Ayer el Madrid se enfrentó a uno de los equipos más complicados a los que te puedes enfrentar en la Liga española. El Getafe de Bordalás es posiblemente el equipo que mejor juega sin balón de todo el campeonato. El técnico getafense ha creado un plan capaz de adaptarse con naturalidad a la propuesta que le presente el  rival, independientemente de sistemas, dibujos e ideas de juego.

Con un 4-4-2 en bloque alto, en el que sus dos delanteros, hoy Mata y Ángel, son los que marcan la altura defensiva, el equipo azulón destaca por su agresiva presión alta. Presión absolutamente asfixiante, que llevan a cabo sin reservas, y el permiso táctico de realizar cuantas faltas sean necesarias siempre que sean en campo rival. Ante esa idea ya conocida, Zidane optó por un 4-4-2 con: Courtois; Carvajal, Varane, Militao, Mendy; Casemiro, Modric, Kroos; Isco, Bale y Benzema. Jugar con ese medio campo era una clara presentación de intenciones. Zizou quería dominar el partido desde el balón y el posicionamiento. El malagueño, que inicialmente partía desde la izquierda, se encargaba de atacar la espalda de Arambarri y Maksimovik, el doble pivote azulón, con una clara apuesta por escalonar así la cadena de pases. El problema es que ante esa agresiva  presión, el Madrid fue una y otra vez víctima de sus propias carencias, fundamentalmente en la jerarquía con balón de sus defensas, y sobre todo, de su pareja de centrales, Varane y Militao, a los que se les ha visto continuamente ahogados y sin respuestas. Tampoco ha ayudado la ya consabida torpeza de Casemiro a la hora de recibir y girarse, para intentar dividir y saltarse una de las feroces líneas de presión de los de Bordalás. La primera parte fue una rotunda victoria del plan de los de casa, y si no se reflejó en el marcador fue porque el Madrid tiene un porterazo, y porque a veces el destino te devuelve lo que un día te negó, como los tres palos ante el Athletic.

En el descanso Zidane tiro de libreta, como es típico en él no se complicó, “si nos cuesta salir jugando en corto, juguemos en largo”, y así empezó la segunda mitad, con la pelota sobrevolando la cabeza del medio campo blanco y con los del sur de Madrid sin saber a quién presionar. El partido, que más parecía un partido de voleibol, era un canto al salto y el cabezazo en cualquier zona del campo, lo cual no parecía la mejor opción para un equipo supuestamente más dotado técnicamente. Pero sin duda con esa respuesta el encuentro se igualó. Además, lanzar una y otra vez balones al área madridista convertía a los dos centrales blancos en héroes inexpugnables, cuando por fútbol, eso en lo que los de Zidane deberían ser diferenciales, hoy apuntaban a villanos.

Una cantada de Soria en un balón alto, y un despiste en la marca, impropio de la defensa del Getafe en otro nuevo balón colgado, señalaron a Varane como el hombre del partido, cuando sin duda quien lo había sido fue Courtois, que con tres paradones, mantuvo de nuevo su puerta a cero.

Ganó el Madrid en un terreno minado, donde salir a jugar al fútbol te puede penalizar si no estás acertado, y sobre todo, si tu mecánica para salir jugando desde atrás es tan pobre como la que presentó el equipo blanco en Getafe. Tres puntos en zona de guerra, donde pocos equipos van a puntuar si vienen a jugar al fútbol, eso si, el Geta algo debe mejorar ante equipos que le jueguen como el Madrid en la segunda parte, o sea lanzar balones al los puntas, pues sin nadie a quien presionar, el Getafe es muy poca cosa.

Zidane tiene que asumir algunas cuestiones como básicas y darles respuesta inmediata. Cuestiones como son los problemas que tiene el equipo ante presiones altas, y algo que ya es evidente, y es que Benzema aparte, la delantera blanca no le da nada a este equipo, ni juego ni goles. Que el Madrid se juegue los títulos este año con Bale, Vinicius, Rodrygo y Jovic pinta mal…mucho tienen que hacer Hazard y Karim este final de temporada.

