No está siendo una buena temporada para el Celta en lo deportivo. El club vigués lleva más de media temporada coqueteando con el descenso, lo que ha provocado un desfile de hasta tres entrenadores diferentes hasta el momento. A la inestabilidad en el banquillo se le sumó la lesión —recaída incluida— de su jugador franquicia, Iago Aspas. Es cierto que desde que regresó el Mago de Moaña y Fran Escribá asumió el mando de la nave, el equipo ha ido en línea ascendente. No obstante, a falta de tres jornadas, el Celta todavía no está salvado matemáticamente del infierno de Segunda.

Los malos resultados cosechados por el Celta en el primer tramo de la temporada llevaron a la dirección deportiva del club a intentar reforzarse en el mercado invernal con la intención de revertir la situación. Se incorporaron a la plantilla celeste Boudebouz para reforzar el ataque y Lucas Olaza y Weslely Hoedt en la línea defensiva. A su vez, salieron varios jugadores como Junior Alonso y Facundo Roncaglia. También se temía que llegara una posible oferta por el delantero Maxi Gómez. Finalmente se quedó, pero en la sede del Celta esperan la salida del futbolista uruguayo en el próximo mercado de verano. Es por eso que, con vistas a la próxima temporada, los dirigentes celtiñas decidieron no esperar y apostar por su sustituto. El elegido fue Gabriel ‘Toro’ Fernandez, jugador de Peñarol de Montevideo y compatriota de Maxi. La operación se cerró en torno a 4 millones de euros y el jugador se incorporará en verano para empezar la pretemporada con la casaca celeste.

Hasta el momento de su fichaje todo parecía normal. Un buen movimiento del Celta en el mercado ante la posibilidad de perder a su ariete de referencia. El problema comenzó cuando empezaron a salir informaciones del nuevo artillero celeste en relación a un accidente de coche en el que se vio implicado. El pasado 29 de diciembre, el todavía delantero de Peñarol atropelló a una joven de 18 años con su Renault Laguna en la calle Luis Alberto de Herrera de Montevideo. 

La joven, Romina Fernández, sigue ingresada en la unidad de cuidados intensivos tras sufrir varios politraumatismos graves y está en estado vegetativo irreversible actualmente. En un principio no se esperaba la imputación del jugador, dado que dio negativo en el test de alcoholemia y fue él mismo el que alertó del accidente a los servicios de emergencia. Pero en las últimas horas han llegado informaciones de Uruguay en las que se afirma que el ‘Toro’ Fernández tendrá que ir a juicio por el atropello de la joven Romina. Así lo aseguraba la cadena de radio uruguaya Carve 850, que indica que la vista oral aún no tiene fecha definida, pero se conocerá en los próximos días.


El fiscal que lleva el caso, Alejandro Machado, afirmó que el delito por el que se llevará a juicio al delantero charrúa es el de “lesiones gravísimas”, por el que se podría enfrentar hasta a 8 años de cárcel según la legislación de su país. También quiso descartar que pueda haber un acuerdo firmado con el jugador y afirmó que el caso irá a juicio oral. Por el momento no se han definido las medidas cautelares que se pedirán, pero la prisión preventiva está prácticamente descartada al considerarse que no hay riesgo de fuga por parte del ‘Toro’: el futbolista lleva fijado en su domicilio 90 días y no puede salir del país sin autorización previa.

El juez ha decidido llevar al uruguayo a juicio después de analizar el informe de la policía científica. En dicho informe se indica que al estudiar las marcas de la frenada de su coche, de 4,3 metros de longitud, se estima que el futbolista circulaba como mínimo a 60 kilómetros por hora en una vía en la que la velocidad está limitada a 45. El jugador, en su primera declaración, afirmó que la joven estaba cruzando la calle fuera del paso de peatones. Sin embargo, el informe sugiere que “la zona aproximada del embestimiento del peatón (Romina Fernández) se produce en la zona delimitada como cruce peatonal o en la inmediatamente anterior o subsiguiente de la misma”.

“En el presente caso se le atribuye al conductor del auto (Gabriel Fernández) el cual circula a una velocidad excesiva e inadecuada para el lugar y circunstancia, embistiendo al peatón (Romina Fernández) en la zona delimitada como cruce peatonal o en la inmediata anterior o subsiguiente de la misma, siendo preferente de paso para la ocasión el peatón”, prosigue el informe.

Con estos datos en la mano, el juez instructor ha decidido llevar a Gabriel ‘Toro’ Fernández a juicio y el Celta deberá esperar al inevitable curso de la justicia para saber si puede contar o no con su fichaje.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here