Si fuera posible adaptar a la realidad los cuentos que han compartido nuestras vidas, es más que posible que Simba se merendase a Pumba, el  flautista de Hamelin fuera un diseñador de videojuegos y la cigarra se llevase los ahorros de la hormiga, vendiéndole preferentes en los antiguos despachos de Bankia. Pero, a fin de cuentas, el cuento no deja de ser una historia que alguien compone a su aire y muchos disfrutan leyendo. Como decía Bécquer: «La imaginación te permite hacer de la nada un mundo». Y no estoy yo para poner reparos al gran Gustavo Adolfo.

Trasladando esta reflexión al Real Madrid de Zidane, reconozcamos que se han contado cuentos de varios tamaños. Seguro que hoy tendrían diferentes finales a los que estaban previstos. Veamos algunos ejemplos.


El Madrid no es competitivo


Pues, o se redefine el término o tendrán que reconocer los que lo dijeron que estaban equivocados del todo. Podrá ganar la Liga, la Champions o la Copa. Podrá hacer triplete o doblete. Podrá quedarse a las puertas de estos tres títulos… Pero competitivo es este Madrid del todo. Incluso más que el último que entrenó Zizou y que ganó la decimotercera.


Hay jugadores que están acabados


Aquí empiezo yo por ponerme el cilicio. Pocos pensábamos que Zidane iba a levantar a Modric, Kroos e Isco. Le falta Marcelo. Prometo copiar 100 veces: «No desconfíes de Zizou». Lo haré con un solo boli, sin trampas, y en cuaderno de dos renglones. Me lo merezco.


Zidane no cree en los jóvenes


En los que no cree es en los que no le gustan. Valverde y Rodrygo pueden dar fe de que el entrenador no pide el DNI. Si Vinicius juega menos es porque prefiere a otros antes que a él.


Zizou ha sido injusto con algunos jugadores


Sinceramente, si el año pasado se hubiese hecho un referéndum entre la afición merengue, Ceballos hubiese sido elegido antes que Valverde y Llorente antes que Casemiro. Me da que el que tenía razón era Zidane. Podríamos seguir con más argumentos que harían cambiar muchos de los cuentos que nos contaban los detractores de Zidane. Puede hasta que vuelvan a ser nuevamente escritos si el equipo agarra cinco partidos con malos resultados, pero a día de hoy, el cuento ha cambiado.

La reflexión final debería pasar por preguntarnos el porqué el corte de entrenador de Zidane, Del Bosque, Molowny o Muñoz, le va mejor al Madrid que la de los sesudos tipo Benítez. Pero como diría Perrault, eso es otro cuento, señores. Me pasaré por aquí a contarlo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here