De igual manera que el Real Madrid pudiera lamentar alguna decisión desacertada del equipo arbitral en su vista al Nou Camp, pero los aficionados sabemos que el partido se hubiera ganado aprovechando las ocasiones, el partido laborista puede lamentar muchas actitudes en la campana electoral, pero debe saber que el principal causante del resultado de las elecciones del día 12 es el propio partido laborista.

He dejado pasar una semana desde las elecciones que han llevado a Boris Johnson al gobierno británico y con mayoría absoluta para que la desilusión y el enfado no escribiesen el análisis que hoy les ofrezco, y sin ocultar mi preferencia. Yo esperaba que Boris Johnson no gobernase, que si el partido laborista no podía ganar al menos que evitase que Boris y sus peligrosos aliados no tuviesen el poder necesario para hacer lo que quieran. La derrota ha sido demoledora, y salvo que las empresas más poderosas lo impidan, afrontamos la posibilidad cada vez mas probable de un Brexit duro, incluso salvaje.

Juguemos el papel que prefieran: un arqueólogo, un médico forense o un detective de homicidios y resolvamos el caso, analizando los hechos que nos han llevado hasta aquí. Corbyn protesta enérgicamente por la actuación de cierta prensa y no le falta razón. La BBC ha sido parcial, pero también lo ha sido Channel 4 a favor del partido laborista. El Daily Mirror es el tabloide que apoya a los laboristas, así como The Guardian es el único diario serio progresista. El resto, prácticamente todos, es favorable al partido conservador y lo ha sido desde hace mucho tiempo. Y sabemos que especialmente The Sun y Daily Express van a publicar titulares alarmantes, ciertos o no, pero justo con las palabras exactas para llegar a un tipo de votante fácil de convencer. El partido laborista apenas se ha dedicado a protestar lo injusto de la situación, pero sin hacer mucho más. Si no puedes llegar al publico por los medios tradicionales debes buscar otra forma de transmitir tu mensaje.

En cierto modo no hubiera importado, porque el mensaje no pudo ser mas confuso. El partido laborista quiere proteger la seguridad social, en ingles NHS, y… quieren Brexit, pero quedarse; quieren un segundo referéndum, pero respetando la decisión del primero. Es incomprensible, porque es confuso e incongruente. ¿Cómo va a saber el votante indeciso lo que hacer? Pongamos en la ecuación que el votante de izquierdas, tanto en España como en el Reino Unido, es mucho mas exigente a la hora de dar su voto que el votante conservador, mucho mas seguro de que el partido cuidara sus intereses. Es fácil entender la caída de votos. La indefinición del partido laborista en general, totalmente desunido en el discurso, y la de Corbyn en general en cuanto al Brexit ha acabado por agotar a un votante voluntarioso, pero cansado que ha preferido no votar o tomar una opción diferente, como el partido nacionalista escoces o los liberales democráticos.

Otro efecto ha sido la inteligente maniobra de Farage, temeroso de un segundo referéndum. Y si la actitud de Farage se puede calificar de inteligente es fundamentalmente porque la no reacción del partido laborista es infinitamente torpe. Farage anuncio sin tapujos que no presentaría candidatos del partido del Brexit en aquellas circunscripciones donde dominaba el partido conservador y centraría sus energías en restar votos al partido laborista en territorios donde ganan, buscando que los votantes laboristas partidarios del Brexit cambiasen el signo de su voto. Divide y vencerás. Ante la táctica, y pese a estar sobre la mesa desde el inicio, el Partido Laborista no hizo nada, no busco acuerdos o coaliciones donde pudieran dar la vuelta al pronóstico. De nuevo la razón esta en la falta de cohesión interna.

Alguien tendrá que explicarle a los votantes y miembros del Partido Laborista que una política de separación, desunión, concentración de poder (en Westminster) y de riqueza (en el Reino Unido) no representa una política progresista, sino conservadora. El Brexit es una política tan de derechas como la secesión catalana.

Así pues, el partido laborista con Corbyn a la cabeza ha logrado perder las elecciones ante Boris Johnson y tras los pésimos mandatos de Cameron y May. Y salvo que a ultima hora se hagan fuertes los parlamentarios mas favorables a un Brexit blando, la posibilidad del Brexit duro esta cada día un poco mas cerca. Entonces será el momento de lamentar tantas cosas, pero será tarde. Es la cruda realidad. Hay que asumirla y admitir responsabilidades.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here