Un gol de Benzema en el último minuto del tiempo añadido echó por tierra los análisis que ya estaban escritos. Los que hablaban de un Madrid poco ambicioso que se había dejado robar la cartera. Los que le culpaban de falta de pasión. Los que señalaban a Modric y sus pilas de duración limitada. Ningún reproche es mentira, aunque todos admitan matizaciones. El valor del gol de Benzema, además del punto orondo y obvio, es que recuperó una parte de la historia que la derrota hubiera anulado: la primera media hora del Madrid (extraordinaria) y su resistencia luego a perder, simbolizada en esa última jugada en la que coincidieron en el área del Valencia la fe, Courtois y también, claro, la suerte.

El empate es mejor título para un encuentro que tuvo dos dueños y que, en consecuencia, no merecía tener ninguno. Tan imponente fue la presentación de los madridistas como la recuperación del Valencia, su capacidad para respirar el mismo aire que en Amsterdam, esa convicción que se sobrepone a cualquier dificultad. Fue un gran encuentro de principio a fin con la única distorsión del árbitro, empeñado en no acertar nunca.

El más sencillo de los resúmenes señala dos protagonistas: Benzema y Parejo. Sus equipos dependen casi absolutamente de su influencia. En la primera mitad, el control de Modric y el propio Benzema amordazó al capitán del Valencia, lo que tuvo un efecto inmediato en el juego. Cuando se destensó la vigilancia se igualó el partido, los visitantes perdieron la pelota y Benzema se desconectó de la construcción. Hay otras explicaciones, aunque son complementarias. Valverde, Kroos, Ferrán y Carlos Soler también merecen una mención honorífica, pero no fueron protagonistas principales. Fueron satélites que orbitaron alrededor de dos futbolistas superiores.

Al final, no resultó trascendente la suplencia de Casemiro. Ni el cansancio del Valencia tras la hazaña en Champions. No hay excusas ni falta que hacen. Real Madrid y Valencia son dos equipos en crecimiento y, tras chocar estrepitosamente, no dejan de crecer. 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here