Desconozco si ha sido como respuesta a la tiranía del mercado, a la escalada de precios en los traspasos o a una decisión puramente deportiva y estratégica; el caso es que desde hace unos años (verano de 2013) con la llegada de Bale, Illarra, Morata, Isco y Carvajal, todos menores de 24 años, se adoptó un plan que consistía en la búsqueda de talento joven. Hoy el Madrid dispone de prácticamente una plantilla al completo de jugadores menores de 24 años, muchos de ellos cedidos. Pero, ¿cómo está siendo la temporada de estos nuevos valores?, ¿tienen futuro en el primer equipo?

 


Lunin


20 años, portero.

Por segunda temporada consecutiva el Madrid se ha equivocado al ceder al ucraniano a un equipo que no confiaba en él. Tras un año perdido en Leganés, su media temporada en Valladolid está siendo un nuevo chasco. Portero de grandes cualidades tanto físicas como técnicas, que ya ha sido cinco veces internacional con su país, todo apuntaba a que iba a ser el segundo portero de la plantilla detrás de Courtois el año próximo, pero dos cursos sin jugar convierten esa opción en un riesgo. Su llegada este verano sería una apuesta de difícil comprensión, pero Areola está cedido por el PSG.

 


Luca


21 años, portero.

Cedido al Racing. Titular indiscutible, lo que le está permitiendo un aprendizaje que, por ejemplo, Lunin no está teniendo. Luca ha asumido con naturalidad la responsabilidad de ser “el titular” . Rápido, ágil y de gran manejo con los pies (algo que a veces exagera), su temporada está siendo como la de su equipo, no muy buena, ya que ni él ni su defensa están dando seguridad a un club que camina por el pozo de la tabla y es el quinto más goleado de la categoría. No parece un candidato a volver al Madrid.

 


Achraf


21 años, lateral derecho.

Cedido al Dortmund. Juega en un equipo de ritmo altísimo y transiciones veloces en el que él aparece continuamente desde la segunda línea. Favre, su entrenador, le ha utilizado de lateral en ambas bandas y de interior derecho, con un rendimiento siempre más que aceptable. El marroquí ha ganado en experiencia, eso que ocurre cuando juegas los 90 minutos de todos los partidos posibles. Futbolista muy ofensivo en sus intenciones, la defensa del espacio y, sobre todo, su defensa en posicional es su punto débil. En ataque se muestra continuamente gracias a su gran físico, aunque sus envíos y sus últimos toques son muy mejorables, lo que genera alguna duda en equipos de largas posesiones y ataques en posicional y con poco espacio, que es como ataca el Madrid. Sin duda será recuperado y es una seria opción a pelearle el puesto a Carvajal.

 


Odriozola


24 años, lateral derecho.

En plantilla. El lateral donostiarra es una de las grandes decepciones del curso. Un lateral de cuerpo liviano, poco peso y baja estatura; es el típico extremo reconvertido al lateral. El vasco aporta velocidad y desequilibrio en ataque, pero lo hace de forma muy desordenada. En defensa, ya que carece de fundamentos defensivos, resta. Odriozola es aún futbolista sin hacer, muy lejos hoy de ser un lateral top, con virtudes basadas en su velocidad y su verticalidad, a las que le suma un relativo buen pie, pero con grandísimos problemas a la hora de defender su banda y de cerrar la defensa en los ataques por la banda contraria. No parece futbolista para el Madrid.

 


Mendy


24 años, lateral izquierdo.

En plantilla. Fichado este verano, el francés está demostrando ser un jugador fiable y resolutivo en defensa, con poderío físico y agresividad en los duelos. Ofensivamente, de momento, es más ruido que nueces. Se le nota falto de acoplamiento táctico y pese a tener un regate útil sus envíos al área, así como su toma de decisiones, son muy mejorables. En general su actividad en la banda tiene peso. Buen fichaje de futuro y presente.

 


Reguilón


23 años, lateral izquierdo.

Cedido en el Sevilla. El canterano está confirmando en el Pizjuán lo que ya apuntaba el año pasado con Solari. Reguilón es un lateral hiperactivo. Futbolista de movimiento y ruptura, buen defensor y súper dinámico en ataque. Vertical tanto con como sin balón, poseedor de un gran golpeo de la pelota, el de Villalba apunta a lateral de futuro en un grande y en la Selección. Este verano Zidane deberá decidir entre un Reguilón en alza con 23 años o un Marcelo decadente con 32 para acompañar a Mendy.

