Hola, Emmanuel.

Cuando veo a gente que supera cierta edad y tiene que comenzar progresivamente a dejar de hacer cosas cotidianas porque ya no puede, pienso que debe de ser muy duro adaptarse a la cuesta abajo. Todo pesa más y la energía se va antes, como a esos jugadores que ya no pueden acudir a la presión pasado el minuto 20 de partido. Habrás adivinado que estoy hablando de Modric. Todavía es capaz de inventar un par de pases que muy pocos imaginarían, pero el centro del campo blanco se ve más arrugado con el croata que con, maldita juventud para quien ya no la tiene, Valverde. El Madrid es tan irregular que la vitalidad que dan las piernas y los pulmones del uruguayo a veces es suficiente para aparentar estar vivo, que es el paso previo a estarlo de verdad.

En el último año me he preguntado (y ahora te lo pregunto también a ti) si no será el propio Madrid el que se está haciendo viejo. Rachas malas y años en blanco ha habido siempre, pero todos sabemos que el panorama internacional ha cambiado mucho con la entrada de nuevos actores petrolíferos y no sé si el club ha cogido la rueda buena en la estrategia de jóvenes fichajes. De momento, parece claro que pesan los años y la baja de Cristiano, y el Madrid está perdiendo la comparación con su yo de hace tres temporadas pero la está empatando con el Barça actual. Y sobre esto van las Ligas. Otra historia será la Champions.

Hablando del Barça, ¿crees que se hará viejo de golpe cuando se retire Messi?

Con 19 años, me niego a pensar que Vinicius no mejorará su puntería, pero debo reconocer que habría sido una sorpresa que su ocasión en los últimos minutos ante el Betis hubiese acabado en gol. Es lo peor que se puede pensar de un atacante, pero ya nos hemos acostumbrado a poner la venda porque casi siempre hay herida (en el ánimo, sobre todo). Queda el consuelo de que el acierto se entrena. Con 18 y 19 años, Cristiano marcó en sus dos primeras temporadas en el United 6 y 9 goles en 40 y 50 partidos, respectivamente. El brasileño tiene tiempo por delante, veremos si los demás disponen de paciencia.

Me hablabas de Raúl y los 25 años de su debut, y precisamente creo que quizás sea la persona adecuada para cambiar la carrera de Vinicius. No se me ocurre mejor maestro para aprender a marcar goles. Me preguntabas si he visto a alguien que se parezca a él. Te reconoceré un error de intuición: en Asensio quise apreciar la mirada de Raúl, pero fue un espejismo porque resultó que en el fondo había más conformismo que ambición. Otra mirada que me inquieta últimamente es la de Rodrygo. Es diferente a la del mítico 7, pero se le parece en algo: es imperturbable. Juega todo el partido con la misma expresión y eso me parece un rasgo positivo: no dejarse afectar por lo que sucede alrededor suele significar no desviarse del objetivo propio.

Para acabar respondo a la pregunta de si Raúl es quien mejor resume lo que es el madridismo. Me parece que sí, además de dejarnos una lección: no importa el origen.

¿Y del Barça? ¿Quién crees que ha representado mejor el seny culé?

Un abrazo,

Juan Carlos.

2 Comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here