Courtois: Otro partidazo del belga que volvió a dejar su puerta a cero, y para ello tuvo que realizar tres grandísimas paradas. Su temporada va de menos a más, muy a más.

Carvajal: Cucurella se lo comió con su presión en la primera parte, obligándole a gestos con el balón impropios de un jugador de su categoría. Aguerrido en defensa, apenas si aportó nada en ataque. No es fácil jugar si te hacen falta tras falta, pero Carvajal es internacional y debe sobreponerse a estos decorados y aportar.

Varane: Su primera parte fue un canto a la impotencia, lo que le estaba convirtiendo en uno de los señalados del partido, con una falta de jerarquía con el balón muy preocupante. El plan ofensivo azulón, de balones colgados al área, le hicieron dominar en defensa. Dos cabezazos en ataque dan un lustre a un partido con muchos momentos muy oscuros.

Militao: Como el francés, el brasileño iba para señalado en un partido donde sus problemas para jugar la pelota se hicieron muy evidentes. Al igual que Varane, que el Getafe se pasase 90 minutos colgando balones al área le facilitaron su trabajo en defensa, donde se mostró dominante y agresivo.

Mendy: Mucho físico para defender y subir la banda, pero muy dudosa su aportación en la circulación de la pelota, donde combina gestos casi malabares, con errores en las entregas muy llamativos. Zidane deberá inventar algo para equilibrar lo que el triangulo Ramos-Marcelo-Kroos te daba y con él no te da, menos aun si Ramos no juega.

Modric: Fue el centrocampista del Madrid que más y mejor quiso jugar la pelota, gracias a que su técnica individual se lo permite en esa gama de controles-fintas tan suyos. Pese a su buen partido, su peso los noventa minutos no fue el habitual y en muchísimos momentos se vio muy superado por la presión- falta de los de Bordalás, y la cantidad de balones aéreos que disputó en su zona.

Casemiro: Otro devorado por la presión getafense. Casemiro apenas si aportó con el balón y se limitó a su trabajo de barrendero en medio campo, aunque hoy el equipo necesitase algo más de él con la pelota. Cuando se habla de un jugador para dar descansos y rotaciones  a Casemiro, igual partidos como el de ayer, que son una muestra de lo que te puedes encontrar en Europa, te aclaran el perfil del jugador que el Madrid debería traer, ya sea ahora o en verano.

Kroos: Sin socios en medio campo con los que tejer su juego de pase-pase, el alemán apenas si disfrutó de opciones para triangular. Mal partido de un jugador que necesita “amigos” con los que jugar al fútbol y no un partido de voleibol.

Bale: A los 12 minutos Nyom ya le había hecho 4 faltas, y eso para el galés es un decorado que no le va. Desaparecido 90 minutos en un partido infame donde no aportó ni una sola jugada de calidad, y falló al más puro estilo Vinicius las dos claras que tuvo… dejó un gran pase a Valverde en el minuto 95´ para recordarnos que seguía en el campo.

Benzema: Dos controles de crack y poco más… hoy el equipo no le dio nada a él, pero él tampoco le dio nada al equipo.

Isco: Activo y queriendo siempre la pelota, el partido de choques y saltos de cabeza terminó por sacarle del juego. Muy trabajador pero insustancial.

Suplentes:

Valverde: Jugó 20 minutos y pese a que salió con todo resuelto, dejó claro que ya es algo más que un número en la rotación como lo son Rodrygo, Vinicius o Jovic. Su carrerón  en la última jugada, y su falta de egoísmo con asistencia a Modric definen a este futbolista.

Vinicius: Cada partido que juega nos muestra más a un jugador que se está desvaneciendo, y que si juega es porque sorprendentemente en un equipo como el Madrid, no hay otro. Necesita una cesión donde juegue 90 minutos partido tras partido, en un equipo sin la presión del Madrid.

Jovic: Juega poco y demuestra menos…¿dónde estaba en el gol de Modric? Pues eso.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here