 


Militao


21 años, central.

En plantilla. El brasileño es un defensor que destaca por un fútbol muy físico, poderoso, agresivo y expeditivo, capaz de defender muy lejos del área, pero también con un poderoso juego aéreo para dominar esa zona, tanto en defensa como en ataque. Aunque dispone de un buen desplazamiento en largo del balón cuando no está presionado, su calidad técnica se ve muy comprometida ante presiones altas. Futbolista aún en fase de aprendizaje, de su evolución dependerá su rol en el equipo, es decir, si se puede afianzar como un titular o solo como un elemento válido en la rotación. Ser central del Madrid no es fácil, es una cosa muy, pero que muy seria, donde han fracasado jugadores como Samuel, Metzelder, Julio César, Rocha o Ruggeri. Militao, de momento, tiene enormes condiciones.

 


Vallejo


23 años, central.

Cedido en el Wolverhampton. Futbolista de gran personalidad, rápido, ágil y muy intuitivo, tras su buena temporada en Alemania todo hacía pensar que la temporada pasada el joven defensor podría tener su hueco como tercer central de la plantilla, pero las continuas lesiones musculares no se lo permitieron. Su cesión al Wolverhampton de la Primer League está siendo, como en el caso de Lunin, un desastre y el Madrid trata de cambiar esa cesión para que juegue minutos y negocia con Leganés y Granada. Necesita jugar para poder ser una opción de futuro, opción que cada día se ve más lejana.

 


Javi Sánchez


22 años, central.

Cedido en el Valladolid. Uno de los futbolistas con más futuro de la cantera blanca. Jugador de gran físico, casi 1’90 m, personalidad y calidad técnica, de notable juego aéreo y dureza en los duelos individuales. Una serie de lesiones han hecho que su paso por Pucela no esté siendo productivo, de ahí que el Madrid ya se valore un cambio de cesión. Con Solari el año pasado llegó a jugar en las tres competiciones con el primer equipo y se le ve como una clara opción de futuro, pero tiene que jugar. Todo apunta a que será cedido un año más para que juegue y su fútbol crezca.

 


Valverde


21 años, centrocampista.

En plantilla. El charrúa está siendo una de las sorpresas de la temporada. Un box to box con llegada, zancada y calidad técnica. Su presencia junto a Casemiro ha liberado a Kroos, dosificado a Modric y ha dado solidez al mediocampo blanco; tanto, que ha hecho olvidar el fichaje de Pogba. Con un juego que cada día nos recuerda más al Gerard del Liverpool, Valverde es ya una realidad en la plantilla y en el once titular de Zidane; apunta a futbolista para muchos años vestido de blanco.

 


Odegaard


21 años, centrocampista.

Cedido en la Real Sociedad. Sin duda la explosión de futbolista menos esperada y más sonora de la temporada. Jugando como interior derecho del 4-3-3 donostiarra, el papel de Odegaard es una mezcla de lo que en el Madrid hacen Kroos y Modric. Él ayuda en la base de la jugada para que la salida del balón sea limpia y bien basculada (Kroos), pero además sabe saltar líneas de presión con su regate y sus arrastres (Modric) y con ello hace girar al medio campo rival. Con un manejo exquisito del balón, la finta, el regate y una clara visión del juego, el noruego es sin duda una de las joyas de esta temporada y está llamado a ser el recambio de Modric en la plantilla blanca.

 


Kubo


18 años, centrocampista.

Cedido en el Mallorca. Con muchísimo más futuro que presente y más si pensamos en blanco. El japonés, futbolista fundamentalmente de talento, está llamado a ser, como en el caso de Odegaard, el enlace que maneje la transición ofensiva de su equipo. Poseedor de una gran técnica individual y de un solvente manejo de los tiempos cuando tiene el balón, a Take le penaliza su edad, no por inteligencia futbolística sino por físico. Hoy, y pese a ser centrocampista, en la élite solo puede actuar como falso extremo derecho ya que carece de físico para esa ida y vuelta que se necesita en la posición de volante. Como talento le sobra, sus opciones de llegar a la plantilla blanca pasan por su desarrollo atlético y el tiempo que tarde en ello. Todo apunta a que su futuro a corto plazo pasa por un par de años de cesiones.

