Lo anunció TMZ y costaba creerlo. Pero era cierto. Kobe Bryant, de 41 años, ha muerto en un accidente de helicóptero en la ciudad de Calabasas, a 45 kms de Los Angeles. «Kobe viajaba con nueve personas en su helicóptero privado cuando se cayó y se produjo un incendio. El personal de emergencia respondió y hasta 50 personas acudieron al rescate, pero nadie a bordo sobrevivió. Se confirma la muerte de las nueve personas. Nos comunican que Vanessa Bryant, la esposa del exbaloncestista, no estaba entre los que se encontraban a bordo. La causa del choque está bajo investigación».

Al poco se supo que entre los fallecidos sí estaba la hija mayor de Bryant, Gianna, de 13 años a la que se había visto junto a su padre en algunos partidos de la NBA y que era una jugadora de baloncesto en ascenso.

A Kobe Bryant le sobreviven su esposa Vanessa y tres de sus cuatro hijas: Natalia (17 años), Bianca (3) y su recién nacida Capri, de siete meses. 

Kobe, considerado uno de los mejores jugadores de baloncesto de la historia (seis anillos, MVP de dos finales, MVP de la Liga en 2008 y 18 veces All Star, dos números retirados en los Lakers, el 8 y el 24) , había sido noticia hoy mismo porque LeBron James le había adelantado como tercer máximo anotador de la NBA. Kobe le había felicitado con un mensaje en Twitter: «Continuar llevando al baloncesto cada vez más alto con la figura de KingJames. Respeto mucho a mi hermano #33644». LeBron, en homenaje al mítico jugador de los Lakers, escribió «Mamba 4 Life» en las zapatillas que utilizó para batir el récord.

Los éxitos de Kobe Bryant no terminaban en la cancha de baloncesto.En 2018 fue uno de los protagonistas de la noche de los Oscar al recibir de manos de Mark Hamill (Luke Skywalker) la estatuilla al Mejor Corto de Animación por Dear Basketball (Querido Baloncesto), un film de cinco minutos basado en su amor por el deporte que escribió en 2015, un año antes de poner fin a dos décadas de carrera profesional, siempre con la camiseta de Los Angeles Lakers.

Al recibir el premio, Kobe quiso agradecer la actitud de los jugadores de baloncesto que se manifestaban en contra de las políticas del presidente Donald Trump. «Como jugadores de baloncesto se supone que debemos callar y driblar. Pero estoy contento de que hagamos un poco más que eso. Gracias a la Academia por este maravilloso honor. Si soy honesto tengo que reconocer que me siento mejor que al ganar un campeonato, se lo juro».

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here