La empresa de alimentos LUNA Bar, que comercializa barritas orgánicas, ha anunciado que pagará a cada las 23 jugadoras de la selección de Estados Unidos en el Mundial de fútbol de Francia (7 de junio-7 de julio) un bono de 31,250 dólares para cubrir la brecha salarial en relación a la selección masculina. Este patrocinio es independiente al litigio que mantienen las jugadoras con la Federación de Fútbol de Estados Unidos en busca de la igualdad salarial. «Ha sido increíble. De pronto tienes una marca que dice: ‘Oye, creemos en ti, creemos en vosotras como equipo de fútbol ​​y creemos en vosotras como mujeres, merecéis la misma remuneración que los hombres», ha declarado la jugadora Chris Press.

«Es irónico que uno de los deportes más populares del mundo todavía experimente desigualdades salariales entre mujeres y hombres», ha comentado Kit Crawford, propietaria y CEO de Clif Bar, empresa matriz de LUNAR Bar. «Somos grandes admiradores del equipo nacional de mujeres de los Estados Unidos y nos sentimos inspirados a tomar medidas para cerrar esa brecha salarial». Luna Bar ha querido que su anuncio coincida con el Día de la Igualdad en el Pago.

El pasado 8 de marzo, Alex Morgan, Megan Rapinoe, Becky Sauerbrunn y otras 25 jugadoras de la selección de Estados Unidos demandaron a la Federación con el argumento de que las grandes disparidades en el salario entre el equipo nacional femenino y el masculino no se pueden explicar a través de las leyes del mercado o la economía.

En 2016, cinco jugadoras, entre ellas la ex portera Hope Solo, presentaron una queja ante la Comisión de Igualdad de Oportunidades en el Empleo de los Estados Unidos alegando discriminación salarial por parte de la federación de su país.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here