En su búnker. Encerrado. Pintando de noche, entre pinceles y sables, el Pintor de Batallas retocaba el lienzo de la carga a caballo de Diego de León destinado para el selecto club europeo la Real Gran Peña. Y no para. Es su pasión. Augusto Ferrer-Dalmau debe concluir en breve un encargo especial de Rusia sobre la guerra en Siria. El artista, idolatrado por Pérez Reverte, abrió su estudio a A la Contra. El resultado, una jugosa charla sobre guerras y héroes.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here