“¿Estáis todos bien?” Este es el mensaje que estoy recibiendo continuamente desde hace un par de días. Familiares y amigos ven en las noticias que el norte de Italia se parece más a una especie de película apocalíptica que a la preciosa región que seguramente alguna vez en su vida han visitado. El miedo al coronavirus ha acabado con todos los productos del supermercado en el intento de crear un búnker en casa. Cines, teatros, gimnasios… cerrados. Los niños sin colegio y los universitarios sin clase. Suspendidas todas las actividades deportivas hasta nuevo aviso. En la serie A se suspendieron cuatro partidos el pasado domingo y para la próxima jornada habrá al menos seis que se jugarán a puerta cerrada, entre ellos el derbi de Italia, el trascendental Juventus-Inter.  Todos estos encuentros se disputan en las regiones donde hay casos de personas contagiadas del coronavirus.

El Inter de Milán, además, jugará sin público el próximo jueves el partido de Europa League que le enfrentará al Ludogorest en la Europa League. Todo esto, en un intento por frenar el avance de un virus desconocido hasta ahora y que tiene en jaque a medio mundo.

Pero a pesar de estas medidas preventivas, cada día se registran más casos de contagio y en lugares mas lejanos a la zona 0 de Italia. Esta mañana, por ejemplo, ha sido confirmado el primer caso en Sicilia.

A pesar de que los médicos y especialistas en el tema han asegurado que no debe cundir el pánico ya que es un virus poco agresivo muy similar a la gripe normal, da la impresión de que la gente hace más caso a las cadenas de mensajes que llegan a través de whatsapp o a las noticias falsas y absurdas que se leen en las redes sociales. Estando aquí, en Milán, he recibido todo tipo de consejos brillantes para escapar del coronavirus. El último, el de beber solo agua caliente ya que el virus no es resistente a temperaturas altas. Obviamente, nada de esto ha sido confirmado por el personal sanitario del país. Las únicas recomendaciones que han dado estos organismos son las ya archiconocidas por todos: lavarse las manos frecuentemente, evitar tocarse la cara, taparse la boca al estornudar o toser y evitar los sitios con aglomeración de gente.

Y a propósito de lavarse las manos: hagan acopio de desinfectante, un bien convertido en primera necesidad en Italia en los últimos días, y que ha desaparecido de todas las estanterías de cualquier supermercado de la ciudad. Esto ha provocado, además, la subida vertiginosa del precio en cualquier plataforma de compra por internet.

La parte positiva de todo este escenario, es salir a los parques y verlos llenos de niños y adolescentes que hacen deporte, juegan o pasean. La gente está evitando acudir a sitios cerrados como por ejemplo centros comerciales, algo que, hasta ahora y por desgracia, parecía la única opción posible en un día libre.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here