El equipo de Zidane ya se ha soltado, ya no es ese equipo sujeto por alfileres de principio de temporada. Atrás quedan los días que todo salía, o no, pero nada parecía estar bien fijado, casi todo parecía improvisado o casual, tanto lo bueno como lo malo. Hoy, los de Zizou forman un grupo imperfecto al que le faltan aún cosas, alguna importante, aunque varias de ellas aparecerán con la vuelta de Hazard. Me temo que otras no llegarán hasta que este verano Florentino le dé una nueva vuelta de tuerca a la plantilla tirando de talonario, pero en muchos aspectos, ya son un grupo reconocible.

En la Romareda, se pudo apreciar que los del francés ya navegan con viento a favor sabedores de dónde está su fortaleza y dónde deben poner el foco de su esfuerzo. La principal diferencia entre este Madrid que vimos anoche, y el de principio de temporada, es fundamentalmente defensiva. Ante los maños, el Madrid comenzó apretando mucho arriba con una buena presión, lo que hizo que el Zaragoza cometiera innumerables errores en las entregas. Los blancos son un equipo que carece de delanteros autosuficientes capaces de inventarse ocasiones de gol, solo Vinicius, y de una forma un poco atropellada, genera ese desequilibrio, así que tuvo que ser la presión adelantada y los robos que propició cerca del área lo que generase esas ocasiones.

Zidane montó de inicio un falso 4-3-3. A Areola le acompañaban en defensa los presuntos titulares, Carvajal, Varane, Ramos y Marcelo, aunque al brasileño se le está empezando a poner cada día más cara de suplente. En el centro, Kroos comenzó jugando de medio centro, con Valverde y James en sus costados, pero muy pronto ese dibujo dejó paso a un doble pivote del uruguayo con el alemán, mientras James se movía en la derecha entre el carril del 8 y la media punta. En la izquierda del medio campo se situó un Marcelo adelantadísimo, al que se le volvió a olvidar que juega de lateral. En punta Vinicius y Lucas Vázquez ocupaban las bandas trabajando muchísimo en fase defensiva, y Jovic ocupaba el eje del ataque. El Madrid pronto se instaló en campo contrario, pero le faltaba esa cadencia de pases que te dan karim, Modric e Isco para asentar su fútbol, no había una gran circulación del balón que afianzase ese dominio posicional. Sin embargo, la buena presión hacía que el balón se recuperara pronto y siempre estuviera en poder de Kroos.

El alemán, con dos asistencias, puso a Varane y a Lucas de cara a la portería de Ratón, y con 0-2 en media hora el partido tomó un evidente perfil blanco, y aunque en la segunda parte el equipo de Víctor Fernández achuchó en algún momento, sobre todo con la entrada de Luis Suárez, el Madrid apenas pasó apuros, y por pura inercia hizo otros dos goles más. En esa segunda parte apareció el evidente cambio que se ha producido en el juego de los blancos: hasta octubre/ noviembre, hablábamos de un equipo al que le hacían más de un gol por partido, con el añadido, de que con apenas dos remates se hacía diana en la portería de un Courtois señaladísimo. Hoy, el Madrid camina por la Liga como el equipo menos goleado de Primera, algo que no es baladí si pensamos que existe un equipo con Simeone de entrenador y Oblak de portero.

Atrás no todo fueron buenas noticias, Marcelo volvía a salir muy señalado de este partido, ya que todo el peligro de los maños llegó por su banda, zona que como tantas otras veces se olvidó de defender. Pero si en defensa la cosa pinta bien o muy bien, en ataque y pese a los engañosos 4 goles, aún queda mucha tela que cortar. Hay una ausencia absoluta de desborde, solo Vinicius se atreva a buscar 1×1, pero necesita tener espacio y las continuas subidas de Marcelo le taponan la salida por dentro, con lo que pierde la opción del engaño al no poder amagar con salir por ambos perfiles. Tampoco hay llegada hasta la línea de fondo, zona donde el pase o el balón colgado se carga de entidad y veneno, nadie da esa opción, y tanto Marcelo en la izquierda, como toda la banda derecha, o sea, Carvajal, James y Lucas Vázquez, abusan del centro lateral, pese a contar únicamente con un rematador en el área, Jovic, siempre en inferioridad numérica. La victoria muestra que este equipo tiene entidad, que camina con rumbo claro ya subido en una dinámica positiva. Sin duda, es un grupo que puede competir por todo ante cualquiera, pero al que le faltan argumentos sólidos e importantes.

