Novak Djokovic va camino de su 17º Grand Slam, lo que pondrá en riesgo el récord de Roger Federer (20 títulos) y las aspiraciones de Rafa Nadal (18), que siempre ha soñado con alcanzar al suizo. El tenista serbio, de 32 años, venció a Federer, de 38, en la primera semifinal del Abierto de Australia por un incontestable 7-6 (1), 6-4, 6-3, en dos horas y 18 minutos de juego. Djokovic se clasifica para su octava final en Australia y buscará el domingo su octavo título contra el ganador del duelo entre Alexander Zverev y Dominic Thiem; de ganar, arrebatará a Nadal el primer puesto del ránking mundial.

Consciente de su actual inferioridad y de sus limitaciones físicas, Federer, seis veces campeón en Australia, planteó un partido casi suicida. Salió en tromba con la intención de sorprender a Djokovic y acortar en lo posible el partido. Y pareció conseguirlo. Se puso 5-2 y saque, justo antes de que diera comienzo la furiosa reacción del serbio, que terminó por llevarse la primera manga en el tie-break. Desde entonces, Federer fue perdiendo terreno (y moral) ante el juego sin fisuras del Novak, que castigó el revés del suizo. Finalizado el primer set, Federer pidió asistencia médica por molestias en la ingle de las que ya se había resentido en cuartos contra Sandgren.

«Tengo que decir que respeto a Roger por venir esta noche. Obviamente estaba lesionado y no estaba cerca de su mejor nivel en términos de movimiento. Para mí no era la mentalidad correcta al principio, porque estaba observando cómo se movía en lugar de ejecutar mis propios golpes. Logré encontrar mi camino de regreso y ganar el primer set, que obviamente era mentalmente importante».

«Tenía un tres por ciento de posibilidades de ganar a Novak. También tengo que decir que si no hubiera visto opciones no hubiera saltado ni siquiera a la pista. Al principio le he incomodado, pero él luego ha encontrado la forma de cambiarlo”, explicó Federer. “Jugaba con nada que perder, eso es cierto. He intentado diferentes cosas: reducir los peloteos largos, subir a la red, variar el juego… Lo positivo es que no me siento peor que cuando he empezado el partido, eso es bastante bueno pero ahora hay que esperar a los resultados de las pruebas. Tengo que estar muy feliz del torneo, no he jugado mi mejor tenis pero también lo podría haber hecho peor”, concluyó.

Después de la victoria de Djokovic ante Federer, el balance entre ambos queda 27-23 a favor del serbio, que ha ganado sus últimos seis duelos de Grand Slam contra el suizo, además de sus cuatro enfrentamientos de semifinales en Melbourne.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here