Se cumplen cincuenta años de la última vez que los aficionados de los Chiefs vieron a su equipo en una Superbowl. Fue en 1969, cuando Kansas City ganó su primer título frente a los Minnesota Viking por 23-7. Desde entonces, la franquicia del Estado de Missouri no ha regresado a un partido por el título. Ahora, con uno de los mejores quarterbacks de la competición, los Chiefs se preparan para una temporada en la que el único objetivo es estar en Miami el primer domingo de febrero.

Con la irrupción de Mahomes la temporada pasada, en Kansas sólo piensan en la Superbowl. El MVP de la temporada pasada dirigió a la mejor ofensiva del campeonato tanto en juego aéreo como en la carrera. La última campaña lo único que lastró a la franquicia fue su defensa. Por este motivo, ha llegado Spagnuolo, que fue asistente de Doug Pederson en Philadelphia, además de Frank Clark, Tyrann Mathieu y Alex Okafor. Con estos ajustes, la defensa de Chiefs ha conseguido limpiar su equipo de grandes contratos y, a la vez, ha mejorado una retaguardia que la campaña pasada dio muchos dolores de cabeza. Tras todos estos cambios la clave estará en saber si los nuevos jugadores y el entrenador consiguen desde la primera semana funcionar. Si esto ocurre, los Chiefs tendrán muchas oportunidades de llegar a la Superbowl, objetivo que tanto ansían.

En cuanto la defensa funcione, prácticamente tendrán el arma perfecta. Más que nada, porque la ofensiva de Kansas es un arma de destrucción masiva. Poseen a uno de los mejores quarterbacks y mejores proyectos a futuro de la Liga: Patrick Mahomes. Tienen dos receptores de primer nivel como Sami Watkings y Tyreek Hill. También cuentan con Travis Kelce como arma poderosa en la posición de tight end. En la única parte que se le puede poner un pero es en su juego de carrera.

El año pasado perdieron a Kareem Hunt cuando le cortaron el contrato por golpear a una mujer. Ahora, en el backfield estarán Damien Williams (en 2018: 256 yardas y 2 touchdowns) y Carlos Hyde (382 yardas y 5 touchdowns), números muy lejanos a los que promediaba Hunt (1.327 yardas y 8 touchdowns). Además de todas estas armas aún tienen una más: su entrenador Andy Reid. El entrenador de Kansas es un manual infinito de nuevas jugadas que hacen más aterradora a su ofensiva.  La clave en la franquicia de Missouri será la complicidad que logren el ataque y la defensa. En la parte ofensiva tienen un seguro, pero necesitarán que atrás aporten el resto para llevar a este gran equipo a la Superbowl de Miami.

  • Entrenador: Andy Reid (7ª temporada).
  • Jugador estrella: Patrick Mahomes.
  • Otros Jugadores importantes: Travis Kelce, Tyreek Hill, Sami Watkings.
  • Balance 2017: 12 victorias y 4 derrotas.
  • Objetivo: Llegar a la Superbowl de Miami.
  • Pronóstico de Luis Bustos: Eliminados en Wildcard Round.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here