El sábado, el Tranmere Rovers, vecino del otro lado del Mersey de Liverpool y Everton, derrotó al Newport County en último suspiro de la prórroga (1-0) para ascender a la tercera división, llamada League One.

El domingo, el Charlton Athletic, club londinense, y el Sunderland, rival local del Newcastle de Benítez, se disputaron el ascenso a la segunda categoría, the Championship. A los pocos minutos del inicio, el Sunderland se adelantó con uno de los autogoles más absurdos que se hayan visto en Wembley, ya sea su versión anterior o la reconstruida. Pero para seguir con el drama, el Charlton remontó para ganar 2-1 en el minuto 94.

El lunes se jugaba el plato principal, el ascenso a la Premier, entre Aston Villa y Derby County. De inicio el Villa demostró más experiencia y más presencia. Tenía el 60% de la posesion y no sufría en defensa. Jack Grealish, su jugador de mayor talento, entraba en juego lejos del área y no conectaba con Tammy Abraham, delantero cedido por el Chelsea. A su vez, el Derby no conseguía poner en juego a Wilson, cedido por el Liverpool, ni Mount, también prestado por el Chelsea. Mucha presencia del Chelsea hubo en el partido, con Lampard en el banquillo del Derby, Ashley Cole en su lateral izquierdo y John Terry de asistente en el Aston Villa.

Agonizaba la primera parte cuando una contra y un balón al área puso en apuros una vez a la defensa del Derby County, que dio impresión de fragilidad en cada córner. El Ghazi remató un centro al segundo palo para llevar al equipo de Birmingham 1-0 al descanso.

La segunda parte empezó con otro ritmo en ambos equipos y se tradujo en cuatro rapidísimas tarjetas amarillas. Calmados los ánimos, un error del portero del Derby County al intentar atrapar un balón rebotado le regaló el 2-0 al Aston Villa. El balón se le cayó al portero en el cuerpo de McGinn, que, sin saber cómo, tendrá ya para siempre el honor de un gol en Wembley.

Lampard tiró de todo lo que pudo. Quizá al equipo el partido le vino un año pronto; quizás a Lampard también. A pesar de recortar distancias, el Derby fue inferior al Aston Villa, que vuelve así a la Premier League de la mano de Dean Smith en el banquillo, Jack Grealish en el campo y Suso García Pitarch en el despacho.

Para el Derby County se abre un periodo de preguntas. La primera, la continuidad de Lampard, pues su nombre ya está en los despachos del Chelsea si Sarri deja su puesto. La plantilla de la temporada que viene será diferente; tanto Wilson como Mount, aunque no siguieran en Liverpool y Chelsea, tendrán pretendientes de mayor nivel donde jugar cedidos o traspasados.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here