Antes de empezar el partido frente al Granada, dos detalles se hicieron notar en el ambiente. El primero, la pancarta de la grada («Contigo hasta morir») como señal de apoyo tras los malos resultados y peores sensaciones del equipo en los últimos partidos disputados. El otro, la contundente victoria del Getafe frente al Valencia a primera hora de la tarde que confirma en el tercer y merecido puesto al conjunto de Bordalás, ese que recuerda a lo que era y debería seguir siendo el Atlético de antaño: intenso, sacrificado, efectivo… Vivo, muy vivo. Un equipo con mayúsculas. A partir de ahí, la mejor noticia para los locales fue la vuelta al terreno de juego de Koke, que mejoró en fluidez y juego, al menos durante la primera parte. Regresó el capitán y en el 5′ ya tenía una asistencia de gol en su casillero. El destinatario, Correa. Gol precedido de un saque de banda y el desafortunado choque entre dos defensas del Granada antes de que el balón llegase a los pies del vallecano. Otro gol del delantero argentino, que se mantiene como el jugador más en forma del equipo tras el omnipresente Oblak. Precisamente el portero no tuvo noticias del rival durante muchos minutos. Tampoco hubo muchas en los locales, cómodos (demasiado) con el 1-0 y bien posicionados con el mencionado Koke jugando por delante de Thomas, con Llorente y Saúl como escuderos.

Comenzó a crecer el flamante semifinalista de Copa a través de la contagiosa intensidad de Soldado, y entre la falta de físico, revoluciones y opciones desde el banquillo de Simeone, el Cholo volvió a apostar por aguantar con la renta obtenida hasta el momento, dando entrada en el 58′ a Carrasco en sustitución de Lodi, lo que llevó por enésima vez a Saúl al lateral izquierdo. A raíz del cambio, el Atlético renunció a buscar la sentencia por méritos propios y dio alas al Granada, que a punto estuvo de empatar en el 67´ tras un disparo de Azeez que salió desviado, pero que metió el miedo en el cuerpo a los jugadores y provocó pitos en el Metropolitano. Cuatro minutos después, en el 71´ Oblak dejó la parada de cada día en la oficina tras un gran remate de espuela de Soldado, cuyo rechace también repelió Savic.

No estaba bien el Atleti y no estaba contenta la afición. Carrasco, casi la única opción rojiblanca a la contra, también era la más efectiva. Y ante la plaga de lesiones que padece el equipo, un soplo de aire fresco tanto para Simeone como para la grada del Metropolitano. Ello no debe hacer olvidar el grave problema de que la mejor solución desde el banquillo sea el último fichaje, llegado desde China y sin ritmo competitivo. A pesar de eso, se nota la diferencia del belga. Aporta y aportará. Volvió a dejar claro su malestar el Metropolitano en los últimos minutos. Ovación para Koke. Pitos para Lemar. Sobran las palabras y desgraciadamente los motivos en el caso del francés. Bienvenida la vuelta del centrocampista. Las lesiones tienen a varios titulares fuera de combate. Pero no es casualidad que la ausencia del 6 haya vuelto a coincidir con un bajón futbolístico rojiblanco. Necesita más y mejor el equipo rojiblanco de cara a lo que se le viene encima en unos días. El carrusel comienza en Mestalla y continuará con el todopoderoso Liverpool. Palabras mayores. Como los hechos que necesita el Atleti si quiere salir vivo. No lo entierren aún. Por si acaso.

1 – Atlético de Madrid: Oblak; Vrsaljko, Savic, Hermoso, Lodi (Carrasco, m. 59); Marcos Llorente, Koke (Lemar, m. 86), Thomas, Saúl; Vitolo (Toni Moya, m. 86) y Correa.

0 – Granada: Aarón; Foulquier, Domingos Duarte, Martínez (Carlos Fernández, m. 74), Víctor Díaz; Eteki, Yangel Herrera (Gil Dias, m. 59); Vadillo (Antonio Puertas, m. 59), Azeez, Ismail; y Soldado.

Gol: 1-0, m. 6: Correa.

Árbitro: Soto Grado (C. Riojano). Amonestó a los locales Koke (m. 26), Thomas (m. 68), Vrsaljko (m. 68) y Vitolo (m. 86) y a los visitantes Yangel Herrera (m. 26), Soldado (m. 26), Foulquier (m. 37), Domingos Duarte (m. 84) y Víctor Díaz (m. 88).

Incidencias: partido correspondiente a la vigésimo tercera jornada de LaLiga Santander, disputado en el estadio Wanda Metropolitano ante unos 60.000 espectadores.

1 Comentario

  1. Gran resumen de nuestro pobre atleti.
    El cholo debería darle una vuelta de intensidad al equipo o tendrán que ser los dirigentes quien le den una vuelta al cholo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here