Dudas en el Atlético, un Liverpool sobrado y de fondo… la Champions. Donde nada cambia y todo puede pasar. Salió derrotado el campeón del estadio que le vio levantar el preciado trofeo meses atrás.

La gran duda en el once de Simeone era Lodi. Por falta de confianza, por adaptación, por nivel defensivo… La gran duda fue el mejor del partido. A los 3 minutos ya puso el primer centro peligroso, lo que por desgracia, cohibido, nervioso o precavido, llevaba tiempo sin hacer por su banda. Todo lo contrario frente al equipo red en la ida de octavos de final. Serio, intenso, incorporándose con criterio desde atrás.

Un invitado habitual a cubrir su demarcación, Saúl, fue el encargado de marcar, otra vez, el 1-0 del partido a los 5 minutos. Centro de Koke, rechace muerto en el área pequeña y empuja el 8. Revisó el VAR. Estaba en línea con Van Dijk.

A partir de ahí, Cholismo. Del bueno. Orden táctico, intensidad, ayudas constantes y un cerrojo en el medio entre centrocampistas y delanteros para que el balón no llegase en buenas condiciones a Firmino y así evitar las carreras al espacio de Mané y Salah. Y lo consiguió. Tanto es así que el delantero de Senegal fue sustituido al descanso.

En el 25′ Firmino tuvo una ocasión tras parada de Alisson a Morata que acabó con un despeje fallido de Oblak en la propia que fue a parar a los pies de Salah, que devolvió el balón en fuera de juego a Firmino. Fue la única jugada en la que lograron tocar y destacar los tres delanteros. Por cierto, el remate del egipcio acabó despejado a córner por Felipe, de nuevo excelso como líder de la zaga rojiblanca. Vrsaljko y Lemar, sorpresas en el once de Simeone, cumplieron con la papeleta, en especial el francés, cuya sustitución al descanso sorprendió también precisamente por estar más lejos de lo normal de ser merecida.

En la segunda parte, con Mané y Lemar fuera y Origi y Llorente dentro, el partido perdió técnica, ganó músculo, y continuó con similares ocasiones que en la primera. Llegó a tener el Atlético dos amagos de contra recién comenzada la segunda mitad y no finalizó más por miedo a la respuesta del Liverpool que por no buscar el 2-0. Lógico cuando un equipo con tantas dudas, lesiones y falta de gol tiene que enfrentarse con el campeón e indiscutible líder de la liga inglesa. Un equipo sin apenas fisuras, con el mejor central del mundo, dos aviones en los laterales y un tridente demoledor.

Un cabezazo de Salah a centro de Joe Gómez, un inoportuno resbalón de Morata y un remate cerca del palo derecho de Oblak fueron las ocasiones más claras de ambos conjuntos. Lo intentaron desde lejos al final, sin suerte, Thomas, Lodi y Diego Costa, recibido por todo lo alto por un Metropolitano que dejó el pabellón en el mismo sitio animando a su equipo.

Fue como en las grandes noches del Calderón. Las que le faltan al Metropolitano. Tuvo una similar hace un año que acabó en tragedia en el partido de vuelta de Turín. Tuvo que aguantar un asedio infinito en 2016 frente al Bayern en Munich para defender otro 1-0 de Saúl. Ya le suena esta música. A Simeone. Al Atleti. A la grada. En el primer asalto consiguieron bajar el volumen del rock&roll de Klopp. Anfield será otra historia.

1 – Atlético de Madrid: Oblak; Vrsaljko, Savic, Felipe, Lodi; Koke, Thomas, Saúl, Lemar (Llorente, m. 46); Correa (Diego Costa, m. 76) y Morata (Vitolo, m. 70).

0 – Liverpool: Alisson; Alexander-Arnold, Van Dijk, Gomez, Robertson; Henderson (Milner, m. 80), Fabinho, Wijnaldum; Salah (Oxlade Chamberlain, m. 72), Firmino y Mané (Origi, m. 46).

Gol: 1-0, m. 4: Saúl.

Árbitro: Szymon Marciniak (Polonia). Amonestó al local Correa (m. 45) y a los visitantes Mane (m. 40) y Joe Gómez (m. 58).

Incidencias: partido de ida de los octavos de final de la Liga de Campeones disputado en el estadio Wanda Metropolitano ante 68.000 espectadores.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here