El Barcelona no estará en el final del Metropolitano. Los culés no supieron aprovechar ni el 3-0 de la ida ni las bajas de su rival (Salah y Firmino) y fueron derrotados por un grandísimo Liverpool (4-0).

La goleada se inició en el minuto 7, tras un fallo de Jordi Alba, y a partir de ahí los fantasmas de Roma volvieron a rodear al Barça. Ofensivamente cumplían (Alisson evitó varios goles), pero defensivamente el equipo era blando y desordenado. Tan desordenado que el gol definitivo que dio el pase a la final al Liverpool vino de un córner en el que ningún culé estaba mirando la pelota en el momento de sacar. Un despiste que salió demasiado caro. Tan caro que no se han podido permitir el ticket a Madrid.

(AVANCE)

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here