El Real Madrid se proclamó campeón de la Copa del Rey de baloncesto al apabullar al Unicaja por un incontestable 68-95 en un repleto Martín Carpena que se rindió a los méritos del campeón. Se trata de la mayor diferencia en una final de Copa desde que existe la ACB, y supera ampliamente los 19 puntos de ventaja del Barça sobre el Madrid en la final de 2010.

Al igual que ocurrió en la semifinales, cuando el Real Madrid destrozó al Valencia Basket por 91-68, el equipo de Laso demostró su absoluta superioridad, comandado por un sublime Facundo Campazzo, que encontró en Tavares a su mejor socio. Base y pívot machacaron a los malagueños, con la inestimable ayuda de Thompkins (11) o Carroll (20).

Pablo Laso sentó a Campazzo a falta de tres minutos para el final del partido con 13 puntos, 13 asistencias y cuatro rebotes (+28 de valoración); como no podía ser de otra manera, argentino fue nombrado MVP de la final. Campazzo termina la Copa con solo tres balones perdidos, uno en la final.

Sergio Llull estaba igualmente eufórico. «Otro más, muy contentos con el trabajo hecho. Se me estaba cargando un poco la pierna y no quise forzar, pero estoy bien. Se me había olvidado que era mi 800 partidos con el Real Madrid, una cifra muy buena, orgulloso de todos estos partidos vistiendo esta camiseta. Luka dijo que nos echa de menos y nosotros a él, pero da gusto verle jugar noche tras noche… Ahora a celebrarlo como se merece».

Poco después fue Tavares quien fue llamado al banquillo, para finalizar con 12 puntos (6/6 en tiros de dos) y cuatro rebotes.

El Real Madrid, que sumó su 28º título, también batió el récord de triples en la Copa del Rey (17). Esta es la sexta Copa que gana Pablo Laso como técnico madridista, su título 19º. Para Felipe Reyes (40 años el 16 de marzo) es la séptima Copa en su palmarés.

Pablo Laso comentó el partido en el micrófono de Movistar con Lucio Angulo: «No pienso en los títulos que he ganado, solo en que los chicos se lo merecen. Ha sido un fin de semana complicado con situaciones que nos hemos ido guardando en el último mes y medio. Cuando ganas un título todo se te olvida porque te olvidas de todo lo que has pasado. Nos costó sacar al Bilbao del partido, pero contra Valencia y Unicaja supimos ser dominantes. Hemos hecho dos grandes partidos. ¿Qué Doncic sabía que ganaríamos? Es que Luka es muy listo…».

Felipe Reyes lo vio así. «Son sensaciones muy bonitas, aquí es donde te das cuenta de que merece la pena el esfuerzo y el sacrificio que has hecho durante toda tu carrera. Estoy en el Real Madrid, no me puedo conformar, tengo que trabajar y dar el cien por cien. Estoy muy contento por mi trabajo y, sobre todo, por el trabajo del equipo. Me llevo el balón para mi hijo Axel».

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here