 


Alberto Soro


20 años, centrocampista.

Cedido en el Zaragoza. Pertenece a ese perfil de futbolista que sorprendentemente tanto gusta a la secretaría técnica del Madrid. Soro en un centrocampista zurdo, frágil, de poco físico, ágil, dinámico, de buena técnica y visión ofensiva del fútbol, que se mueve mejor en la media punta y al que le cuesta asumir físicamente ese ida y vuelta de un volante, es decir un jugador similar a Odegaard, Take o Asensio. Su comienzo de temporada ha sido muy irregular y le ha costado entrar en el once titular, del que ahora sí parece ser pieza básica. Su futuro, al menos a un año vista, no parece el primer equipo blanco y sí pasar un año más cedido y jugando en Primera División, categoría donde aun no se le ha podido evaluar.

 


Ceballos


23 años, centrocampista.

Cedido en el Arsenal. El utrerano es un todocampista de calidad que tras dos exhibiciones en dos Eurocopas Sub-21 y habiendo sido internacional absoluto en nueve ocasiones poco tiene que demostrar fuera de la plantilla blanca. Dani es un futbolista en el que se cree o no se cree y al que hay que dar el mando de un equipo; la única duda es si con 23 años está capacitado y ha madurado o no para llevar un portaaviones como el Madrid. Todo apunta a que su juego no es del gusto de Zidane y eso, sumado a que su año en Londres está siendo muy decepcionante, al renacimiento de Isco, más las explosiones de Valverde y de Odegaard, nada ayuda a apostar por su regreso a la plantilla blanca.

 


Óscar


21 años, centrocampista.

Cedido en el Leganés. Al canterano madridista no le ha costado brillar en el club pepinero. Óscar es un fino volante derecho, con visión de la jugada, buena técnica y un demoledor golpeo del balón que con apenas 21 años ya está en la lista de varios de los clubes más importantes de la Liga. En Leganés ha curtido su juego y sobre todo su físico, convirtiéndose en un potente volante de ida y vuelta. Su posición en el Madrid, volante derecho, está llamada a ser ocupada por Valverde u Odegaard en los próximos años, así que su vuelta a la casa blanca parece muy complicada, aunque hablemos de un jugador que va a hacer una carrera muy importante en la Liga española.

 


Jaime Seoane


21 años, centrocampista.

Cedido en el Huesca. Volante de calidad y trabajo, su fútbol es el de un típico centrocampista de la cantera blanca, es decir, buen trato de balón, técnica afinada, intención ofensiva y visión de juego, pero con ese toque de fragilidad que suelen arrastrar en sus primeras apariciones en la élite los jugadores crecidos en Valdebebas. En Huesca le está costando entrar en el once titular y de momento su temporada no está siendo brillante. No parece que su futuro a corto plazo pase por la primera plantilla y sí por otra cesión donde pueda madurar más.

 


Brahim


20 años, centrocampista.

En plantilla. Cuando con 14 años el Manchester City fichó a Brahim de la cantera del Málaga se llevaba al talento infantil más importante del fútbol español. Debutó con el equipo en Premier con 17 años y fue internacional Sub-21 con apenas 18. Su juego siempre se ha comparado con el de Messi. Brahim es un mediapunta muy habilidoso, con un gran dominio de ambas piernas, ágil, rápido y con la capacidad de eliminar futbolistas con el regate, algo que empieza a ser una rara avis. El año pasado dejó muy buenas actuaciones tanto en la etapa de Solari como en la de Zidane. Las lesiones en pretemporada marcaron su inicio de curso, y le han colocado en la lista de posibles cedidos en esta ventana invernal. Brahim, como todo jugador de 20 años, necesita jugar para madurar su fútbol, y todo apunta a que su futuro más cercano no está en la plantilla del primer equipo sino en una cesión.

 


Mayoral


22 años, delantero.

Cedido en el Levante. Borja Mayoral es el ejemplo típico de delantero centro de la cantera del Madrid. Todo ariete que asciende desde juveniles en la cantera blanca como Aguilá, Losada, Mista, Tote, Portillo, Riki, Aranda, Negredo, Soldado o Morata, exhiben un CV como goleadores que asusta, pero no siempre esos goles juveniles son reales al extrapolarlos a la élite. A Mayoral le subieron demasiado pronto al primer equipo y durante dos temporadas ha sido un daño colateral a la titularidad indiscutible de Benzema con Zidane. Jugador de clase y buenos movimientos, sus registros goleadores no avalan su vuelta a la primera plantilla.

