En mi ciudad, en el Wizink otra vez…la historia sería muy bonita, la tengo presente y me hace gracia, pero no me come la cabeza. A ver qué tiene deparado el destino…», declaraba Bnet para A La Contra antes de la final. Pues la profecía, el más bonito de los relatos para el MC local, se ha cumplido. El freestyler impertérrito, que ni recibiendo el cinturón de campeón ha cambiado su expresión, se lleva la Red Bull Internacional y releva a Wos, último campeón, y a su vez a Skone, último vencedor patrio en 2016.

De menos a más, Bnet quedará como el mayor protagonista de una tarde que quedará para la historia por el gran nivel genérico que ha habido en todas las batallas. De los octavos, de forma libre por minutos a la vieja usanza, se recordará por siempre el Aczino-Wos, la final de 2017 y 2018, resuelta tras dos réplicas emocionantes. También el buen hacer de Zasko, el otro representante nacional, quien regaló al público una gran batalla contra Lobo Estepario, el campeón mexicano.

Los cuartos empezaron con la resaca del Aczino-Wos, que enfrió el ambiente e hizo pasar casi desapercibido la caída de Zasko. A su vez crecía el futuro vencedor, quien contra el puertorriqueño Yartzi mostró las habilidades de métricas y juegos de palabras que tanto le caracterizan. Por el otro lado del cuadro Valles-T también dejaba buenas impresiones, derrotando con firmeza a Chang (Venezuela) y a Jokker (Chile).

Las semifinales brillaron con luz propia. Dos formatos con palabras y objetos a rimar a capella generaron dos batallas impresionantes, vencidas por Bnet a SNK, y al colombiano Vallest, que se cargó al que muchos consideran el mejor de la historia: Aczino.

El menú estaba servido: un Bnet de menos a más y un Valles-T como el más fuerte hasta ese momento. Tres rondas en las que hubo equilibrio provocaron una réplica de temática libre que transcurrió pareja y que a lo mejor decidió la última rima de Bnet, terminada por el propio público: «Vine como reserva y me fui como campeón».

Eso venía de la nacional de 2018, cuando comenzó el ciclo que ha terminado hoy. En el mismo sitio, el mismo relato de cuento con final feliz. Esta noche el cinturón es internacional. Más cerca de la eternidad. Y todo comenzó por una cierta casualidad (causalidad). Vaya lección de vida.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here