Hola. Estoy aquí, aunque a veces no me notes, pero no es fácil hacerse notar, o al menos de una manera agradable, y tal vez por eso no me notas. Pero no te preocupes, porque habrá siempre días como estos, días en los que sin saber por qué, todo te va a salir bien, y, por eso, abre los ojos todas las mañanas, aunque no sepas porqué y pienso en que lo mejor que podría hacer en esta vida sería bailar contigo en una verbena de pueblo “Days like this”, entre mesas de gente que se mira a los ojos, entre faroles baratos que se mueven con el viento, mientras otras personas bailan también como nosotros; y cuando suene el saxo, abrazarte un poco más fuerte y poder susurrarte al oído que te quiero, y pensar que siempre va a haber días como estos, días en los que no necesitemos nada, solo a alguien, días en los que nos falten cosas, pero nos sobren personas a las que acudir a nuestro alrededor.

Y tal vez pienses que es muy poco, no lo sé, pero si lo comparas con otros sueños, es mucho, porque solo pido que esa noche sea de primavera o de otoño y que nada sea perfecto, porque no necesito nada perfecto en mi vida, porque la quiero llena de imperfecciones que me recuerden quién soy, mientras bailo entre farolillos de papel amarrados a hilos de cometas rotas, que se le volaron a niños que se quedaron tristes mientras las veían alejarse y no pensar en lo que fuimos ni con quien lo fuimos, sino solo lo que seremos y con quien lo seremos, sin ninguna duda, sin que haya otra posibilidad, abrazados entre los farolillos colgados de hilos de cometas que fueron de niños tristes que volvieron a sus casas a que los consolaran y los llenaran de besos, porque los niños sabían que esa era la verdadera felicidad y no la cometa.

Y hay veces en las que nos morimos porque nos consuelen y nos cubran de besos y entonces me doy cuenta de que a veces en la vida vamos volando cometas que hacen pensar que nos divertimos y que nos llenan, pero la verdad es que estamos deseando que se nos rompan, solo por esperar ese momento mágico en que alguien venga y nos consuele y nos llene de besos, pero si no pasa, no te aflijas y piensa que siempre habrá días como estos, días en los que nadie te falle, ni te juzgue, días en los que todo encaje y por eso quiero bailar contigo entre farolillos que cuelgan de hilos de cometas rotas y sentir que empieza a hacer frío y entonces abrazarte y alejarnos de la música y del ruido y de la gente sentada que se mira a los ojos, mientras termina de sonar de fondo “Days like this”

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here