Zidane: Volvió a mover la alineación con esa política suya tan peculiar, y por ejemplo Vinicius, que no había ni viajado a Valladolid, fue titular. Su equipo lleva viento en las velas y cualquier decisión que tome parece funcionar si miramos al marcador. Sin duda hubo cosas que tendrá que corregir, creo que en algún caso más con un cambio de protagonista que con decisiones tácticas, hablo de Marcelo o Jovic como ejemplos más sangrantes, pero también de un James perdido. Sin desborde, sin profundidad y fundamentalmente y sobre todo, sin apenas remate de sus delanteros, está claro que tendrá que regresar Hazard para que Zizou disfrute de ciertos aspectos que el belga te da. En verano tendrá que acertar con algún regreso y alguna compra, porque esto y lo vimos ayer, va de meter goles y no como alguno cree, de sumar pases.

Areola: En la línea de Courtois, dejó su meta a cero. Hizo dos grandes paradas, sobre todo un 1×1 ante Luis Suárez, que paró con el pie. Se mostró firme y seguro sobre todo por alto, dando muestras de mucha confianza.

Carvajal: Poco a poco parece que va mejorando. Fuerte y agresivo en defensa, en ataque participó mucho, aunque no terminó de cerrar ese último pase con acierto. Físicamente parece estar un paso por encima de hace una semanas, y eso en él es básico.

Varane: Se marcó un partido sobresaliente, gol incluido, pero sobre todo destacando en defensa, donde se mostró inabordable, además tomó ciertas iniciativas con el balón que se agradecen. La salida de Suárez le obligo a un plus de atención. Por cierto, ojo a este jugador, Suárez, al que apodan el bisonte, que con 22 años dejó muestras de mucha calidad, y que en Zaragoza ya lleva 14 goles en 21 partidos, aunque esta vez se topase con un Varane imperial.

Ramos: Centrado, serio y sin despistes. El capitán hizo un buen partido, jugando a un nivel de jerarquía que condiciona a los rivales. De nuevo supo poner la defensa a la altura necesaria para poder efectuar esa presión alta. Lleva casi dos meses jugando a un gran nivel.

Marcelo: Al lateral se le está poniendo cara de Flamengo el año que viene. Jugó adelantadísimo y su oferta ofensiva fue muy precaria. En defensa volvió a recordar el boquete que tenía el Madrid en esa banda el año pasado. Posicionalmente, tapó en demasiadas ocasiones la salida por dentro de Vinicius, ahogándole sobre la línea.

Kroos: No acertó en la elección de los tacos y eso le costó en los primeros minutos algún resbalón innecesario. Comenzó jugando en el eje, pero antes de la media hora Zizou colocó a Valverde en esa posición y él se movió con comodidad por la izquierda. Poco a poco se hizo con los mandos del partido para terminar siendo el mejor jugador blanco.

Valverde: Le costó entender su posición en el campo, y estuvo menos brillante que en otras ocasiones. Cometió algunos errores en las entregas en balones sencillos y como se mostró muy disciplinado posicionalmente, apenas si dejó un par de sus arrancadas. No fue uno de sus mejores días.

James: Otro de los señalados. Dejó tres o cuatro pases de calidad, pero apenas si tuvo peso en el partido. Está a años luz del jugador que fichó el Madrid y desde luego, jugando así difícilmente se va a ganar un sitio entre los fijos. Perdido y sin recursos, a punto de cumplir 29 años, su descenso como futbolista y lo que apuntaba cuando salió del Mónaco es tremendo.

Lucas Vázquez: Su nombre es sinónimo de trabajo y esfuerzo, pero por muy bien que hable de él su entrenador, Lucas tiene que sumar más cosas en este equipo o no tendrá sitio. Hizo un buen gol y muchos kilómetros, pero donde el Madrid necesitaba desborde y regate, él ponía trabajo defensivo.

Jovic : Nada, de nada, de nada. Es imposible analizar su partido porque no tocó el balón… Que Raúl de Tomás lleve tres goles en tres partidos desde que volvió a la Liga o que Mariano no juegue ni un segundo, viendo los partidos del serbio… es para analizar mucho alguna cuestión del mundo del fútbol.

Vinicius: Inició el partido con ritmo y desparpajo. Marcelo, jugando tan arriba, le estranguló en su opción de salir por dentro, pero aun así, fue de lo más brillante de la primera parte, donde además sumó trabajo defensivo. Un gol y muchas ganas, aunque algunas de sus jugadas son más ruido que nueces. Le sobró algún adorno innecesario en algún control con el partido decidido que se puede interpretar muy mal.

Cambios

Nacho: 30 minutos para dar descanso a Ramos. Apenas si tuvo trabajo.

Brahim: Destila clase cada vez que toca la pelota. Una pena que juegue solo 15 minutos… cuando juega.

Benzema: Fue salir y solo en la primera jugada tocó la pelota más veces que Jovic en todo el partido. Hizo un gol y estuvo cerca del doblete con un disparo cruzado. Sus 17 minutos y su gol le darán confianza, llevaba casi dos meses sin marcar, pero sin duda son una losa para el serbio.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here