No queda ya apenas emoción por el sprint final de la Premier League. Con 14 jornadas por jugar (42 puntos), el Liverpool tiene 19 puntos de ventaja. Le basta con ganar 8 de los 14, menos los puntos que se deje por el camino el City. En otras palabras, el Liverpool podría ser campeón en cinco o seis partidos. Si fuera una carrera de fondo, una maratón, el Liverpool entraría en el estadio con tiempo suficiente para pararse a recoger una bandera, hacerse algunas fotos, abrazarse a los entrenadores, levantar los brazos y aplaudir al público. Le daría tiempo a dar la vuelta de honor y pasar por la ducha antes de que su primer rival llegase al estadio.

Tendremos que mirar hacia otro lado si queremos una liga emocionante en Inglaterra, y en eso no suele fallar el Championship, dado a todo tipo de drama. Hace apenas unas semanas las cosas estaban casi tan claras como el título del Liverpool: Leeds y West Brom iban de la mano al ascenso, superando la decena de puntos sobre sus más directos perseguidores. Parece imposible que no asciendan, unos juegan el mejor futbol  —los de Bielsa— y otros tienen el equipo más experto de la categoría —el West Brom— plagado de veteranos curtidos en la Premier League. El Leeds United ya sufrió una caída de rendimiento dura la pasada temporada, cuando fueron cediendo desde el primer puesto hasta caer en el play-off. Que un equipo de Bielsa acabe agotado ni es nuevo ni sorprende para casi nadie, pero sí sorprende en el West Brom. Lo tenían ambos todo hecho, y sin embargo, de pronto, queda mucha tela por cortar.

Volvamos a imaginar una carrera de fondo, unos 3.000 obstáculos, por ejemplo. Por allí andan escapados, cómodos y marcando cada vuelta un tiempo mejor dos atletas superiores al resto. Los demás siguen con la mirada, sin que las piernas sean capaces de responder igual. Alguno hasta se cae en la ría. Los aficionados al atletismo habrán visto carreras así: los primeros tropiezan en un obstáculo, cuentan mal las vueltas o simplemente se quedan sin energía. Por detrás algunos corredores encuentran un ultimo gramo de fuerza y van remontando posiciones a toda velocidad. Alguno entra como un cohete, pero en quinta posición. Demasiado tarde. Lástima.

Pero como en la carrera por el ascenso a la Premier hay inicialmente seis premiados, las oportunidades se doblan: los dos primeros serán felices con su ascenso, equivalente a una medalla de oro —aunque a la hora de la verdad siempre prefieren subir como campeones—. Los cuatro siguientes jugarán un play-off en el que el estado emocional es el aspecto más importante: suele fracasar el equipo que perdió el ascenso directo, suele subir un equipo que llega remontando posiciones, se ha clasificado en los dos últimos partidos y lleva una dinámica de victorias imparable.

Adivinar ahora mismo qué clubes jugarán cada uno de esos papeles sería como adivinar el asesino en las cinco primeras páginas de una novela de misterio. Pero sí podemos identificar a algunos protagonistas, según la tabla:

1 Leeds, 55 +20
2 West Brom, 53 +18
3 Forest, 51 +12
4 Fulham, 49 +12
5 Brentford, 47 +22
6 Bristol City, 47 +3
7 Preston, 46 +8
8 Swansea, 45 +1
9 Millwall, 44 +3
10 Blackburn Rovers, 43 +6
11 Sheffield Wednesday, 42 +7
12 Cardiff, 42 -1

Como casi cualquier liga de Segunda División, la Championship es muy igualada y es difícil encadenar una racha de victorias larga. Ninguno de estos 12 equipos ha ganado sus cinco últimos partidos (el Bristol City ha ganado cuatro) y solo el Nottingham Forest se ha mantenido invicto (con dos empates). El West Brom ha sumado 2 puntos de 15 posibles.

Me sorprendería y mucho que Leeds y West Brom no fuesen finalmente los que ascendieran, y que este periodo fuese su último bache. Insisto en que unos presentan buen fútbol y los otros la plantilla más completa y experta. Del mismo modo, me sorprendería —aunque muy gratamente— ver al Nottingham Forest en la Premier League, porque no está jugando demasiado bien ni tiene jugadores que se hayan visto en estas situaciones. Quizá el no haber experimentado un fracaso en un intento anterior tenga un efecto de liberación mental al llegar a los partidos decisivos.

De ascender, el Nottingham Forest y la mayoría de los candidatos encontrarían muchas dificultades en la Premier League, pues la diferencia económica es cada vez más grande. Brentford, Millwall, Bristol City y Preston estarían en una situación similar. Las casas de apuestas les tendrían como favoritos numero 1 para el descenso. No es cuestión de lamentarse por obtener un éxito ni todos los augurios se cumplen, como está demostrando el Sheffield United esta temporada.

Como clubes,están mucho mejor equipados para ascender y mantenerse, además de los dos que lideran la tabla, el Fulham y el Swansea, cuyo paso por la Premier League es mucho más reciente, o el Sheffield Wednesday.

Es probable que algún equipo aun fuera de los doce primeros logre alcanzar la sexta plaza en un agónico sprint final y tenga un significativo numero de papeletas para triunfar al final. Creo y me gustaría que ascendiese el Leeds United, por ser un club grande e histórico, y por la curiosidad de ver el modelo de Bielsa en la Premier League. Tengo ganas de ver al Forest de nuevo en la primera categoría, también por su historia y fundamentalmente porque es mi club favorito en Inglaterra, pero creo que será en otra ocasión. Al Leeds le acompañará con casi toda seguridad el West Brom, aunque preferiría ver al Brentford, un equipo londinense que mejora un poco cada año y que quizá tenga la delantera más dinámica de la categoría. Sería bonito ver al Sheffield Wednesday y tener de nuevo el derby de la ciudad del acero, o al Preston North End, cuyas mejores fotos se tomaron en sepia y necesitan renovación.

En los próximos cuatro o cinco partidos la trama quizá nos permita eliminar algunos personajes, pero lo más probable es que el guionista de esta historia nos coloque algún personaje más y tengamos nuevas dudas. Volveremos a analizar el caos entonces.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here