Mientras nuestro campeonato nacional es eso que gana sin despeinarse y forzando un poquito la conexión Alba-Messi, la Champions la pierden Valverde, sus planteamientos y la desconexión entre las espirales del ADN. Fútbol es fútbol, que decía Boskov y que también suscriben desde Can Barça.

Seguramente el que ya está buscando sustituto al Txingurri es el mismo que se trajo a Malcom, Boateng y Todibo, pero ya sabemos cómo funciona esto del balón redondo, si tienes a Messi, Suárez, Piqué y cía, todo lo que no sea ser campeones de Europa puntúa lo mismo que España en Eurovisión.

A unos kilómetros de la banda contraria del Ebro, en eso que de momento sigue siendo la capital, nosotros damos cera de la buena a un tal Zinedine Zidane.

Un hombre culpable de romper carreras deportivas (léanse las de Llorente y Ceballos), reo de pizarrín (porque lo suyo no llega a pizarra) y náufrago en filosofía de juego. Pero, y si…

..¿y si Zizou hubiese ganado tres Champions seguidas con el Barcelona? Entonces le sacarían en procesión con la Moreneta y entraría al Camp Nou bajo palio. Un selfie con él cotizaría en Pedralbes y desde Puidgdemont a Arrimadas (esta haciendo honor a su apellido), matarían por inmortalizarse a su lado.

Pero debe ser que la hambruna europea blaugrana es del mismo tamaño que el inconformismo merengue. Aquí ya le criticamos porque saca a Fulanito en lugar de a Zutanito, en estos “apasionantes» once partidos.

Va a ser verdad eso de que todas están buenos/buenas, menos la mía o el mío (¡Qué trabajo da lo del lenguaje transversal!).

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here