El expresidente del Deportivo Augusto César Lendoiro ha lanzado un “SOS” por los “grandes del fútbol gallego”, con el Celta de Vigo en puestos de descenso en LaLiga Santander y el Lugo y el conjunto coruñés en la zona que lleva a Segunda División B. El exdirigente recuerda en un artículo que ha trasladado a los medios de comunicación los “memorables” años noventa con el Deportivo, Celta y Compostela impartiendo “clases magistrales en la División de Oro del fútbol español”.

“Han pasado 25 años desde que aquello ocurrió y parece como si fuese un sueño del que despiertas con los tres grandes en serio peligro, porque la derrota del Celta ante el Betis confirmaba el más que preocupante momento del fútbol gallego al unirse el club olívico, en la División de Honor, al triste panorama que ya nos ofrecían en la División de Plata el Deportivo último de la tabla y el Lugo en zona de descenso”, sostiene Lendoiro.

A su juicio, “toda la afición galaica” está “viviendo el peor primer tercio de una temporada desde hace cuarenta años, cuando al final de la 1979-80 descendían blanquiazules y celestes a la División de Bronce, lo que suponía que el fútbol gallego se quedaba, por primera vez en la historia, sin representantes en las categorías profesionales del fútbol español y que el derbi se disputase con ambos equipos en Segunda B”.

“Lo de este año, debemos reconocerlo, a la mayoría nos ha cogido por sorpresa. Pocos aficionados, al cierre del mercado del pasado verano, hubiesen augurado que a estas alturas nuestros clubs estuviesen ocupando esos lugares tan peligrosos de la tabla aunque también es cierto que la gravedad de la situación es distinta para los equipos, porque mientras la posición del Lugo viene determinada por una mínima diferencia de goles entre ellos y otros equipos, el Celta está a dos puntos de salir del pozo de Primera, mientras el Deportivo, farolillo rojo de la tabla, está a cuatro puntos de abandonar los puestos de descenso de Segunda”, apunta.

Lendoiro advierte de que, de los tres equipos gallegos del fútbol profesional, “el que, a primera vista, tiene más difícil alcanzar su objetivo básico, apoyado en ser el sexto límite salarial y una de las entidades con mejor y mayor afición, es el Deportivo”.

“Me rebelo a tirar la toalla y admitir que debemos olvidarnos de entrar en el playoff de ascenso. Es una lucha que mantengo entre el corazón y la razón. Yo sigo creyendo en el Santo y en su ‘Fe en el Depor’, pero reconozco que no deja de ser un auténtico acto de fe”, arguye.

En este sentido, considera que “no queda otra que agarrarse a ese clavo ardiendo de la ilusión que es el partido de mañana en Fuenlabrada” porque “un triunfo serviría de bálsamo y permitiría soñar con hacer hasta el final de la Liga regular una media de dos puntos por encuentro y así, con los 68 puntos del pasado año”, meterse “in extremis” en el playoff.

“No vencer al Fuenla, salvo sorpresa mayúscula, nos condenaría a marcarnos como triste objetivo de este ejercicio futbolístico el salvarnos sin sufrir demasiado y para ello se hace obligado conseguir cuanto antes los 50 puntos que suelen marcar en Segunda la salvación”, razona.

Lendoiro aboga por que el Deportivo deje “claro” en el terreno de juego que no es “un equipo más de la categoría”, misión que encarga a los futbolistas.

“Tienen que demostrarlo los jugadores de una vez en el campo. Son los únicos que pueden hacerlo, porque no llegan ni el nombre, ni el escudo, ni tan siquiera una camiseta que este año cuesta reconocerla”, sostiene.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here