Hace once años ya, cuando los aficionados de Arizona sonreían al ver a su equipo jugar. Por aquel entonces estaba jugando su última Superbowl, la cual perdieron contra los Steelers por 23 a 27. Desde entonces, el equipo no ha vuelto a despertar la ilusión de sus aficionados. Es cierto que en sus diez últimas temporadas, tan solo han estado en tres en la postemporada. Aún así, en esta década tan solo consiguió un registro negativo de victorias derrotas en cuatro temporadas (2010, 2012, 2016, 2018). El año pasado con la llegada de Steve Wilks parecía que el equipo resurgiría, pero lo único que ocurrió fue que la franquicia registró 3 victorias y 13 derrotas, la peor cifra desde que el equipo se mudó desde Phoenix.

Con el despido de Wilks llegó Kliff Kingsbury, quien será el nuevo head coach de Arizona. Su primer requisito fue utilizar el primer pick de draft de este año para seleccionar a Kyler Murray. Kingsbury ya le quiso reclutar para Texas Tech por el potencial de superestrella que poseía por entonces. La única duda sobre Murray será saber como lidiará con la presión en su primera temporada. Es el quarterback más bajito de toda la NFL (1,78m) y la línea ofensiva de Cardinals deja mucho que desear. En el backfield contará con David Johnson, del que esperan que vuelva al nivel que tenía antes de su lesión, en el cual completó 2.118 yardas y 20 touchdowns. Si consiguen recuperarle, aquí tendrán una de sus principales amenazas.

En el juego aéreo, Murray tendrá el prestigioso honor de lanzar a Fitzgerald las que serán sus últimas recepciones. El histórico wide receiver ya tiene 36 años y todo apunta a que será su última temporada. Además de ayudar en el ataque a los Cardinals, también se espera que ayude a los jóvenes Keesean Johnson y Kevin White con su veteranía. Uno de los apartados más completos que posee Arizona es su cuerpo de tight ends. Charles Clay y Ricky Seals-Jones servirán de soluciones para Kyle Murray cuando este más lo necesite.

En la defensa han cambiado de coordinador defensivo. Vance Joshep llega a Arizona después de varias temporadas malas como coordinador defensivo de los Miami Dolphins y head coach de Denver Broncos. En la defensa tiene varias piezas importantes, pero habrá que ver si Joshep es capaz de reinventarse o seguir por el mismo camino que en los últimos años. Los Cardinals tienen un gran cuerpo de cornerbacks encabezados por Patrick Paterson. Este es uno de sus mejores jugadores defensivos, pero esta temporada se perderá los seis primeros partidos por una sanción de drogas. A su lado jugaran Robert Alford y Byron Murphy, que ayudarán a su equipo durante su ausencia. En el apartado de saferties tiene una gran pareja para el juego profundo como D.J. Swearinger y Budda Baker. Kliff Kingsbury se juega mucho en su primera temporada, si no consigue mejorar a este equipo tendrá el mismo recorrido que su predecesor Steve Wilks.

  • Entrenador: Kliff Kingsbury (1ª temporada).
  • Jugador estrella: Chandler Jones.
  • Otros jugadores determinantes: Kyler Murray, D.J. Swearinger, Budda Baker, Byron Murphy.
  • Balance 2018: 3 victorias y 13 derrotas.
  • Objetivo 2018: Clasificarse para los playoffs.
  • El pronóstico de Luis Bustos: No se clasificará para los playoffs.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here