El Flamengo da miedo. Finalista de la Copa Libertadores después de 38 años, el club de Río de Janeiro vapuleó por 5-0 en el Maracaná al copero Gremio y se medirá ahora al vigente campeón, el River Plate, con un equipo repleto de galácticos.

Estos son los motivos que convierten al Flamengo, dirigido por el portugués Jorge Jesús, en una amenaza seria para el River Plate, con miras a la final de Santiago de Chile del próximo 23 de noviembre en partido único.


1. UN ATAQUE DEMOLEDOR


La línea ofensiva del Flamengo es un huracán de categoría cinco.

El equipo tiene dos goles de media por partido entre todas las competiciones. Es el mejor ataque del Campeonato Brasileño (57 goles en 27 partidos), del que además es líder destacado con diez puntos de ventaja sobre su inmediato perseguidor, el Palmeiras.

Prueba de su poderío, el equipo marcó cuatro goles al Gremio en apenas 25 minutos en el duelo del Maracaná de la víspera.


2. ‘GABIGOL’ Y BRUNO HENRIQUE, BENDECIDOS


Gabriel Barbosa Gabigol, cedido por el Inter de Milán, es el máximo goleador provisional de la Liga brasileña (19) y de la Copa Libertadores (7). Anoche marcó dos en un intervalo de diez minutos, uno de ellos de penalti.

El Flamengo intenta cerrar el fichaje del internacional brasileño de 23 años en una operación que, según la prensa local, llegaría a una cifra récord para el país suramericano.

Y si Gabigol aporta remate, Bruno Henrique, su compañero en la delantera, es pura movilidad y desborde. El atacante de 28 años es el segundo máximo goleador de la Liga (12 tantos) y lleva 5 en la Libertadores.

A ellos hay que sumarle el factor sorpresa que se personifica en Éverton Ribeiro, la calidad en el último pase del centrocampista uruguayo Giorgian De Arrascaeta —quien se recuperó en un tiempo récord de una artroscopia— y el músculo de Gerson y Willian Arao para dar consistencia a la medular.


3. PORTERO Y DEFENSAS CON LARGA EXPERIENCIA EN EUROPA


Diego Alves, de 34 años, completó la mayor parte de su carrera en España, primero en el Almería y después en el Valencia, donde se convirtió en uno de los porteros con mejor promedio de penaltis parados de la historia.

En la víspera hizo dos paradas de mérito, en una de ellas sacó una mano milagrosa a disparo desde fuera del área de Everton Cebolinha.

Seguridad bajo los palos y solidez defensiva con una línea de cuatro formada por los laterales Rafinha y Filipe Luís, exjugadores del Bayern Múnich y Atlético de Madrid, respectivamente, y los centrales Rodrigo Caio, que ya fue internacional con Brasil, y Pablo Marí, el español de 26 años vendido por el Manchester City inglés.

Estos dos últimos marcaron ante el Gremio en sendas jugadas de estrategia.


4. LA PIZARRRA DE JORGE JESÚS


El entrenador portugués, a las riendas del Flamengo desde hace casi cuatro meses, ha dado orden, sentido e identidad al que es el equipo más popular de Brasil.

Con un juego eminentemente ofensivo, el exentrenador de Benfica y Sporting de Lisboa ha encajado a la perfección en la disciplina carioca y devuelto la ilusión a una afición que había perdido toda fe.

Los jugadores han absorbido su filosofía desde el inicio. Desde que asumió el banquillo rubro-negro, el Flamengo solo ha perdido dos partidos: contra el Bahía en la Liga (3-0) y en el partido de ida de los octavos de la Libertadores ante el Emelec ecuatoriano (2-0), al que eliminó después en la tanda de penaltis.


5. HAMBRE DE TÍTULOS


La sequía de títulos importantes en el Flamengo viene de largo. No gana un título de renombre desde 2013, cuando levantó la Copa de Brasil tras vencer en la final al Atletico Paranaense.

Su última Liga, torneo que muy probablemente ganará este año, data de 2009 en una campaña en la que sobresalió el delantero Adriano el Emperador.

En cuanto a la Libertadores, solo se ha coronado una vez, en 1981, edición en la que el mítico Zico fue el máximo goleador y pieza fundamental con un doblete en el partido de desempate contra el Cobreloa chileno.


6. UNA AFICIÓN DEL TAMAÑO DE UNA NACIÓN


De acuerdo a una reciente encuesta del Instituto Datafolha, uno de cada cinco brasileños se declara flamenguista, es decir, el 20 % de los aficionados al fútbol, lo que sitúa a la entidad carioca como el club más popular de Brasil, que cuenta con una población de unas 200 millones de personas.

La ilusión que ha despertado el cuadro de Jorge Jesús y el hambre de títulos, a buen seguro, llenará las calles de Santiago de Chile de seguidores del Flamengo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here