspectos  a Eric Bailly, el central del United,  que salió de la cantera del Espanyol y que pasó por el Villarreal, aunque esperemos que las lesiones le respeten más que al de Costa de Marfil, un futbolista, por cierto, que también apuntaba a gran central.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here