Vayan preparando un kaima bona gatoi, como Dios manda, con su verdurita fresca y su sagú, porque tras las emocionantes semifinales jugadas el pasado fin de semana, este sábado a las 15:00 hora local (07:00 hora española) por fin se va a dirimir si el Hekari United, de la Conferencia Sur, acabará con la hegemonía del Lae City Dwellers de la Conferencia Norte, ganador de los últimos cuatro campeonatos disputados, en la emocionante final de los play off de la Liga de Fútbol de Papúa Nueva Guinea.

El partido, que tiene paralizado a medio mundo y consumidas todas las reservas de ñame, se jugará en el mítico National Football Stadium de Puerto Moresby. En la vuelta de la primera de las semifinales que se jugó el pasado domingo, recordarán que el Hekari United, ganador de los nueve títulos anteriores —ya saben que este es el decimotercer campeonato que se celebra— se deshizo con facilidad con un 1-2, (marcador global de 4-1) del Eastern Stars, también de la Conferencia Sur, a pesar de los enfervorecidos y entregados 1.500 espectadores que abarrotaban hasta la bandera el estadio Port Moresby. Claro que los locales acusaron la falta del lesionado Sompong Manivanh, que fue mordido por un gorgojo azul de Schoenherr (Eupholus schoenherri), cuyos picotazos son típicos de finales del otoño, y aunque su vida no corre peligro, su pierna derecha (la buena) triplica su volumen normal.

El Hekari United no ha perdido ningún partido de su conferencia y ha terminado con 42 puntos, mientras que el Eastern ha terminado con 24. Este partido debió celebrarse el sábado, pero fue trasladado al domingo por la aparición de una nube de mosquitos que obligó al desalojo. El Toti City Dwellers, es el antiguo Lea City Dwellers, que mudó la franquicia aunque manteniéndose en la ciudad de Lae, capital de Morobe, ya repuestos de la caótica temporada 2017 que, como recordarán ustedes, fervientes seguidores de este campeonato, comenzó más tarde porque los equipos discutieron, se pelearon, se dividieron y al final sólo participaron seis equipos, de los que solamente cuatro pudieron completar todos sus partidos debido a la erupción continuada de un volcán durante dos meses y al consiguiente riesgo de tsunami. Esta temporada, en la fase regular, le ha sacado ocho puntos al Gigira Laitepo, segundo en la clasificación, perdiendo solo un partido en todo el campeonato.

Por otra parte, el Chebu Arob y el West Tribe, de la Conferencia Islas, y el Kagua Erave y el Blue Kumuls, primero y segundo de la Conferencia Tierras Altas, tuvieron un paso efímero en cuartos y fueron barridos por los vencedores de las otras dos conferencias con partidos aplazados incluidos debido a las fuertes lluvias provocadas por los monzones y a un pequeño terremoto que afortunadamente, no causó daños personales.

Las directivas de ambos equipos se reunirán en el célebre Restaurante Rapala a degustar un asado de cocodrilo de agua salada y un mumu de carne enterrada en el suelo separados por una mesa y por un contingente armado de la Policía, para evitar males mayores. El partido ha sido declarado de alto riesgo, prohibiéndose la entrada al estadio con lanzas, arcos y flechas. El Hekari United de Jerry Allen, saldrá a jugar probablemente con su esquema favorito, que es el 4-4-3, en caso de que lo dejen y el árbitro no se percate de que juega con 12; si no, lo hará con su segunda opción favorita, un 4-4-2 con Daniel Joe y Otto Kusunan como centrales, Pita Baleitoga Senibiakula, como centrocampista de corte, Wira Wama de volante de enganche y ese delantero centro descomunal que es Karo Ila, pichichi del campeonato, que aún no le perdona a los jugadores del Toti que le introdujeran una boa constrictor arborícora en la cama en su último enfrentamiento.

El entrenador del Toti, Peter Gunemba, basará su contundencia ofensiva como siempre en el efectivo Raymond Gunemba, que tiene el morbo añadido de haber jugado cuatro temporadas en el Hekari. Se decantará probablemente por un 4-3-3 con una defensa fuerte capitaneada por Mosie Milubwa y Japhet Tiampo y dos jugones en el centro como son Emmanuel Simon y Jacob Sabua que se entienden a la perfección, ya que hablan el mismo dilalecto tribal, el tok pisin y eso, aunque no lo parezca, ayuda mucho, porque ante el Hekari, el control del balón va a ser fundamental para evitar sus rápidos contrataques, tan importante como la introducción de ranas venenosas en las botellas de agua del banquillo del Hekari, si bien, para ser sinceros, no hay que olvidar que ambos equipos jugarán la OFC Champions League de Oceanía ya que no hay equipos suficientes.

Y para que no se lo pierdan, lo pueden ver en la NDTv de Port Moresby en directo el sábado a las 07:00 hora española y déjense de patatas fritas y jamón, de café y de tostaditas, y sírvanse ñame y kaukau en grandes cantidades, porque la ocasión la merece.

4 Comentarios

  1. Genial Toms,al leerlo me ha recordado muchísimo a Sin noticias de Gurb, una novelita de humor de Eduardo Mendoza que es con el libro que más me he reido en mi vida.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here