Donny Van de Beek fue la temporada pasada una de las mayores sorpresas tácticas del Ajax de Ten Hag. Estamos hablando de un típico producto salido de las categorías inferiores de la escuela holandesa del Ajax, a la que pertenece desde los 11 años, y que con apenas 18 debutó en el primer equipo, siendo entrenado por Frank de Boer. Sorprendentemente, y más viéndole jugar ahora, sus comienzos los realiza jugando de mediocentro posicional, posición de la que pronto se desmarca para ir convirtiéndose en lo que es ahora, un…

El curso pasado, el Ajax asombró por su fútbol de ritmo alto, mucha presión, circulación del balón muy rápida y sobre todo muy vertical. En ese decorado, Van de Beek  actuaba como un volante muy ofensivo que acompañaba a los tres puntas, Neres, Tadic y Ziyech en la presión, y a la vez, era el encargado de equilibrar los continuos movimientos de estos tres delanteros, que en el sistema de Ten Hag, su entrenador, tienen licencia para aparecer en cualquier posición del frente de ataque. Así que a cada movimiento diagonal de uno de los extremos, él doblaba esa posición, daba igual la banda o el eje del ataque. Esos movimientos, fundamentalmente los que realizaba cargando el área para completar a Tadic, ariete con tendencia a moverse fuera del área, descubrieron a un Van de Beek goleador, con una rara habilidad para ganar rechaces, de definición sencilla pero efectiva y con dotes de asistente. El 6 del Ajax poco a poco fue desapareciendo de la base de la jugada y de los primeros pases de su equipo, para ese trabajo Ten Hag se inventó un cuadrado donde De Ligt, Blind, Schone y  fundamentalmente De Jong iniciaban el juego.

Este año el holandés ha radicalizado aun más su juego. Si vemos el partido de ayer ante el Valencia, definir posicionalmente a Van de Beek es casi imposible. Teóricamente se supone que es un volante ofensivo, pero en cuanto el Ajax tiene la posesión del balón, él se desentiende de la circulación de la pelota y se sitúa prácticamente como delantero centro en paralelo a Tadic. Su desconexión con el juego y la circulación del balón es absoluta, y apenas aparece dando apoyos ni a laterales ni a extremos. Prácticamente el Ajax juega con 4 delanteros. Viendo estos movimientos y su posición sobre el campo, creo que estamos ante un jugador muy contextual, perfecto para el engranaje táctico montado por su entrenador, pero al que veo con difícil acomodo en un equipo como el Real Madrid.

De entrada son dos equipos que juegan a un ritmo muy diferente. El Ajax es tremendamente dinámico y vertical, con llegadas rápidas y con poca elaboración, muy agresivo en la presión y de tremendo desgaste físico, mientras que el Madrid es más posicional y dominante, intenta priorizar la calidad de sus jugadores y tiene desajustes en la presión. Así que su desinterés por el inicio de la jugada, algo que en algún partido ya ha pasado con Valverde como volante y ha penalizado al Madrid, no parece lo más indicado para incluir en medio campo. Además, el Madrid no va a la presión alta con la fiereza que exhibe el holandés. En el 4-3-3 de Zizou, manteniendo a Casemiro como cierre del medio campo, algo que obliga a Kroos a ejercer de director del juego, un volante desconectado de la circulación del balón y fijado en cargar el área continuamente, no parece lo más indicado, salvo un cambio radical de estilo.

Por otro lado, hemos visto como asumiendo que Casemiro y Kroos son piezas básicas cada uno en su rol, algo que hoy es evidente, la figura de Valverde ha crecido como el box to box que el equipo necesitaba, sumando trabajo, aire, frescura física, verticalidad, llegada, así como un interesante manejo del balón, cualidades que sumadas a sus 21 años y su posibilidad de crecimiento, ponen muy caro entrar en ese medio campo.

Diré, como opinión personal, que a mi Van de Beek solo me parece un buen jugador, sin más, lo cual no es poco si hablamos de futbolistas de nivel Champions. Pero viendo las dificultades que los dos cracks de ese Ajax, De Ligt y De Jong, están teniendo para adaptarse está temporada a clubes como Barça o Juve, donde el marco táctico es muy diferente, tengo muchísimas dudas del acierto de un fichaje tan contextual como este. Y más si pienso en Odegaard como posible opción para ese medio campo.

Van de Beek es un buen jugador, al que ayer Valdano al comienzo del partido definía como un dardo, y del que pasados 60 minutos dijo no entender mucho su posición en el campo, porque el holandés inicia los partidos como presunto volante, pero la realidad es que pasa más tiempo como un jugador dentro del área metido entre los centrales que como un generador de fútbol. Que, a fin de cuentas, es lo que sobre todo Zidane le pide a sus centrocampistas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here