Roger Federer lo ha ganado todo, pero nunca lo había ganado así. El suizo protagonizó en el Open de Australia una gesta difícil de olvidar. Ganador de 20 Grand Slam, salvó siete bolas de partido antes de imponerse al estadounidense Tennys Sandgren por 6-3, 2-6, 2-6, 7-6 (8) y 6-3. «A veces uno tiene suerte. Solo esperaba que él no hiciera un winner. Pensaba que si perdía uno o dos puntos de partido, ¿quién sabía lo que podía a pasar? Creo que tuve una suerte increíble hoy», declaró Federer, que sufrió molestias en una ingle durante el partido.

“A medida que avanzaba el partido, comencé a sentirme mejor y solo intenté jugar. No pedí la presencia del fisio porque me parece era demostrar un síntoma de debilidad. Creo en los milagros. Podía llover … Todavía estoy de pie aquí y obviamente estoy muy feliz».

Federer volvió a rozar la eliminación, ya que en tercera ronda, ante el local John Millman, tuvo que remontar un 4-8 en el desempate del cuarto set para seguir luchando en el quinto y conseguir la victoria.

La relativa facilidad con la que el jugador suizo ganó el primer set y, sobre todo, las dificultades del estadounidense para hacer valer su principal arma, el servicio, hicieron atisbar un partido sencillo para Federer. Sin embargo, Sandgren cambió todas las previsiones tras apuntarse los dos siguientes asaltos por un doble 6-2 que dejó al veterano jugador suizo contra las cuerdas.

Ambos jugadores, conscientes de la delicadeza del momento, se centraron en conservar su servicio y mandar la resolución del partido al desempate, después de que Federer salvara tres pelotas de partido con el último juego al saque del estadounidense. Cuatro oportunidades más desperdició el número cien de la clasificación ATP para que el campeón de veinte grandes se adjudicara el parcial en su segunda oportunidad por 7-6 (8).

Sandgren no se rehizo del golpe moral tras no sentenciar ninguna de las siete pelotas de partido que tuvo y Federer, quien atravesó dificultades físicas tras la conclusión del cuarto set, se apuntó el quinto set por un cómodo 6-3.

Tras la victoria del de Basilea, una nueva batalla contra el serbio Novak Djokovic se atisba en el horizonte, en semifinales, en el caso de que el balcánico se imponga en su duelo de cuartos de final al canadiense Milos Raonic.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here