Con una ambientación muy teatral, ya que la película transcurre en un 80% de sus secuencias dentro de una mansión y casi en tres decorados, Rian Johnson, director de la película, nos hace cómplices de las pesquisas de un detective peculiar, Benoit Blanc, perfectamente interpretado por un comedido y razonablemente divertido Daniel Craig, en su búsqueda del asesino del millonario novelista Harlan Thrombey (Christopher Plummer) degollado justo tras la fiesta en la que se celebra su 85 cumpleaños. Esa noche, la del crimen, toda su familia se encuentra en la mansión por lo que el asesino puede ser uno de ellos. Una línea argumental perfectamente reconocible en filmes como Asesinato en el Orient Express, Un cadáver a los postres, Muerte bajo el sol o Los 10 negritos.

Johnson no solo se embarca en el típico whodunit* policíaco donde todos los personajes mienten u ocultan la verdad de sus relaciones con el muerto, haciéndonos que pensemos que cada uno de ellos tiene motivos para que sospechemos que puede ser el asesino. También nos hace una ácida crítica a la diferencia de clases, así como de la burguesía estadounidense. Impagable la conversación sobre la política de inmigración de Trump entre los miembros de la familia y sin duda, sobre el sueño americano.

Las dos horas de película no se hacen largas, sobre todo porque el director y también guionista, juega con el espectador y nos adelanta información, así que durante gran parte de la historia sabemos más de lo sucedido que el propio detective encargado de resolver el asesinato. Si el guión es inteligente y el ritmo narrativo es rápido, el elenco de actores es perfecto. Daniel Craig, Christopher Plummer, Chris Evans, Toni Collette, Jamie Lee Curtis, Michael Shannon o Don Johnson, todos hacen un catalogo impecable de personajes, donde sin duda destaca una Ana de Armas que borda a una enfermera con grandes valores morales incapaz de mentir, siendo durante muchísimos minutos la protagonista absoluta del filme y codeándose de tú a tú a nivel interpretativo con cualquiera de las estrellas que la acompañan en el reparto. La cubana parece que ya ha dado el salto definitivo a Hollywood y poco a poco se está haciendo su espacio con películas como Blade Runner, The Informer, Yesterday o esta Puñales por la espalda, a la espera de su nuevo encuentro con Craig como chica Bond.

Quien quiera ver un homenaje a las historias de misterio con toques de comedia clásica y crítica social, con giros inesperados pero sin saltos mortales imposibles, esta es la película, una sin duda de las más entretenidas del 2019. Agatha Christie o Arthur Conan Doyle basaron muchas de sus obras en este estilo, donde un detective más o menos peculiar, poseedor de una gran capacidad intelectual, psicología y agilidad mental como Hercules Poirot, Miss Marple o Sherlock Holmes, resuelven crímenes complicados, llenos de trampas y sospechosos. Los detectives, que parecen vivir en mundos paralelos, a veces personajes antipáticos, casi nunca tienen mayor interés en el crimen, que el de demostrar su superioridad intelectual ante el enigma que se les plantea.

*Whodunit: Whodunit es la contracción de Who has done it? O sea, ¿ quién lo ha hecho?.
Entre 1920 y 1940 se creó una forma de ficción tanto literaria como cinematográfica que se asentaba en historias de detectives en las que la clave de la trama era dar respuesta a dos preguntas: ¿Cómo y quién lo ha hecho?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here