 


Vinicius


19 años, delantero.

En la plantilla. El brasileño apareció por sorpresa como una falsa realidad que poco a poco ha ido desinflándose. Vinicius es un futbolista vertical y encarador, más potente que hábil, pero sobre todo un jugador irregular en sus acciones. Que el futuro del extremo abra un debate muy enfrentado es hasta cierto punto lógico. De entrada, su posición ideal es la misma en la que juega Hazard; además, su rendimiento este año ha sido, hasta el momento, el de un jugador atropellado, impreciso y muy superado por su propia situación. Hoy parece más un candidato a salir cedido y que gane minutos y tranquilidad en un equipo sin tanta presión que a poder ser útil jugando pocos minutos; y ahí está la clave: tener a un chico de 19 años de suplente, sin jugar y hasta relegado a la grada, no parece una forma idónea de que progrese.

 


Rodrygo


19 años, delantero.

En la plantilla. Como le ocurre a Take Kubo, su edad es ahora su gran enemigo y, como el japonés, no por falta de calidad. El brasileño tiene una evidente desventaja física que no puede equilibrar con su talento. Cuando no está presionado por un defensor, Rodrygo siempre mejora la pelota que le llega, posee un muy buen trato de balón, un buen golpeo y mucha visión del juego, pero pierde 9 de cada 10 envites con cualquier defensa si este le encima. Aventaja a Vinicius en su utilidad en banda derecha, zona que tampoco parece ser la ideal para él, pero al igual que su compatriota no jugar de continuo con 19 años más parece un freno que una forma de evolucionar a un futbolista.

 


Jovic


21 años, delantero.

En plantilla. Ni la epidemia de lesiones en la delantera blanca han logrado que el serbio entre con una presencia sólida en las rotaciones, donde su media es de 8 a 10 minutos por partido, así que solo las bajas en esta Supercopa, con Hazard, Bale, Benzema, Lucas Vázquez y Asensio fuera de servicio, han hecho que aparezca en el once. Jovic es hasta el momento la gran decepción en cuanto a los fichajes de este verano. Avalado por más de 20 goles en la Bundesliga el año pasado, de él se esperaba hambre, una agresividad ofensiva y una calidad en el remate que no aparece por ningún lado; al contrario, y tras seis meses de su llegada, lo que vemos es a un futbolista extrañamente despistado y fuera de foco, del que se empiezan a dudar si su calidad y su estilo de juego son las de un jugador del Real Madrid.

 


De Frutos


22 años, delantero.

Cedido en el Valladolid. Extremo rápido, con buen manejo del balón, trabajador y con llegada. Al canterano le está costando adaptarse al salto de 2ªB a Primera División. Futbolista que podría tener el perfil en la plantilla que ya tuvieron y tienen jugadores como Callejón o Lucas Vázquez, su cesión está siendo un fracaso y todo apunta a un cambio de aires que desde luego no le traerá al Bernabéu.

De Frutos: 22 años, delantero. Cedido en el Rayo. Extremo rápido, con buen manejo del balón, trabajador y con llegada. Cedido de inicio al Valladolid, al canterano le ha costando adaptarse al salto de 2ªB a primera división, de ahí que en esta ventana invernal haya sido cedido al Rayo Vallecano. Futbolista que podría tener el perfil en la plantilla que ya tuvieron y tiene jugadores como Callejón o Lucas Vázquez, su cesión ha sido un fracaso, y hay que ver como evoluciona esta segunda opción en Vallecas. De momento su futuro no parece pasar por el Bernabeu.

 


Cristo


22 años, delantero.

Vendido al Udinese. El Madrid se guardó dos años la opción de recompra del tinerfeño, ya que se cree que puede tener una explosión como futbolista. Talento le sobra. Cristo es un delantero que puede jugar tanto de 9 como caído a banda y hasta en la media punta. Rápido, de gran regate, muy imaginativo y con buenos movimientos tanto dentro como fuera del área. Los italianos le han cedido al Huesca para mantener su evolución, pero le está costando entrar en la dinámica de juego del equipo. Con lo que está haciendo este año no parece que vaya a volver a vestir de blanco.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here