El Atlético de Madrid consiguió la victoria frente al Girona, tras un partido en el que el equipo catalán se le volvía a atragantar a los de Simeone. Generó poco pero defendió muy bien el conjunto de Eusebio. Eso, o que el Atlético no atacó todo lo bien que debería. Más de lo primero que de lo segundo. Morata no estuvo muy fino en sus arrancadas con y sin balón, pero Bernardo y Alcalá se adelantaron en la mayoría de intentos. Empezaron mejor los visitantes, obligando pronto a Oblak a dejar «la parada» de casi todos los días. Cumple doscientos partidos, ha dejado la portería a cero en más de la mitad y va camino de su cuarto Zamora consecutivo. Ante la avalancha de rumores y las perspectivas de continuidad de la vieja guardia, bien haría la directiva en conseguir y/o anunciar oficialmente su renovación. Él es la estrella.

Tras varios minutos de agobio del Girona y aturdimiento del Atleti, el conjunto rojiblanco comenzó a avanzar metros con criterio. Primero fue Saúl con varias internadas hasta la línea de fondo y más tarde, en el 38´, un zapatazo de Koke pegó en el larguero de la meta defendida por Iraizoz. No era capaz el equipo de Simeone de romper la muralla defensiva del Girona, así que entraron primero Correa y después Vitolo en lugar de Thomas y Filipe. Mejoró la combinación arriba, se acumularon las llegadas y cuando se encaraban con inquietud los últimos minutos apareció Godín, VAR mediante, para conseguir el dificultoso 1-0. Tras un remate que tocó de cabeza Griezmann, Iraizoz dejó el despeje cerca de la cabeza uruguaya y llevó la tranquilidad al Metropolitano. Sentenció Griezmann en el descuento tras una contra. 2-0.

 

 

Hablamos de un partido en el que ni Diego Costa ni Stuani estuvieron presentes en el campo, y ambos equipos echaron de menos a sus delanteros, sobre todo Eusebio y Portu. Aún así el Girona dio la cara y puso muchos obstáculos a la victoria rojiblanca. De momento el equipo se mantiene segundo y parece que deja atrás la herida de Turín, Griezmann vuelve a marcar, aunque no lo celebró efusivamente, quizá harto de los rumores que le vuelven a situar en la órbita de otros equipos. Rumores al fin y al cabo. Parece que se quedará. Y Oblak. Y Diego Costa. Y Morata. Y Giménez. No todo son malas noticias. Hay muchos que se quieren quedar y muchos que quieren venir. No se pongan nerviosos. En unos días toca visita al Camp Nou. Messi. Sentencia o última bala. Atentos.

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here