Dicen que la experiencia es la madre de la ciencia y Florentino Pérez se lo suele aplicar para el mercado de invierno. Su Madrid no ha acertado jamás con esta ventana y los fichajes que han venido con él de presidente jamás fueron solución para enderezar la temporada. Repasando los nombres: Gravesen, Cassano, Cicinho, Adebayor, Diego López, Lucas Silva y Brahim (que ojalá explote)… Da hasta miedo que el mandamás merengue coja la chequera mientras hace frío.

Pero tampoco se trata de cargar las tintas sobre Florentino y sus secretarías técnicas. Huntelaar o Faubert son nombres que tampoco avalan el éxito del Madrid a la hora de elegir sus objetivos en esta ventana. Y esos no son fichajes suyos. Siendo justos, habría que remontarse a 2007, cuando llegaron Marcelo e Higuaín. Trece años después, mejor no reclamar medallas para la dirección deportiva entre diciembre y enero. Sus decisiones no han sido acertadas.
Pero esto no es óbice para echar la culpa al muestrario disponible para este mercado, sino tiempo de reconocer que han sido meteduras de pata. Luis Suárez, Rakitic, Matic, Barzagli, Alves, Davids o Diego Costa pueden dar fe de que quien se ha equivocado es el Madrid y no lo que ofrece el mercado de invierno.

Así que Florentino no debería renunciar a corregir problemas evidentes de la plantilla actual si es que quiere atornillar la competitividad del Madrid hasta que llegue el buen tiempo. Situaciones como las de Mariano (hasta ahora con algo mas de importancia que los conos de entrenamiento), Brahim y Odriozola, amén de solucionar los errores manifiestos en las cesiones de Vallejo y Lunin, deberían ser prioridades antes del 31 de enero.

De la misma manera, hay dos tragedias posibles para el Madrid de este año: que se haya elegido mal el estudio de arquitectura para reformar el Bernabéu y que se lesione de gravedad Casemiro. No sé cuál de las dos sería peor.

Por tanto, teniendo claro que encontrar gol y magia es difícil en esta ventana, hacerse con un pivote defensivo de calidad no debería ser un trabajo de Hércules. Prioridad uno para el equilibrio del equipo y algo que seguiría permitiendo ver al mejor Valverde en box to box, y no teniendo que hacer de Casemiro. Perder quite y llegada, a la vez, es algo inasumible cuando también se ha perdido gol respecto al pasado.

Y como tampoco andamos sobrados de volantes, porque James e Isco no lo son, el problema se agrava. Hablamos de dos grandes tres cuartistas obligados a ser jugadores de dos mitades de campo. Un interior del corte Eriksen (el mismo Eriksen, a ser posible) le vendría de perlas a Zidane.

Entendemos que lo del gol tiene mala solución en invierno. En este periodo no te van a vender a Kane, y las soluciones tipo Haaland o Piatek no parecen más seguras que la de Jovic en la recámara, pero lo del pivote defensivo y lo del volante, son deberes que tendría que autorizar Florentino. Si pueden ser ambas cosas, mejor. Si es sólo una, el Madrid tendrá, al menos, un punto más de competitividad. Si se dejan las dos sin hacer, toca rezar por las piernas de Casemiro y por las buenas rotaciones de Modric. Llega la hora de que Florentino acierte en invierno.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here