El estadounidense Ricky Brabec (Honda) ganó este viernes el Dakar en motos, seguido en la segunda posición del chileno Pablo Quintanilla (Husqvarna), que firmó su mejor actuación en ocho participaciones en el rally más duro del mundo, y en la tercera del australiano Toby Price (KTM).

El primer Dakar en la carrera de Brabec es también el primero de Honda en 31 años en el rally y el primero en 19 años que no gana una de las motos oficiales de su competencia austríaca KTM.

El estadounidense terminó segundo la duodécima y última etapa, cuyo ganador fue el chileno Nacho Cornejo (Honda) al hacer el tiempo más rápido en el último tramo cronometrado del rally, de 167 kilómetros, que debe ser completado con un epílogo de exhibición de 13 kilómetros antes de pasar por el podio de meta.

El español mejor clasificado fue Joan Barreda (Honda), que acabó en la séptima posición al recibir antes de la última etapa una sanción de quince minutos, que le privó de la quinta plaza que tenía después de la penúltima jornada de competición. El también español Jaume Betriu acabó en la decimocuarta posición de la general y fue el mejor debutante en motos al ganar el duelo particular que tenía con el británico Jamie McCanney (Yamaha).

Asimismo, la española Laia Sanz (Gas Gas) logró terminar su décimo Dakar consecutivo y quedó en la decimoctava posición de la general, mermada por una caída padecida en los primeros días y perjudicada por los tramos veloces de la segunda parte del rally.

La carrera la dominó casi de principio a fin Brabec, que se puso líder de la general en la tercera etapa y ya no abandonó esa posición hasta el final. El estadounidense se tomó así su propia revancha personal después del amargo abandono sufrido en el último Dakar, cuando tuvo el motor de moto le falló cuando iba líder a falta de dos etapas para el final.

Entre los favoritos no pudieron completar la carrera los franceses Adrien Van Beveren (Yamaha), que se rompió la clavícula en un accidente; y Xavier De Soultrait, quien sufrió un profundo corte en una caída; además del británico Sam Sunderland (KTM), que también se lesionó tras caerse de la moto.

En la categoría de quads, el piloto chileno Ignacio Casale ganó su tercer Dakar tras haber dominado el rally de principio a fin y ganar cuatro etapas.

Casale, que ya ganó el Dakar en 2014 y en 2018, terminó la carrera con más de 18 minutos de ventaja sobre el francés Simon Vitse, que fue segundo, y con más de una hora sobre el polaco Rafal Sonik, que quedó tercero aunque a priori se anticipaba como el gran rival del chileno.

El piloto acabó en cuarta posición el último tramo cronometrado del rally, de 167 kilómetros entre Haradh y Qiddiya (Arabia Saudí).

Con este triunfo, Casale igualó al argentino Marcos Patronelli con tres ediciones del Dakar ganadas y superó a su hermano Alejandro Patronelli, que tiene dos.

El chileno había regresado este año a su especialidad después de probar suerte el año pasado en Perú con un UTV (buggy ligero) de fabricación casera con el que no pudo terminar la carrera.

Es el tercer año consecutivo que el Dakar tiene a un campeón chileno, pues Casale ganó en quads en 2018 y el año pasado Francisco Chaleco López fue el vencedor en la categoría de los UTV. «Estoy muy feliz de estar aquí en la meta. La verdad que estoy muy contento. Fue una carrera muy difícil y muy larga», destacó Casale al terminar el último especial del rally.

El nuevo campeón del Dakar lamentó haber tenido «algunos problemas en la segunda semana», sobre todo en la octava etapa, en la que se desorientó y perdió bastantes minutos de ventaja sobre Vitse.

«Lo pudimos solucionar de la mejor manera y lo importante es que llegamos a la meta. Hicimos un trabajo muy intenso y creo que todo dio su resultado. Ahora estamos festejando el número y espero poder celebrarlo con todo mi equipo de mecánicos», deseó Casale.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here